Un psicólogo explica la diferencia entre las personas con suerte y las personas sin suerte

La sabiduría convencional afirma que la suerte es una cuestión de azar, similar a tirar un par de dados. Tal vez alguien que conozcas parece arrebatarte las mejores oportunidades de trabajo, tu amigo tropezó con una gran idea, o un conocido logra mantener una relación increíblemente feliz.

Pero ¿qué es lo que hace que algunas personas tengan más suerte que otras?

Richard Wiseman, profesor británico de psicología en la Universidad de Hertfordshire, ha estado estudiando cómo la suerte juega un papel en nuestras vidas. Él quería ver cómo se producen las oportunidades y su impacto en la vida de las personas. Empezó examinando la diferencia entre las personas con suerte y las que no tenían suerte.

Wiseman descubrió que las personas con suerte obtenían puntuaciones significativamente mayores en extroversión. Que sonríen dos veces más y se involucran en más contactos visuales. Su sociabilidad, explica Wiseman, les ayuda a aumentar sus probabilidades de una oportunidad de suerte porque se encuentran con más gente, se conectan mejor y mantienen relaciones.

Las personas sin suerte, por otra parte, puntuaron dos veces más alto en neurosis. Para ver cómo las personas son afectadas por la ansiedad, a los sujetos se les pidió ver un punto en movimiento en el centro de una pantalla de computadora, mientras dos grandes puntos inesperadamente destellaron en los bordes de la pantalla. Casi todos los participantes notaron estos puntos.

Para aumentar la ansiedad, el experimento se repitió con otro grupo, a quien se le ofreció un premio financiero para enfocarse en el punto central. Más de un tercio no vieron los puntos grandes en el borde de la pantalla que aparecieron.

Si bien la ansiedad nos ayuda a concentrarnos en una tarea, también nos ciega a otras oportunidades. Como resultado, la gente sin suerte se pierde prospectos porque están demasiado ocupados preocupándose por una cosa. Desarrollan visión de túnel en sus carreras, perdiéndose de oportunidades de trabajo viables. O, podrían hablar con algunas personas selectas en una reunión social, y entonces perderse de conocer a otras personas interesantes.

Las personas con suerte, por otro lado, están abiertas a nuevas experiencias. Están más dispuestas a hablar con gente nueva, viajar a nuevos lugares, y probar nuevas cosas.

Una actitud afortunada hacia la vida

Wiseman realizó otro experimento. Esta vez, le dio a la gente un periódico y les pidió que contaran el número de fotografías dentro. La gente sin suerte tardó unos dos minutos en contar las fotografías. Las personas con suerte tardaron unos segundos.

En la segunda página, había un gran mensaje que decía: "Deja de contar, hay 43 fotografías en este periódico". La gente sin suerte tendió a perderse el mensaje, mientras que la gente con suerte la vio enseguida. Los auto-proclamados afortunados eran simplemente más observadores.

Las personas con suerte también son optimistas. Tienen expectativas positivas, lo que conducen a profecías auto-cumplidas. Incluso si las cosas dan una vuelta para lo peor, pueden ver lo bueno en una situación. La gente sin suerte podría ver la misma situación y sólo señalar lo negativo.

No sólo las expectativas positivas ayudan a las personas a ser más felices, sino que también pueden ayudarlos a aprovechar al máximo las situaciones difíciles.

Cómo aumentar tu suerte

Para ver si la gente sin suerte podía dar vuelta a su suerte, Wiseman inscribió a sus participantes en su "escuela de la suerte", donde puso a la gente en una serie de ejercicios para aumentar su suerte. Los resultados fueron asombrosos.

Después de un mes de inscripción, el 80 por ciento de las personas reportaron ser más felices, más satisfecho con sus vidas, y lo más importante, más afortunadas. Los más afortunados se hicieron más afortunados, y los más desafortunados se volvieron afortunados. Se les había enseñado cómo detectar buenas oportunidades, tener una actitud positiva y tomar mejores decisiones.

Para aumentar tu suerte, puedes practicar lo que hicieron los participantes de esta "escuela de la suerte":

Mantén una mente abierta (y un par de ojos).

Preocuparte por conseguir una meta sin fin puede, sin saberlo, cerrarte a otras posibilidades. Tener una actitud abierta y mirar alrededor por nuevas oportunidades puede abrirte a las oportunidades con suerte.

Mira el lado positivo.

Enfocarte sólo en lo negativo reduce tu espíritu y expectativas futuras. Cuando vas de quejarte porque te raspaste la rodilla a ser agradecido porque no fue algo peor, se hace más fácil intentar nuevas cosas.

Haz algo fuera de lo normal esta semana.

Las rutinas pueden conducir a roturas, ya sea hablar con las mismas personas, comer la misma comida, o hacer el mismo tipo de trabajo. Caminar fuera de tus límites aumenta tus probabilidades de un golpe de suerte.

Muchos a menudo atribuyen la fortuna de otras personas a la buena suerte, mientras que sus propias desgracias son el resultado de la mala suerte. Es cierto que algunas personas nacen con ventajas, o eventos que nos suceden que están fuera de nuestro control.

Siempre puedes hacer algo para construir sobre lo que tienes. Cuando te abres a nuevos lugares, practicas la gratitud y sales de tu rutina, tal vez te encuentres con suerte.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en businessinsider

Compartir :)