11) Haz preguntas.

Brian Grazer, que produjo la película más famosa del mundo o Apollo 13, Arrested Development, y unas 100 películas más, tenía "conversaciones curiosas."

Simplemente llamaba a cualquier persona que quería (el Dalai Lama, Steve Jobs, etc), explicaba quién era y les hacía preguntas.

Así es como conoció a Ron Howard (la persona más inteligente de su habitación). Así es como juntos crearon Imagine Entertainment. Así es como ahora tienen el mejor programa de televisión ("Empire").

12) Comete errores.

Le estaba enseñando a mi hija a servir con más fuerza. Ella tenía un buen y consistente servicio. Nunca fallaba. Pero era demasiado suave. Fácil de devolver.

Así que le dije, "golpéala tan fuerte que tengas que gruñir."

Empezó a fallar. Estaba deprimida. Cada disparo empezaba a golpear 6 pulgadas a la izquierda del box.

Pero entonces empezó a ajustar. Los disparos comenzaron a golpear en el box. Y eran más fuertes.

Le pregunté, "¿qué pasaba en tu cabeza?"

Ella dijo: "Vi que estaba golpeando demasiado a la izquierda así que lo moví."

Si hubiera seguido dando sus disparos seguros y fáciles, nunca habría mejorado.

Sólo los errores la hicieron mejorar. SÓLO LOS ERRORES.

13) Duerme.

Todo el mundo tiene una opinión diferente sobre esto. Yo duermo nueve horas por noche. Luego intento tomar una siesta durante el día.

Tu cerebro está más activo 2-5 horas después de despertar. Haz la parte productiva de tu trabajo entonces. Mantente alejado de las personas que dicen que sólo necesitan 3-5 horas de sueño por noche. Son diabólicos.

14) Di "NO"

Solía viajar mucho por las reuniones. Ninguna de ellas me hizo ganar dinero. Ni una sola.

Recuerdo una vez estar sentado junto a la piscina en un hotel de Los Ángeles. Fue divertido. Bebí y nadé, bebí y nadé.

En medio de eso, tuve reuniones que no fueron a ninguna parte. Luego volví a mi compañía.

¿Cómo estuvo LA?

Estupendo.

Una semana desperdiciada.

15) Un poco todos los días

Quiero escribir una novela.

Escribo un par de párrafos al día. Tal vez ajusto el esbozo cada día. Adivina qué. Si escribes tres párrafos al día, escribirás cuatro novelas al año.

Tres de ellas podrían ser malas. Tal vez diez de ellas serán malas. Tal vez las primeras veinte sean malas.

Está bien. Eso significa que en cinco años serás un éxito. Gracias a "un poco cada día."

16) No tengas prisa.

Entrevisté a cerca de 150 personas exitosas hasta ahora para mi podcast. No me refiero al "éxito financiero". Una vez más, el dinero es un subproducto.

Una cosa en común: 10 - 20 años para un éxito de-la-noche-a-la-mañana.

PERO…

Celebra tus pequeños éxitos.

A lo largo del camino al éxito de-la-noche-a-la-mañana (20 años) tendrá muchos, muchos pequeños éxitos.

Sólo puedes darte permiso para el siguiente si celebras ese pequeño éxito. Da refuerzo a todos estos hábitos.

Además, es divertido. Sabes a lo que me refiero.

17) Ama

No tengo que enseñarte lo que es el amor. Pero esto es lo que intento hacer:

a) Si es alguien que no conozco, pretendo que van a morir mañana.Así que los trato con el amor con el que trataría a alguien que ya no existirá.

b) Si es alguien que no me agrada, los trato de la misma manera que una madre trataría a su hijo.Les deseo lo mejor, sin importar mis sentimientos personales.

c) Si es alguien a quien amo pero no me está haciendo feliz, sinceramente les deseo lo mejor para el futuro.

d) Si es alguien a quien amo; escucho.Ayudo. Me sorprendo.

A menudo rezamos por cosas que no existen. A menudo meditamos con metas invisibles en mente. A menudo creemos en la ciencia ficción.

Pero justo en este segundo puedes sentir amor, y esa es la única religión.

18) Ahora mismo.

Cada vez que tuve un problema en el futuro, nunca se hizo realidad.

Cada vez que tuve un arrepentimiento en el pasado, el arrepentirme por ello me mantuvo enterrado en el barro.

Ahora mismo se te reparten las cartas. Ninguna otra mano de antes ni después te ayudarán en este momento.

Así que este es el único momento en el que debes enfocarte. Ahora mismo es el mejor predictor de una buena vida.

Dije que tenía 20 hábitos. No puedo contar tan alto. Así que no sé si esto es verdad. Me doy permiso para no ser exacto todo el tiempo.

Oh! Este es otro hábito: Date permiso para no siempre tener razón. Date permiso para no siempre agradarle a los demás. Date permiso para no estar siempre en paz. Date permiso para no ser exitoso.

Entonces, gradualmente tendrás lo que sea que te hayas dado permiso "no tener".

¿Estos hábitos te harán millonario? Sí. Definitivamente.

¿Estos hábitos le harán exitoso? Sí.

Pero lo más importante:

Estos hábitos te harán el tipo de persona que tiene estos hábitos.

Ya no serás solo un rayo de luz. Serás el sol.

A veces las cosas sólo necesitan caer de tu plato.

Lo dije antes y lo diré de nuevo: estar ocupado es una enfermedad.

Piensa en tu vida y en las vidas de los que están cerca de ti. La mayoría de nosotros tenemos una tendencia a hacer todo lo que podamos; llenando cada minuto despierto con eventos, extravagancias, tareas y obligaciones.

Pensamos que hacer más nos hará tener más satisfacción, éxito, etc. Cuando a menudo es exactamente lo contrario.

Menos puede ser mucho más gratificante en el largo plazo. Pero estamos tan fijados en nuestros caminos que no podemos ver esto.

Y entonces…

• Cuando trabajamos, cambiamos de una tarea a otra rápida y continuamente, o hacemos malabares con varias cosas a la vez hasta el final del día... y aún así sentimos como que no hemos hecho lo suficiente.

• Cuando finalmente nos tomamos un descanso para hacer un poco de ejercicio saludable, tendemos a esforzarnos tanto como podamos... hasta que quedamos agotados y doloridos, y menos propensos a hacer ejercicio mañana.

• Cuando vamos a un buen restaurante, queremos probar todos los aperitivos, bebidas y entrantes, disfrutando de la mayor cantidad de delicadezas posibles... y nos vamos sintiéndonos hinchados, a veces incómodos, y entonces nuestra cintura se extiende.

• Cuando viajamos a una nueva ciudad, queremos verlo todo; cada punto famoso; por lo que lo hacemos hasta lo físicamente posible... y volvemos a casa de nuestro viaje totalmente agotados.

¿Cómo podemos domar nuestro impulso de hacer demasiado?

Simplemente enfócate más en hacer menos en cada paso del camino.

Se conciente de la necesidad de sobre-hacer cosas.

Me llevó un tiempo lograr hacer esto, pero lo estoy consiguiendo...

• Cuando estoy trabajando, hago una sola cosa a la vez con un especial enfoque. Y cuando me descubro a mí mismo haciendo multitarea o sintiéndome abrumado, limpio todo de mi plato y hago una lista con sólo una a tres tareas claves que absolutamente necesito completar al final del día. Y sí, a veces esta lista es tan sólo una cosa, porque eso me ayuda a enfocarme en lo que es realmente importante y no sentirme abrumado.

• Cuando fui al gimnasio hace dos días, tuve el impulso de empujarme a mi mismo al máximo. Me di cuenta de esto y en su lugar decidí dejar que el impulso se vaya. Hice un sólido entrenamiento de 45 minutos, pero dejé algo de combustible en mi tanque. Ayer, volví al gimnasio e hice otros 45 minutos a un ritmo similar. Esta mañana, me hubiera gustado hacer lo mismo, pero decidí tomar un trote ligero. Mi régimen de ejercicio es sostenible, y es por eso que rara vez me lastimo o falto un día.

• Cuando voy a un buen restaurante, no trato de probar y comer tanto como me sea posible. Más bien, dejo la mesa satisfecho, pero no hinchado. Como menos de lo que solía. Esto es algo con lo que todavía tengo problemas a veces, porque no es fácil. Se necesita práctica. El resultado, sin embargo, es que me siento significativamente mejor después de cada comida, y mi cintura me lo agradece.

• Cuando viajo a una ciudad nueva, no trato de hacerlo todo. Elijo algunas cosas que hacer, y me tomo mi tiempo. Entonces dejo la ciudad sabiendo que hay mucho que ver en mi próxima visita - me dejo a mi mismo queriendo más de esa cosa maravillosa.

De todos modos, espero que te unas a mí en este viaje.

Hagamos un poco menos... y hagamos que eso menos cuente aún más.

Aquí tienes cinco señales de que ahora es el momento adecuado para hacer precisamente eso:

1. Te sientes abrumado por todo lo que tienes que hacer.

Recuerda, sobre-comprometerte es el error más grande que la mayoría de la gente hace, que hace a la vida estresante y abrumadora.

Es tentador rellenar cada momento del día con las tareas de tu lista de tareas pendientes, eventos, obligaciones y distracciones. No te hagas esto. No puedes hacerlo todo. Tienes que dejar a algunas cosas IR!

2. Estás tratando (consciente o inconscientemente) de ser sobrehumano.

Otro problema importante que mantiene a tantos de nosotros atascados en un ciclo debilitante de ocupación, es la fantasía en nuestras mentes de que podemos ser todo para todos, en todas partes a la vez, y un héroe en todos los frentes. Pero, por supuesto, eso no es realidad.

La realidad es que no somos Superman o Wonder Woman - somos humanos, y tenemos límites. Tenemos que dejar ir esta idea de hacer todo, complacer a todos, y estar en todas partes a la vez. Vas a hacer algunas cosas bien, o hacer todo mal. Esa es la verdad.

3. No tienes tiempo para apreciar el espacio en tu día.

Tu vida no es sólo sobre las cosas que haces; también es sobre el espacio abierto que hay entre esas cosas. Eso significa que el espacio en sí es algo para ser apreciado también.

Así, por ejemplo, si pasas la mañana meditando y leyendo, la mañana no sólo es valiosa por la meditación y la lectura; el espacio alrededor de esas dos actividades también es increíble. El tiempo dedicado a caminar hacia tu alfombra de meditación, o encontrar tu libro, o dar vuelta las páginas, o verter una taza de té, o sentarse y ver el amanecer... estos pequeños espacios abiertos son tan importantes como cualquier otra cosa.

Ponte un ritmo para no apresurarte de una cosa a la otra, pero también ve y aprecia los espacios de en medio.

4. Has perdido la noción de tus prioridades.

Las prioridades no se hacen automáticamente.

Tienes que hacer tiempo para lo que es importante para ti; tiempo con tu pareja, tiempo con tus hijos, tiempo para crear, tiempo para aprender, tiempo para hacer ejercicio, etc. Empuja todo lo demás a un lado para hacer tiempo. Al decir no a más cosas que suenan realmente emocionantes, llegas a decir sí a más cosas que son realmente importantes.

5. Tu espacio físico es un lío desordenado.

Si no tienes suficiente tiempo para mantener tu espacio físico organizado, estás haciendo demasiadas cosas equivocadas. Punto. Y hay una buena probabilidad de que estés comprando demasiadas cosas equivocadas también.

Ordenar tu espacio físico puede conducir a un espacio mental menos desordenado; el desorden innecesario tira de nosotros y nos distrae en más maneras de las que a menudo reconocemos. Así que recuerda, la cuestión de lo que quieres presente en tu espacio físico contigo es esencialmente la cuestión de cómo deseas vivir tu vida.

¿Qué es el éxito?

Es diferente de una persona a otra, pero una cosa que todos tenemos en común es que nos encanta progresar.

Nadie es feliz estando estancado. Y, como señala el distinguido psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi, somos más felices cuando estamos trabajando; pero ese trabajo tiene que ser desafiante y vigorizante.

Sin embargo, pocas personas realmente lograr sus sueños. Pero no es por falta de habilidad.

La verdad es que los malos hábitos impiden que muchas personas logren el tipo de éxito que sueñan.

Aquí tienes tres malos hábitos que necesitas romper ahora para disfrutar del verdadero éxito:

1. Preocuparte por lo que piensan los demás y permitir que esto enturbie tu toma de decisiones

Este es uno muy difícil. Somos criaturas orientadas a la comunidad y anhelamos interactuar con otros. Necesitamos sentirnos conectados con la gente para prosperar, y está en nuestra naturaleza querer la aceptación de los demás.

Sin embargo, tomar decisiones de carrera sólo para lucir bien ante los demás es un asesino de éxitos. Para lograr el verdadero éxito, necesitas dar con tu propia verdad y seguir tu instinto.

Lo que es verdaderamente correcto para ti puede ser diferente a lo que tus padres, comunidad o sociedad creen que es correcto. Estas fuerzas externas te empujarán en una dirección que sea correcta para ellos, no para ti.

Rompe el hábito: Deja ir lo que otros piensan de ti. Es difícil, pero tu verdad es lo que te llevará en la dirección correcta. Sigue tus instintos.

2. Que te guste tu trabajo pero no lo ames

Un trabajo que te guste puede sentirse como un sofá cómodo: No hay ninguna razón para levantarte, y te mantiene en tu zona de confort. El sofá puede ser cómodo, pero pronto te convertirás en parte del sofá.

Un trabajo cómodo drenará lentamente tu energía creativa y tu entusiasmo por la vida. En un trabajo cómodo, no eres desafiado hasta el límite. Sin esas cosas, no podrás alcanzar la grandeza.

La grandeza proviene del crecimiento y va directamente a tu potencial. No puedes ser todo lo que puedes ser si estás en piloto automático. Así que deja de estar bien con tu trabajo. Pregúntate: ¿De verdad amas este trabajo?

Rompe el hábito: Identifica lo que realmente enciende tus llamas en el trabajo, y dedícate a cambiar tu situación laboral para generar más oportunidades de crecimiento y desafíos.

Esto podría implicar hablar con tu superior sobre aumentar tus responsabilidades, mudarte a un departamento diferente, o incluso dejar tu trabajo actual por uno nuevo.

3. No creer que puedes lograr tus sueños

La idea del "trabajo de tus sueños" es confusa; a menudo lo pensamos como un sueño que en secreto creemos que nunca podríamos lograr.

Adivina qué: si no crees en tu capacidad para hacer realidad tus sueños, nunca sucederán. Todos tenemos charlas mentales negativas que luchan para mantenernos abajo, y lo único que puede combatir eso es una creencia diaria y ritualista de que puedes hacer lo que sea que te hayas fijado.

Esta creencia en ti mismo es valerosa; una mezcla fantástica de valor, determinación y fuerza de carácter. Como dijo Angela Duckworth en su TED Talk, el valor es el criterio número uno para lograr el éxito.

Rompe el hábito: Siempre que te encuentres pensando que nunca lograrás el trabajo de tus sueños, detente. En lugar de eso, identifica alguna cosa que puedas hacer a continuación para poder acercarte a tu carrera ideal.

La gran noticia acerca de estos tres hábitos es que todos ellos están bajo tu control. Puedes decidir hoy invertir estos hábitos. Si logras hacerlo, un gran éxito vendrá a ti más rápidamente de lo que piensas.

Esta es la pregunta equivocada. Es al revés.

Esta es una pregunta pegajosa. Esta es una especie de pregunta grosera.

Pero esta era una pregunta en Quora. En realidad, la pregunta era un poco peor. Fue "Estoy en mis 20s; ¿Puede alguien en sus 40s decirme lo que tengo que hacer para tener éxito financiero?"

Tal vez no busque atajos. Demasiados atajos son "muerte por mil tajos".

He aquí una pregunta: Estoy en mis 40s, ¿Puede alguien en sus 20s decirme cómo restaurar esa sensación de ligereza, sin obligaciones y la sensación de que "lo suficiente" es un banquete?

Contéstame eso.

He aquí una pregunta: Estoy en mis 20s, ¿alguien puede decirme qué es el éxito?

Aquí hay otra pregunta: Estoy solo, ¿alguien puede decirme cómo un rayo de sol puede recordar que por sí solo no es nada, pero juntos es el Sol?

Pero está bien. Otro amigo mío escribió un buen post sobre este tema. Pero lo conozco y se cómo hizo sus millones, y aunque su respuesta fue buena, no fue como hizo su dinero.

El dinero no lo es todo. Es un efecto secundario. Es un subproducto. Son desechos nucleares después de que toda la energía ya haya alimentado a la Tierra.

Enfócate sólo en los hábitos. Sólo la primera mitad de la pregunta.

Todos necesitamos hábitos diferentes. Si alguien tiene un brazo amputado, necesita un brazo nuevo. Otra persona puede necesitar un nuevo ojo.

Otra persona necesita escuchar mejor.

20 Hábitos

Lo siento. Estaba a punto de contestar. Pero necesito definir hábito.

Cuando estaba tumbado en la cuneta a las 3 de la mañana, borracho, y con los autos esquivándome, necesitaba primero ser arrastrado a la acera.

Ese era un hábito. Simplemente no podía despertarme y estar sobrio. Necesitaba ser arrastrado a un lado primero. Necesitaba consecuencias primero. Necesitaba un día a la vez primero. Necesitaba entregar el control del resultado primero.

Necesitaba mejorar un 1% al día y eso nunca termina. Necesitaba recordar que tenía dos niñas para las que ser una mejor persona.

Y así sucesivamente. "Y así sucesivamente" es un hábito. No es una cosa hecha. Nunca se hace.

20 Hábitos:

1) Todos los días, está alrededor de gente que sea amable contigo y te ame.

Este es un hábito difícil. Así que no sudes por ello. Sólo mejorar un poco cada día.
Un árbol bonsai crece todos los días. Pero el maestro bonsái sabe dónde podar para crear una obra de arte con los años.

2) Todos los días, evita la muerte.

Lo que significa: evita las cosas que sabes que son malas para ti. Sé un poco más saludable cada día. No puedes hacerte rico desde la cama de un hospital. O una tumba.

La gente cree que el metabolismo cambia a medida que envejecemos. Esto no es verdad. Lo que cambia es que nos sentamos más. Así que muévete más.

3) Resuelve problemas difíciles de gratitud.

Esta es una práctica. Cuando estés enojado, o estresado, encuentra una cosa por las que estés agradecido. ¿Dónde está la práctica? ¿Es esto realmente tan difícil?

La parte difícil es notar que estás enojado y estresado. Es la diferencia entre tener miedo en una película y decir: "espera, es sólo una película".

4) Anota diez ideas al día.

He escrito esto un millón de veces. Mira la película "Limitless". Bradley Cooper toma una píldora que lo convierte en un superhombre de poder cerebral. Anotar 10 ideas al día es esa píldora. Pruébalo durante seis meses y verás.

5) Planta semillas.

Muchas personas tienen UNA META en la vida. Y apuntan sus vidas para esa meta. Buena suerte con eso.

La verdadera clave es plantar muchas semillas. 1% de las semillas plantadas se convertirán en el 50% de las flores.

Eso es matemáticas del jardín.

¿Cuáles son algunas semillas?

Envía una carta de agradecimiento.
Envía una carta de introducción.
Envía ideas a la gente.
Ejercita.
Come bien.
Sorprende a tu pareja.
Haz un sitio web.
Da con una idea.
Escribir un artículo.
Lee un libro.
Piensa en 100 semillas más.

Cada día planta algunas semillas.

6) Sin excusas.

Culpar es agotador. Quejarse es agotador. Explicar es agotador.

La gente dice: no tengo tiempo suficiente. Lo entiendo. Por ejemplo, yo no tengo tiempo suficiente para convertirme en un astronauta profesional.

Pero incluso esa excusa, que hace dos segundos me pareció un truismo, es falsa.

Un día, Virgin Galactic y SpaceX enviarán turistas al espacio de forma barata. Así que algún día seré un astronauta.

Tengo tiempo suficiente de nuevo. No hay excusas.

7) La regla 5/25 de Warren Buffett.

Haz una lista de las 25 cosas que quieres hacer en tu vida. Ahora haz una con el top 5. Y NUNCA PIENSES SOBRE LAS OTRAS 20 DE NUEVO.

De lo contrario se llevarán el tiempo de las 5 que son más importantes para ti.

8) Mantente en contacto.

Soy muy malo en esto. Es por eso que tengo que construir un hábito en lugar de "hacerlo!"

El otro día cené con un montón de personas interesantes. Tengo una idea perfecta de cómo seguir en contacto con ellos.

Pero todavía no lo he hecho. No sé por qué. Es difícil para mí seguir en contacto.

Así que es una práctica. Pero lo haré. Quiero mejorar con este hábito.

Seguir en contacto podría ser un email "fue un gusto conocerte". O tal vez es comprarles la primera edición de su libro favorito. O tal vez es una de las 10.000 cosas en medio de eso.

9) Colócate junto a la persona más inteligente de la habitación.

Harold Ramis lo hizo (Bill Murray). Steve Jobs lo hizo (Steve Wozniak). Craig Silverstein lo hizo. (¿Quién? Larry Page.) Kanye West lo hizo (Jay-Z).

Yo lo hice repetidamente. (Yoda). Tengo un lema: "Soy la persona más tonta de la habitación". Eso me ayuda a encontrar a la persona más inteligente de cada habitación.

La persona más inteligente de la habitación va a hacer algo. Mira lo que hacen. Algo especial. Sólo tienes que seguirlas sin hacer preguntas.

"En una forma suave, usted puede sacudir el mundo." - Mahatma Gandhi

Este artículo fue inspirado por un breve correo electrónico que recibimos esta mañana de una estudiante nueva del curso:

Estimados Marc y Angel,

Soy madre soltera de dos adolescentes maravillosos, y también soy una abogada de violencia doméstica (bastante apasionada). Aunque me han dicho que hago un buen trabajo en ambos frentes, deseo hacer una diferencia más grande. Hay tantos cambios y crecimiento positivo que siento que podría inculcar en mis niños y en el mundo en general si pudiera encontrar la forma persuasiva correcta. ¡Desearía que hubiera una manera de abrir los ojos de la gente a las posibilidades que veo! ¿Tienen alguna historia o lección relevante que puedan compartir?

Sinceramente,
Una estudiante que se preocupa

Nuestra respuesta (una respuesta abierta para todos aquellos que quieran influir positivamente en otros):

Estimada estudiante que se preocupa,

Es hora de una corta historia sobre la vida...

En 1955, Ella Fitzgerald tenía una carrera musical profesional que duró casi dos décadas. Era una música de jazz aclamada por la crítica, y sin embargo, era apenas conocida por el público en general porque era una afroamericana haciendo cosas increíbles en un momento cuando la segregación racial en los Estados Unidos seguía expandiéndose.

Así que a pesar de su innegable talento y elogios, era increíblemente difícil para Ella dar espectáculos en lugares que atraían principalmente audiencias blancas. Sin embargo, no dejó que eso la detuviera, y con las probabilidades totalmente en contra de ella, se fijó en actuar en Mocambo en Los Ángeles, que era probablemente el club de jazz más famoso de la costa oeste de la época.

Previsiblemente, el dueño del club, Charlie Morrison, rechazó a Ella, una y otra vez. Él trató de ser amable, pero simplemente se negaba a sufrir las potenciales consecuencias de reservar para una artista afroamericana. "No sólo podría olvidarme de la venta de entradas de la noche, sino que tenerte actuando aquí también podría dañar la marca de mi club a largo plazo," le dijo.

Sin embargo, Ella no renunció a su objetivo. Ella creía firmemente que actuar en Mocambo podría ayudarla a entrar en la escena musical principal. Pero ahora se había dado cuenta de que iba a necesitar ayuda. Así que agarró el teléfono y confesó su meta y frustraciones a su amiga y fan, Marilyn Monroe. Marilyn era una de las estrellas de cine blancas más adoradas de la década del 50.

Marilyn estaba horrorizada por lo que había oído. Tan pronto como colgó con Ella, agarró el teléfono y llamó a Charlie de Mocambo. ¡Ella le pidió que reservara para Ella inmediatamente! Pero volvió a negarse, y reiteró sus temibles razones. Así que Marilyn persuasivamente endulzó el trato. "Charlie, si haces que mi amiga Ella haga el acto principal en Mocambo durante una semana entera, me sentaré en la primera fila cada noche que Ella esté allí," dijo.

En ese momento Charlie tuvo que considerar la oferta. Sabía que recibiría una cantidad ridícula de atención mediática si anunciaba que Marilyn Monroe estuvo en la casa todas las noches durante una semana entera. “¡La prensa se volverá loca por esto!” le aseguró Marilyn. Charlie estaba convencido, por lo que aceptó hacer de Ella el acto principal en Mocambo durante una semana entera.

Como prometió, Marilyn se sentó al frente y al centro todas las noches que Ella actuó. A pesar de todo el racismo generalizado de la era, el club estuvo lleno a máxima capacidad cada noche. Y la multitud de gente emocionada que inicialmente se había abarrotado en el club de jazz para ver a Marilyn, rápidamente se enamoró de las poderosas actuaciones de Ella.

Esa semana de actuación lanzó la carrera de Ella Fitzgerald a la estratosfera y aseguró su lugar en Hollywood como una estrella de la música bona fide. Nunca volvió a actuar en un club pequeño... y fue gracias a su determinación, su increíble talento y la ayuda persuasiva de una amiga y fan llamada Marilyn Monroe.

Recuerda:

Puede que no tengamos la fama influyente de Marilyn Monroe o el talento musical de Ella Fitzgerald, pero igual podemos aprender mucho de lo que estas dos personas inspiradoras pudieron hacer en Mocambo hace más de 60 años.

Cuando deseamos inspirar un cambio positivo en la vida de nuestros seres queridos, o en las vidas de las masas, persuadiéndolos e influenciándolos para ver el mundo de otra manera, primero debemos reconocer dónde reside nuestro poder (nuestros puntos de influencia) y luego anticipar y contrarrestar las objeciones a nuestras propuestas con soluciones prefabricadas que son básicamente demasiado dulce para rechazar.

Aunque una estrategia como esta requiere trabajo extra, crea un escenario de ganar-ganar que está lejos de capitular. Es trabajar respetuosamente dentro de los límites de un sistema de pensamiento para ayudar al sistema a cambiar y mejorar con el tiempo.

Y por nuestros esfuerzos, es posible que no obtengamos asientos en primera fila en Mocambo para ver a Ella Fitzgerald, pero estaremos haciendo una diferencia positiva en la vida de las personas y haciendo avanzar el mundo de una manera increíble.

Sinceramente,
Marc y Angel

Ya sea que te estés mordiendo las uñas o pasas horas en Facebook cuando deberías estar trabajando, probablemente tengas un mal hábito que simplemente no puedes romper.

No importa que te sientas avergonzado de estrechar las manos de la gente o que no puedas concentrarte en las tareas del trabajo - en el momento, ese mal comportamiento se siente tan bien.

¿Verdad?

Durante un reciente TEDMed Talk, Judson Brewer, psiquiatra de la Universidad de Massachusetts Medical School, propuso que la clave para romper un mal hábito es la atención plena - específicamente, enfocarte en cómo el hábito te hace sentir realmente.

Brewer citó un estudio en el cual él y sus colegas descubrieron que el entrenamiento para la atención plena podría ayudar a las personas a dejar de fumar. Según Brewer, la mayoría de los participantes en el estudio ya habían intentado (y fallado) dejar de fumar unas seis veces.

En lugar de obligar a los fumadores a dejar de fumar, los investigadores les dieron completo permiso para continuar; pero se les pidió a los participantes que estuvieran conscientes de cómo el fumar los hacía sentir. Por ejemplo, se les dijo que oliesen el cigarrillo y pensarán en lo que olía, luego fumar el cigarrillo y notar cómo sabía.

Judson citó a un participante, quien dijo que fumar "huele a queso apestoso y sabe a productos químicos, ¡YUCK!"

Los investigadores compararon a los fumadores conscientes con otro grupo de fumadores que pasaron por un entrenamiento bastante estándar llamado Libertad de Fumar. Como resultado, la atención plena fue dos veces más eficaz para ayudar a las personas a dejar de fumar.

Judson explicó que el mismo principio podría aplicarse para dejar cualquier mal hábito, desde comer en exceso hasta enviar mensajes de texto mientras conduces.

Entonces, ¿por qué la atención plena parece funcionar donde otras estrategias de abandono no?

Judson dijo que es porque cuando intentas cambiar tu comportamiento, estás ejercitando el control cognitivo, que está relacionado con la actividad en una parte del cerebro llamada corteza prefrontal.

Pero cuando estás estresado o cansado (que es cuando los malos hábitos por lo general muestran sus feas cabezas) la corteza prefrontal básicamente se apaga. Así que decirte a ti mismo, "fumar es malo para mí" no tiene básicamente ningún efecto.

La atención plena, por otro lado, te ayuda a observar tus deseos y tu comportamiento de cerca, sin ser absorbido por ellos.

"De esto se trata la atención plena," dijo Judson. "Ver realmente claro lo que conseguimos cuando nos dejamos atrapar por nuestros comportamientos, desilusionándonos en un nivel visceral y de esta postura desilusionada, naturalmente dejarla ir."

Presumiblemente, podrías emplear esta misma estrategia cuando estás tratando de reducir el tiempo que pasas en Facebook, por ejemplo. No te digas a ti mismo que debes cerrar la aplicación; eso requiere demasiado auto-control la cual podrías no tener cuando estés estresado al final de un largo día de trabajo.

En lugar de eso, enfócate en la forma en que te sientes mientras te desplazas a través de las actualizaciones de tus amigos: ¿Irritado? ¿Aburrido? Una vez que te pongas en contacto con esas emociones en lugar de operar en piloto automático, puede que te des cuenta de que realmente no estás consiguiendo mucho de esa conducta. Y con el tiempo, ese desencanto podría ayudarte a abandonar el hábito para siempre.