Un psicólogo dice que un simple intercambio de palabras puede hacerte más exitoso

En su nuevo libro, "Insight", la psicóloga Tasha Eurich argumenta que cuanto mejor te veas a ti mismo, más éxito tendrás.

Para ello, ofrece una serie de estrategias para conocerse mejor, cada una caracterizada por la extrema eficiencia y un enfoque en la resolución de problemas sobre la rumia.

Una estrategia de este tipo es la herramienta contra-intuitiva "Qué, no Por qué." Cuando te enfrentas a una situación difícil, o lo echaste a perder hasta cierto punto, Eurich escribe, hazte preguntas "Qué" en lugar de preguntas "Por qué."

Cuando visitó las oficinas de Business Insider en mayo, Eurich compartió un ejemplo de una situación en la que esta herramienta funcionaría: Acabas de hacerle una horrible presentación al cliente.

Esto es lo que dijo Eurich:

"Puedes preguntarte a ti mismo: si eres una persona bien intencionada y exitosa, '¿Por qué me equivoqué en esa reunión?' O, '¿Por qué lo estropeé?

"Lo que encontré, en mi investigación y en otras, es que cuando nos hacemos esas preguntas de por qué, nos lleva a una espiral de auto-odio.

"Nos deprime, tiende a culparnos a nosotros mismos de una manera no productiva, pero si podemos hacernos las preguntas de ‘qué,’ estas están más orientadas hacia el futuro. Y eso puede marcar toda la diferencia."

Específicamente, dijo Eurich, podrías preguntarte: "¿Qué puedo hacer de manera diferente en el futuro?" O "¿Qué puedo aprender de este evento en particular que me ayude a tener más éxito la próxima vez?"

En "Insight", Eurich destaca algunas razones por las cuales funciona la herramienta Qué, no Por qué. Por una parte, escribe, "preguntar ‘qué’ nos mantiene abiertos a descubrir nueva información sobre nosotros mismos, incluso si esa información es negativa o está en conflicto con nuestras creencias existentes."

Eurich cita un estudio en el que dos grupos de estudiantes leyeron una evaluación positiva y negativa sobre sus personalidades (sin el conocimiento de los estudiantes, todos habían recibido las mismas evaluaciones).

A un grupo de estudiantes se les preguntó de antemano qué tipo de persona eran; Al otro grupo se le pidió que pensara por qué eran del tipo de persona que eran. Como resultado, los estudiantes en el grupo de "por qué" fueron resistentes a los feedbacks negativos, mientras que los estudiantes en el grupo de "qué" fueron más receptivos.

Otra razón por la cual funciona la herramienta Qué, no Por qué: Nos induce a etiquetar nuestras emociones, una práctica que los psicólogos han encontrado que nos ayuda a manejar esos sentimientos.

Si vienes del trabajo con un humor asqueroso, Eurich escribe, es útil preguntarte, "¿Qué estoy sintiendo ahora?" Ella escribe: "Tal vez te des cuenta de que estás abrumado en el trabajo, agotado y hambriento." A partir de ahí, puedes tomar medidas para eliminar esos factores de estrés individuales.

En general, escribe Eurich, la herramienta Qué, no Por qué nos saca de una mentalidad de autocompasión y nos orienta directamente hacia el futuro. Ella escribe: "Hacer la transición de Por qué a Qué puede ser la diferencia entre el victimismo y el crecimiento."

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en businessinsider

Compartir :)