Recordatorios para construir rituales para alcanzar tus metas

Debes aceptar cierto nivel de incomodidad

Comenzar un nuevo ritual diario nos obliga a cambiar nuestra rutina de alguna manera, y este cambio, por su naturaleza, es algo incómodo.

Pero la mayoría de nosotros no queremos sentirnos incómodos, entonces huimos de la posibilidad de incomodidad constante. El problema obvio con esto es que, huyendo de la incomodidad, nos vemos obligados a participar solo en las actividades y oportunidades dentro de nuestras zonas de confort. Y dado que nuestras zonas de confort son relatividades pequeñas, nos perdemos de la mayor parte de las experiencias más geniales y saludables de la vida, y nos quedamos atascados en un ciclo debilitante con nuestros objetivos.

Seguimos haciendo lo que siempre hicimos, y así seguimos obteniendo los resultados que siempre obtuvimos. Y nuestro verdadero potencial se queda en el camino.

Los pequeños rituales son más fáciles de comenzar y mantener

Hacer un gran cambio a la vez no solo requiere mucho valor y determinación, sino también mucho tiempo y energía. Y si ya tienes un horario razonablemente ocupado, te resultará difícil encajar un nuevo ritual diario a la mezcla.

Puedes hacerlo una o dos veces, por ejemplo, hacer ejercicio durante una hora, pero luego el nuevo ritual queda en suspenso porque sientes que no tienes suficiente tiempo. Es por eso que un cambio pequeño, quizás un pequeño ritual que consista en solo 10 abdominales cada mañana cuando te levantas de la cama, es mucho más fácil de comenzar y mantener.

El punto es que el entusiasmo siempre desaparece un par de días después de comenzar un nuevo ritual, pero es 100% más fácil mantenerlo cuando el ritual es pequeño. Y mantenerlo es lo que importa.

En última instancia, deseas expandir tu idea de "normal"

Como seres humanos nos sentimos cómodos con un cierto conjunto de condiciones, y si nos desviamos de estas condiciones demasiado rápido, tendemos a sentirnos abrumadoramente incómodos.

Renunciar a tu trabajo diario y construir un negocio requiere que te ocupes de tus finanzas, diseñes y pruebes productos y servicios, escribas material de marketing, establezcas un sitio web, diseñes canales de ventas, etc.... todo esto puede ser muy desalentador al principio. Pero si la construcción de este negocio es un objetivo que realmente quieres lograr, tienes que hacer estas cosas, y tienes que comenzar antes de que te sientas "listo". La clave, una vez más, es aprovechar los rituales diarios para adaptarte a estos incómodos requisitos.

Comienza con revisar tus finanzas: saldar deudas, ahorrar el equivalente a un año de gastos de subsistencia, etc. Luego, una vez que te sientas cómodo en esa área, decide sobre una idea de producto o servicio (estudio de mercado diario), luego crea tu sitio web (en pequeños pasos diarios), escribe una copia de marketing (de nuevo, en pequeños pasos diarios), aprende sobre marketing en Facebook, publica algunos anuncios en Facebook para probar la comerciabilidad de tu producto o servicio, etc.

Acostúmbrate a cada parte de tu nuevo negocio y todos sus requisitos gradualmente se convertirán en partes de las condiciones con las que ya estás familiarizado: tu nueva y expandida "normalidad".

Es imperativo renovar tu confianza en ti mismo

De lo que Angel y yo carecíamos antes de aprender a construir rituales diarios para lograr objetivos era de la confianza de que fuéramos realmente capaces de lograr nuestros objetivos.

Habíamos fallado tantas veces en el pasado, y nos habíamos desalentado tanto con nosotros mismos, que comenzamos a elegir la postergación por sobre los futuros intentos de cumplir las promesas orientadas-a-objetivos que nos hicimos a nosotros mismos. En esencia, perdimos confianza en nuestras habilidades y en nosotros mismos.

Es como cuando otra persona te miente constantemente, y finalmente dejas de confiar en él. Lo mismo es cierto con las promesas que te haces a ti mismo que siempre terminan en decepción, eventualmente dejas de confiar en ti mismo. Y la solución en la mayoría de los casos es la misma: tienes que renovar tu confianza gradualmente, con pequeñas promesas, pequeños pasos (tus rituales diarios) y pequeñas victorias.

Esto lleva tiempo, pero sucede bastante rápido si te apegas a él. Y podría decirse que es una de las cosas más importantes que puedes hacer por ti mismo.

Pequeños, e incrementales cambios se suman en grandes cambios con bastante rapidez

El concepto de dar un paso a la vez puede parecer ridículamente obvio, pero en algún momento todos quedamos atrapados en el momento y nos encontramos anhelando la gratificación instantánea. ¡Queremos lo que queremos, y lo queremos ahora! Y este anhelo a menudo nos engaña para morder más de lo que podemos masticar.

Angel y yo vimos esto pasar cientos de veces a lo largo de los años; un estudiante de coaching/curso quiere alcanzar un gran objetivo (o diez) a la vez, y no puede elegir uno o dos rituales diarios en los cuales enfocarse, de modo que no puede hacer nada que valga la pena.

Deja que este sea tu recordatorio. Recuérdate que no puedes levantar mil kilos de una sola vez, pero puedes levantar un kilo mil veces. Pequeños, repetidos e incrementales esfuerzos te llevarán hasta allí. No sucede en un instante, pero sucede mucho más rápido que si no lo hubieras intentado en absoluto.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en marcandangel

Compartir :)