Cómo tratar con las personas difíciles que te rodean

¿Hay personas que constantemente te desalientan, te dicen que no eres lo suficientemente bueno, y te hacen sentir muy mal contigo mismo?

Estas son personas a las que llamo personas difíciles. Y todos tenemos algunas de ellas en nuestras vidas.

Recordé esto hoy cuando un estudiante nuevo me envió un email diciendo:

"Tengo personas difíciles en mi familia con las que tengo que lidiar todos los días, y hacerlo me vuelve loco! A menudo pierdo los estribos en el proceso. ¿Qué puedo hacer cuando estas personas difíciles intenta iniciar un problema? ¿Cómo puedo protegerme de su comportamiento negativo? ¿Qué pasa si no puedo alejarme completamente de ellos?"

Tengo que confesar: no hay una única solución para todos para tratar con personas difíciles. Sin embargo, use exitosamente una serie de estrategias en mi propia vida, y en la última década Ángel y yo también ayudamos a cientos de estudiantes a lidiar con las personas difíciles de sus vidas. Así que tengo una bastante buena idea de lo que funciona.

Hoy, quiero responder la pregunta de nuestro estudiante públicamente, y revisar algunas formas prácticas y pacíficas de tratar con personas difíciles; formas que no implican gritar, hacer rabietas, ni estresarse innecesariamente...

Enfócate en las soluciones, en lugar de los problemas y dificultades de una persona.

Dónde y cómo enfocas tu atención determina tu estado emocional.

Al enfocarte en los problemas que estás enfrentando, creas y prolongas las emociones negativas y el estrés. Cuando cambias tu enfoque hacia acciones que puedan mejorar tus circunstancias, creas un sentido de auto-eficacia que produce emociones positivas y reduce el estrés.

El mismo principio se aplica cuando lidias con las personas difíciles, fijarse en lo estresante y difíciles que son sólo intensifica tu sufrimiento, dándoles poder sobre ti.

Así que cuando alguien en tu vida esté siendo difícil, dejar de pensar en lo problemática que es esa persona, y enfócate en cómo vas a manejar su comportamiento de manera positiva. Esto te hace más eficaz que te pone en el asiento del conductor, y también reducirá en gran medida el estrés que experimentas cuando interactúas con ellas.

Establecer límites sanos y comunícate con compasión.

No hay dudas al respecto... muchas veces las personas difíciles están pasando por un momento difícil y están realmente angustiados, deprimidos, o incluso mental y físicamente enfermos. Haz lo posible por ser amable y compasivo; no porque sean buenos, sino porque tú lo eres.

Dicho esto, sin embargo, igual necesitas separar sus asuntos legítimos de cómo se comportan contigo. Si dejas que las personas se salgan con la suya sólo porque están angustiados, enfrentando una condición médica, o deprimidos, entonces estás haciendo que sea demasiado tentador que empiecen inconscientemente a usar sus desafortunadas circunstancias como un medio para sus fines. Aquí es donde establecer límites saludables entra en juego.

Hace algunos años, fui voluntario en un hospital psiquiátrico para niños. Fui mentor de un niño allí llamado Dennis, un paciente diagnosticado con trastorno bipolar. Dennis era muy difícil a veces, y a menudo gritaba obscenidades a los demás cuando experimentaba uno de sus episodios. Pero nadie nunca desafió sus arrebatos, y tampoco yo hasta ese punto. Después de todo, él está clínicamente "enfermo" y no puede evitarlo, ¿verdad?

Un día llevé a Dennis a un parque para jugar a atrapar la pelota. Una hora más, en nuestra pequeña excursión, entró en uno de sus episodios y comenzó a insultarme con nombres profanos. Pero en lugar de ignorar sus palabras, le dije, "Deja de intimidarme e insultarme, Dennis. Sé que eres una buena persona, y mucho mejor que eso." Su mandíbula literalmente se cayó. Dennis parecía aturdido, y luego, en cuestión de segundos, se recompuso y respondió: "Siento haber sido malo, Marc."

La lección aquí es que no puedes ayudar a nadie con perdones injustificados por las cosas que hacen simplemente porque tienen problemas. Hay un montón de personas que están pasando por dificultades extremas que no son personas deliberadamente difíciles para todos a su alrededor.

Así que debes mostrar bondad y compasión, mientras también entiendes que sólo puedes actuar con bondad y compasión genuina cuando estableces límites saludables. Perdonar y permitir demasiado no es saludable ni práctico para nadie en el largo plazo.

Dedica tiempo suficiente todos los días para cuidar de ti.

No tienes que descuidarte a sí mismo simplemente porque los demás lo hacen. En serio, si te ves obligado a vivir o trabajar con una persona difícil, entonces, asegúrate de que pasar suficiente tiempo a solas para descansar y recuperarte. Tener que jugar el roll de "adulto racional y enfocado" delante de la persistente negatividad puede ser agotador, y si no tienes cuidado, la negatividad puede consumirte.

Las personas difíciles pueden mantenerte despierto por las noches preguntándote constantemente a ti mismo:

• "¿Estoy haciendo lo correcto?"
• "¿Soy realmente tan terrible como para que me hable de esa manera?"
• "No puedo creer que haya hecho eso!"
• "Estoy tan afligido!"

Pensamientos como estos pueden mantenerte agonizando durante semanas, meses o incluso años. Por desgracia, a veces ese es el objetivo de las personas difíciles; volverte loco y hacerte caer en su nivel de pensamiento, para así no estar solo. Y como no puedes controlar lo que hacen, es importante cuidar de ti mismo para poder permanecer centrado, sintiéndote sano y listo para vivir positivamente en la cara de sus comportamientos negativos cuando sea necesario.

Si te has sentido agotado por tus encuentros regulares con alguna persona difícil, implementa y practica las estrategias que describí más arriba, una a la vez. Entonces, mientras lo haces, de forma preactiva, recuerda no engancharte con el comportamiento negativo de esta otra persona. No te dejes atrapar...

Mantén tu compostura. Mantén tu paz interior.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:

Compartir :)