Un psicólogo que estudió parejas durante décadas dice que esta es la mejor manera de discutir con tu pareja

Las discusiones con tu pareja no tienen que ser devastadoras.

De hecho, las parejas que siguen dos reglas básicas cuando discuten tienden a permanecer juntas más tiempo que las parejas que no lo hacen, de acuerdo con la investigación de Robert Levenson, psicólogo de Berkeley en la Universidad de California, y John Gottman, profesor de psicología en la Universidad de Washington.

Esas reglas incluyen abordar los desacuerdos rápidamente y abordar la discusión con una mente abierta. Esas dos cosas son casi siempre más fáciles de decir que hacer, pero aquí tienes algunas formas sencillas de incorporar ambas a tu relación.

Estabilizando un bote agitado

Por más de 14 años, Gottman y Levenson estudiaron a cerca de 100 parejas casadas que vivían en el medio oeste de Estados Unidos. Entre las parejas estudiadas, aproximadamente 20 se divorciaron antes del final del estudio. La comparación de los pares que se quedaron junto con los que se separaron permitió a los investigadores hacer algunas observaciones claves.

En primer lugar, encontraron que las discusiones podrían utilizarse positivamente para "estabilizar un barco agitandose" (como Gottman lo llamó durante una llamada con Business Insider) o podrían utilizarse de manera negativa, lo que podría llevar al buque a volcarse. Si a una discusión le sigue rápidamente un desacuerdo, puede usarse para estabilizar el bote. Por otro lado, una discusión que sigue después de horas, días o semanas luego de un desacuerdo inicial enviará al barco a agitarse más.

Gottman sugiere hablar con tu pareja inmediatamente y abiertamente sobre un desacuerdo. Esto requiere reconocer que ambos son parcialmente responsables del problema y que ambos son responsables de hacer las paces, dijo.

Un estudio reciente con 145 parejas publicado en el Journal of Counseling Psychology también encontró que las parejas que recibieron capacitaciones sobre cómo abordar los conflictos de inmediato y claramente se sintieron más satisfechas con sus relaciones un año después. Las parejas que no recibieron la capacitación también fueron más propensas a ver como sus interacciones se deterioraban durante el año que estaban informando a los investigadores.

Abordándolo con una mente abierta

Gottman y Levenson también observaron que las parejas que se divorciaron durante el período de estudio con frecuencia tenían discusiones que implicaban lastimarse mutuamente. Por lo general, los comentarios que hacían los individuos para detener la conversación eran inútiles e insensibles, dijo Gottman.

"Si le dices a alguien que no está siendo lógico o decirle algo así como ‘no entiendes nada,’ simplemente no funciona, eso hace que la gente se enfade," dijo.

Por otro lado, las parejas que permanecieron juntas tendían a abordar la discusión con una mente más abierta. Las parejas solían estar dispuestas a asumir la responsabilidad de sus acciones y escuchar lo que su pareja tenía que decir, dijo Gottman. Las parejas que hacen esto pueden usar lenguaje como: "Puedo ver que esto es realmente importante para ti, cuéntame más."

Un estudio de 2010 publicado en Journal of Marriage and Family buscó los patrones de las discusiones de casi 400 parejas casadas. Los resultados sugirieron que cuando ambos compañeros se involucraban "positivamente" durante una discusión (es decir, discutieron el tema con calma y se esforzaron por escuchar) eran mucho menos propensos al divorcio que las parejas en las que uno o ambos compañeros no mostraban un compromiso positivo.

Así que la próxima vez que sientas que una discusión está escalando, puede que quieras poner alguna de estas tácticas en uso. Podría restaurar algo de calma a tu relación, o incluso ayudar a que tu barco no se vuelque.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en businessinsider

Compartir :)