Si bien todo el mundo sobre-piensa ciertas situaciones de vez en cuando, algunas personas están plagadas con un constante aluvión de pensamientos todo el tiempo.

Los sobre-pensadores crónicos re-piensan conversaciones que tuvieron ayer, vuelven a pensar cada decisión que toman e imaginan resultados desastrosos todo el día todos los días.

Sobre-pensar demasiado sobre algo a menudo implica más que palabras; los sobre-pensadores evocan imágenes desastrosas también. Sus mentes se asemejan a una película en la que imaginan que su coche sale de la carretera o repiten los acontecimientos angustiantes una y otra vez.

Pensar demasiado les impide hacer algo. Y esto causa estragos en su estado de ánimo.

Patrones de pensamiento destructivos

Sobre-pensar a menudo implica dos patrones de pensamiento destructivos; rumiar y preocupante incesantemente.

Rumiar implica pensar en el pasado. Los pensamientos pueden incluir cosas como:

• No debería haber dicho esas cosas en la reunión de ayer.Todo el mundo debe pensar que soy un idiota.

Debería haberme quedado en mi último trabajo.Sería más feliz de lo que soy ahora.

Mis padres no me enseñaron a tener confianza. Mis inseguridades siempre me han retenido.

La preocupación persistente implica predicciones negativas (a menudo catastróficas) sobre el futuro. Los pensamientos pueden incluir cosas como:

• Voy a avergonzarme mañana cuando dé esa presentación.Sé que voy a olvidar todo lo que debo decir.

Todos los demás serán promovidos antes que yo.

Sé que nunca tendremos suficiente dinero para jubilarnos.Estaremos demasiado enfermos para trabajar y nos quedaremos sin dinero.

Cómo dejar de sobre-pensar demasiado

Como todos los hábitos, el cambio de tus patrones de pensamiento destructivos puede ser un desafío. Pero con práctica constante, puedes entrenar tu cerebro a pensar de manera diferente.

Aquí tienes seis maneras de dejar de sobre-pensarlo todo:

1. Nota cuando estés atascado en tu cabeza

Sobre-pensar puede convertirse en un hábito que ni siquiera reconoces cuando lo estás haciendo. Comienza a prestar atención a la forma en la que piensas para poder tomar conciencia del problema.

Cuando estás repitiendo acontecimientos en tu mente una y otra vez, o te preocupas por cosas que no puedes controlar, reconoce que tus pensamientos no son productivos. Pensar sólo es útil cuando conduce a una acción positiva.

2. Mantén tu enfoque en la resolución de problemas

Vivir en tus problemas no es útil; pero buscar soluciones sí lo es. Si es algo sobre lo que tienes algún control, considera cómo puedes evitar el problema o desafíate a identificar cinco posibles soluciones.

Si es algo sobre lo que no tienes control (como un desastre natural) piensa en estrategias que puedas usar para hacer frente a ello. Enfócate en las cosas que puedes controlar, como tu actitud y tu esfuerzo.

3. Desafía tus pensamientos

Es fácil dejarse llevar por los pensamientos negativos. Así que antes de llegar a la conclusión de que llamar para decir que estás enfermo va a hacer que te despidan, o que olvidarte de una fecha límite hará que te conviertas en un sin hogar, reconoce que tus pensamientos pueden ser exageradamente negativos.

Recuerda que tus emociones interferirán con tu capacidad de mirar las situaciones objetivamente. Da un paso atrás y mira las pruebas. ¿Qué evidencia tienes de que tu pensamiento es verdadero? ¿Qué evidencia tienes de que tu pensamiento no es verdadero?

4. Programa un tiempo para reflexionar

Zambullirte en tus problemas durante largos períodos de tiempo no es productivo, pero una breve reflexión puede ser útil. Pensar en cómo podrías hacer las cosas de manera diferente o reconocer las potenciales trampas de tu plan, podría ayudarte a mejorar tu desempeño en el futuro.

Incorpora 20 minutos de "tiempo para pensar" en tu horario diario. Durante ese período de tiempo, permítete preocuparte, rumiar o reflexionar sobre lo que quieras.

Cuando se acabe tu tiempo, pasa a otra cosa. Y cuando comiences a sobre-pensar las cosas fuera de tu tiempo para pensar programado, simplemente recuérdate que tendrás que esperar hasta tu "tiempo para pensar" para abordar esos problemas en tu mente.

5. Aprende las habilidades de la atención plena

Es imposible revivir el ayer o preocuparte por el mañana cuando estás viviendo en el presente. La atención plena te ayudará a ser más consciente del aquí y ahora.

Al igual que cualquier otra habilidad, la atención plena toma práctica, pero con el tiempo, puede disminuir el sobre-pensamiento. Hay clases, libros, aplicaciones, cursos y videos disponibles para ayudarte a aprender las habilidades de la atención plena.

6. Cambia el canal

Decirte a ti mismo que dejes de pensar en algo será contraproducente. Cuanto más intentas evitar que un pensamiento entre en tu cerebro, más probable es que sigan apareciendo.

Cambia el canal en tu cerebro cambiando tu actividad. Ejercítate, métete en conversaciones sobre un tema completamente diferente, o trabaja en un proyecto que te distraiga. Hacer algo diferente pondrá fin a la avalancha de pensamientos negativos.

Entrena tu cerebro

Prestar atención a la forma en la que piensas puede ayudarte a ser más consciente de tus malos hábitos mentales. Con práctica, puedes entrenar a tu cerebro para pensar de manera diferente. Con el tiempo, construir hábitos más saludables te ayudará a hacer más fuerte el músculo mental que necesitas para hacerte mentalmente más fuerte.

Hay una cosa que separa las historias de éxito de los de fracasos cuando se trata de aprender un nuevo idioma.

Es la consistencia.

Las personas que practican sus idiomas durante 15 minutos antes de acostarse tienen una ventaja importante sobre los otros usuarios de Duolingo, según el fundador y CEO de la aplicación de aprendizaje de idiomas Luis Von Ahn.

"Aquellas personas que sabemos que van a tener constancia durante mucho tiempo," dice Von Ahn. "Que vemos que están haciendo eso durante una semana, decimos: 'Esta persona va a estar aquí por un buen tiempo.'"

Por otro lado, los usuarios sin compromiso (pasan horas en el sitio, se empachan con lecciones de francés, o alemán, o chino) tienden a desaparecer rápidamente.

Eso es porque, no importa lo que los anuncios bonitos te digan, aprender un idioma es un maratón, no una carrera. No puedes esperar dominar un idioma en semanas o incluso meses. Por lo que las personas que empiezan a toda velocidad tienden a quemarse rápidamente.

"Si eres capaz de hacerlo parte de tu rutina, eso será mucho mejor que abordar mucho en poco tiempo," dice Von Ahn. "No es una carrera, si te adelantas, te olvidarás de todo."

Von Ahn dice que actualmente está aprendiendo portugués, y aplicando el principio de la práctica cotidiana y consistente en sus propias sesiones de aprendizaje. Hasta ahora, está funcionando bien. Ha llegado al punto en el que puede entender bastante e incluso ver películas portuguesas.

"Cuando hablo portugués, sueno como una combinación de un estadounidense con un mexicano hablando portugués," le dice a Business Insider. "Puedo entender casi todo, sé lo que tengo que decir; sólo que sueno muy mal."

"Todos tenemos luz y oscuridad dentro de nosotros. Lo que importa es con qué parte elegimos actuar. Eso es lo que realmente somos.
- J. K. Rowling

Un momento decisivo en mi vida llegó cuando el amor se convirtió en mi elección por defecto durante veintiún días consecutivos. Me preguntaba qué oportunidades podrían abrirse. Me preguntaba qué conexiones podrían ser reparadas. Me preguntaba qué momentos podría capturar que hubiera perdido de otra manera. Me preguntaba quién podría llegar a ser.

Por veintiún días seguidos, me presenté al amor, y como era de esperar, no siempre fue bonito.

A veces me presentaba a amar sin una sonrisa.

A veces me presentaba a amar sintiéndome fea, inútil e inadecuada.

A veces me presentaba a amar sola y asustada.

A veces me presentaba a amar cuando no sabía lo que estaba haciendo.

A veces me presentaba a amar cuando era lo último que quería hacer.

A veces me presentaba a amar incluso cuando tenía mucho en mi plato.

A veces me presentaba a amar cuando mi paciencia se había ido.

A veces me presentaba a amar cuando no tenía amor para dar.

A pesar de los obstáculos... a pesar de las excusas que pude haber dado... a pesar de las presiones y distracciones del mundo exterior... a pesar de la malvada voz de mi crítico interior, continuamente me presenté al amor.

¿Por qué?

Porque nunca salí de la misma manera en que llegué.

Siempre me iba un poco más ligera... un poco más en paz... un poco más esperanzada... un poco más agradecida... un poco más alegre. Descubrí que el amor era siempre la opción correcta. Nunca ni una vez me arrepentí de elegir el amor por encima de todo lo demás.

Así que me presenté a amar de nuevo

Y otra vez

Y otra vez.

Esa repetida acción me cambió.

En lugar de…

La que siempre está ocupada
La que sobre-reacciona todo el tiempo
La que rara vez se relaja
La que se pierde toda la diversión

Me convertí en La que siempre viene para una niña cuya opinión importaba más que el mundo.

Hacer del elegir el amor una práctica habitual cambió mi fibra interior, el cableado de mi cerebro, y toda mi perspectiva sobre la vida con respecto a lo que era importante. Así, llegué a creer que hay una sola acción que tiene el poder de transformar nuestras vidas: ELIGIR EL AMOR; elegir el amor tanto como sea humanamente posible.

A pesar de los progresos que logré a lo largo de los años, mi viaje para vivir mi mejor vida está lejos de terminar. Soy un trabajo en progreso, buscando consistentemente convertirme en una versión más amorosa, más presente y más agradecida de mí misma. Últimamente, he estado sintiendo que hay más alegría, conexión, pasión, creatividad, conversación y curación esperando ser captadas. Dada la negatividad y la división que atraviesa nuestro país en este momento, no puedo pensar en un mejor momento para tomar el hábito de elegir el amor. Por lo tanto, me estoy comprometiendo al desafío de Elegir El Amor Por 21 Días.

Echa un vistazo. Quizás quieras unirte a mí...

¿Por qué elegir el amor?

Hay tantas razones...

¿Tener una hora extra de papeleo o el amor?
Elijo el amor.
Seré más productivo después de tomar un muy necesario descanso.

¿Gritarle al conductor que acaba de pasarme o el amor?
Elijo el amor.
Será mejor para mi presión arterial.

¿Leer un mensaje de texto en el semáforo o el amor?
Elijo el amor.
Podría salvar mi vida, la vida de mis seres queridos, o evitar que tome una vida.

¿Guardar rencor o el amor?
Elijo el amor.
Deja que el resentimiento sea el compañero de vida de otra persona.

¿Decir "No puedo jugar contigo" o el amor?
Elijo el amor.
Ver su sonrisa mientras prepara el juego me llena de una sensación de paz que no puedo encontrar en ningún otro lugar.

¿Tener la última palabra o el amor?
Elijo el amor.
Nuestras palabras se escucharán mejor cuando nos calmemos.

¿Llorar por la leche derramada o el amor?
Elijo el amor.
Los derrames se pueden limpiar; los corazones rotos son más difíciles de arreglar.

¿Publicar una imagen del momento presente en las redes sociales o el amor?
Elijo el amor.
Lo recordaré más vívidamente si capto este momento únicamente con mis ojos.

¿Quejarse por la forma en que está vestida o el amor?
Elijo el amor.
Al amarla "como es", la animaré a que haga brillar su luz y sea ella misma.

¿Recriminarme por estropearlo o el amor?
Elijo el amor.
Aceptar mi humanidad le ofrece a mis seres queridos la libertad de ser humanos también.

Hoy elegiré el amor.

Mañana elegiré el amor.

Y el día siguiente, elegiré el amor.

Si por error elijo la distracción, la perfección, o la negatividad por sobre el amor, no me revolcaré en el arrepentimiento. Voy a volver a elegir el amor.

Voy a elegir el amor hasta que se convierta en mi primera respuesta... mi instintivo... mi reacción natural.

Elegiré el amor hasta que se convierta en quien soy.

Mis amigos, consideren las posibilidades por un momento: ¿Qué podría resultar si el amor se convierte en tu elección por defecto durante 21 días consecutivos? ¿Qué oportunidades podrían abrirse? ¿Qué conexiones podrían ser reparadas? ¿Qué momentos podrías capturar que de otra manera podrían perderse? ¿Quién podrías ser?

En lugar de…

El que siempre está ocupado
El que sobre-reacciona
El que nunca escucha
El que rara vez se relaja
El que siempre es molesto
El que está pegado al teléfono
El que se pierde toda la diversión
El que se da por vencido

Podrías convertirte en el que siempre quisiste ser...

Un buen oyente
Un observador pensativo
Un generoso perdonador
Un Toma-tu-tiempo
Una risa en el ombligo
Un tomador de riesgos
Un buscador de aventuras
Un tonto sonreidor
Un captador de momentos
Un disfrutador de la vida

¿Por qué? Porque las cosas buenas empiezan con el amor.

Muestra amor hoy.

No te preocupes por como te veas o como era ayer.

Solo muestra amor.

Algo me dice que saldrás un poco mejor de como llegaste.

Y entonces hazlo de nuevo.

Puede ser difícil tratar de encajar todo en el día. A veces puedes sentir que es imposible hacerlo todo en 24 horas, y, como resultado, lo que muchos de nosotros tendemos a hacer es reducir nuestro tiempo.

De acuerdo a las investigaciones de la Fundación del sueño, los adultos necesitan entre siete y nueve horas de sueño cada noche. El Servicio Nacional de Salud dice que si no duermes lo suficiente, puede ser muy perjudicial para tu salud. Sin embargo, muchos de nosotros todavía pensamos que está bien quedarse hasta muy tarde y levantarse muy temprano.

Algunas personas muy exitosas dicen que sus fortunas se deben a sólo dormir unas pocas horas por noche. El presidente Trump, por ejemplo, sólo pasa alrededor de cuatro horas en la cama. Otros, sin embargo, son un poco más normales con sus rutinas de la hora de acostarse.

Examinamos los hábitos pre-camas de algunas de las personas más exitosas de mundo para ver qué cambios podríamos hacer.

Desplázate hacia abajo para ver qué lo que 13 personas muy exitosas hacen antes de caer en el colchón.

Bill Gates lee durante una hora.

El cofundador de Microsoft siempre hace tiempo para leer antes de irse a la cama. Él le dijo a The Seattle Times que lee durante una hora, no importa lo tarde que sea. Él logra leer un libro cada semana y también tiene una lista de libros que cree que todos deberían leer.

Sheryl Sandberg apaga su teléfono.

A la COO de Facebook le gusta desconectarse antes de irse a la cama. Ella le dijo a USA Today que apaga su teléfono antes de acostarse para que no la molesten por la noche, pero que es "doloroso" hacerlo.

Arianna Huffington toma un baño caliente.

La cofundadora y editora en jefe de The Huffington Post Media Group decidió seguir una rutina de sueño estricta después de colapsar en su oficina debido al agotamiento y haberse roto el pómulo. Ella le dijo a la CNBC que tiene de siete a nueve horas de sueño a la noche apagando todos sus dispositivos electrónicos, tomando un baño caliente, y leyendo un libro.

Oprah Winfrey medita.

La mujer de negocios, actriz, productora y presentadora de programas de entrevistas Oprah de alguna manera sigue encontrando tiempo para meditar dos veces al día; una vez antes de irse a la cama. Incluso tiene su propia aplicación para meditar.

Michael Phelps se sube a una cámara de altitud.

Cuando está entrenando, Michael Phelps duerme en un dormitorio que imita una gran altitud, de acuerdo con The Baltimore Sun. Este disminuye la cantidad de oxígeno disponible, obligando a su cuerpo a trabajar más para suministrar oxígeno a sus músculos.

A Gwyneth Paltrow a menudo le dan un masaje.

La actriz y fundadora del sitio web de estilo de vida Goop dice que le presta la misma atención a dormir bien como lo hace con sus actividades de alimentación y bienestar. Según Hello magazine, Paltrow ayuna desde las 8 p.m. hasta el desayuno del día siguiente a las 8 a .m., y recomienda un masaje de pies o cabeza para eliminar el estrés antes de irse a la cama.

Elon Musk reduce la cafeína.

Para mantenerse al día con sus responsabilidades como CEO en SpaceX y Tesla, Elon Musk solía beber ocho latas de Diet Coke y dos tazas de café todos los días. Eso es mucha cafeína. Él le dijo a un Reddit AMA en 2015 que eso lo estaba haciendo estar demasiado cableado, por lo que ahora se aleja de la cafeína durante seis horas antes de acostarse. También registra su sueño con su teléfono.

Barack Obama mira The Daily Show.

Cuando el 44to presidente de los EEUU estaba en la Casa Blanca, no tenía tiempo para rutinas particularmente sanas a la hora de acostarse y se quedaba levantado hasta horas entradas la noche. Sin embargo, le dijo a Rolling Stone que cuando podía, se relajaba con un buen libro, estaba con sus hijas, y ocasionalmente veía un episodio de The Daily Show.

Michelle Obama también se metía.

El presidente Obama siempre estaba con su esposa también. Michelle Obama le dijo a la revista People que siempre se iba a la cama antes que Barack, a eso de las 10 p.m.

Ella dijo: "Barack venía y apagaba las luces y me daba un beso, y hablábamos. Era tipo ‘¿Estás lista para estar juntos?’ Y yo tipo 'Sí, lo estoy.'"

Stephen King se lava las manos.

El escritor de terror y ciencia ficción tiene unos cuantos hábitos inusuales para acostarse. Él dijo en Haunted Heart: The Life and Times of Stephen King que tiene la misma rutina todas las noches: "Me cepillo los dientes, me lavo las manos, ¿Por qué alguien se lavaría las manos antes de irse a la cama? No lo se." También dijo que las almohadas tienen que ser organizadas de determinada manera.

Mariah Carey se rodea de humidificadores.

Carey le dijo a la revista Interview que tiene que dormir "15 horas para cantar como yo quiero". Para lograr esto, tiene varios humidificadores en su dormitorio, los cuales añaden humedad al aire seco. Estos son supuestamente buenos para los dolores de garganta. "Básicamente, es como dormir en un cuarto de vapor," dijo.

Kenneth Chenault hace una lista de tareas pendientes para el día siguiente.

El CEO y Presidente de American Express crea una lista de tareas pendientes para el día siguiente, según Fast Company. Antes de irse a la cama, Chenault escribe tres cosas que quiere lograr el día siguiente.

Eminem apaga todas las luces.

En 2012, The Sun publicó que el rapero Eminem envolvió con papel de aluminio las ventanas de su habitación en el hotel para mantener fuera la luz. Una fuente aparentemente dijo: "El ruido y la oscuridad hacen que Eminem consiga la mejor noche de sueño. Él usa esa técnica porque siempre está saltando zonas horarias."

Nota del autor: Esta pieza es una obra de ficción. Es una lectura de tres minutos. Si te quedas conmigo, haré que valga la pena.

"Déjame ver si lo entendí bien", dijo la Ministra de Transporte. "Te robaste nuestra máquina para viajar por el tiempo porque estabas enojado con tu hermano."

Malcolm asintió rápidamente. "Sí, eso es correcto."

“¿Y lo hiciste incluso sabiendo que la máquina sólo te llevaría en el tiempo por un máximo de treinta segundos?”

"Sí."

La ministra frunció el ceño. "Pero 30 segundos no serían suficientes para cambiar algo que tu hermano haya hecho."

Malcolm se encogió de hombros. "Yo no estaba tratando de cambiar sus acciones."

“Entonces, ¿Por qué robaste la máquina?”

“Porque estaba enojado porque Adam siempre regresó en el tiempo, y yo nunca lo hice.”

El ministro apartó la silla de la mesa. “¿Tu hermano también ha vuelto en el tiempo?”

“Claro” dijo Malcolm. "Todo el tiempo."

La ministra levantó ambas manos para obligarlo a detenerse, luego señaló con el dedo a Malcolm. "Joven, ¿me estás diciendo que tu hermano también se robó en varias ocasiones la máquina del tiempo?"

Malcolm meneó la cabeza. "No. Eso no es lo que quise decir. Él nunca tomó la máquina. No lo necesita."

La Ministra se puso de pie y empezó a caminar. Ella sopesaba sus palabras cuidadosamente. Más de una vez, estaba a punto de decir algo, pero luego reconsiderada.

Malcolm se cansó de esperar. “Mi hermano no necesita una máquina para viajar a través del tiempo. Lo puede hacer por su cuenta.”

"¿Por su cuenta?"

“Sí, sólo piensa en dónde y cuándo quiere estar.”

La ministra resopló. “Eso es absurdo.”

Malcolm sonrió. "Hace 20 años, eso es lo que todos dijeron acerca de la idea de una máquina para viajar en el tiempo."

Eso llamó la atención de la Ministra. Antes de que pudiera responder, Malcolm continuó.

"Adam es lo que mi papá llama físicamente sin resolver. Papá dice que siempre está a punto de caer en otro estado. Cuando está aquí, no está aquí. Cuando está allí, no está realmente allí.

“Estás hablando en acertijos” se burló la ministra.

"Pase un fin de semana con Adam, verá lo que quiero decir," murmuró Malcolm.

"No soy alguien con quien jugar", advirtió la ministra.

"Papá dice que la mitad de la población humana está sin resolver, pero para casi todos ellos, el término se aplica a su estado mental. No pueden decidir si quieren comer más o perder peso. No saben si es mejor trabajar más duro o tomar más vacaciones.”

Sin resolver: (de una persona) incierto de qué pensar o hacer. Sinónimos - indecidido, perturbado, indeterminado, incierto, en duda, en el aire

La ministra se encontró asintiendo; ella sabía que eso era cierto.

"Pero la forma física de Adam no está resuelta, y su estado mental es todo lo contrario, puede enfocarse mucho más duro que los otros, así que puede cambiar su cuerpo dentro y fuera de nuestro tiempo."

“¿Me estás diciendo que el enfoque humano puede curvar el tiempo?” desafió la ministra.

"El enfoque humano puede hacer mucho más de lo que la gente cree," respondió Malcolm.

"Eso es una tontería," dijo la Ministra.

“Papá me dijo que dirías eso,” dijo Malcolm.

“Lo hizo, ¿verdad?” exclamó la ministra, poniéndose furiosa.

Malcolm asintió y concentró sus pensamientos, como le enseñó su hermano. Luego se volvió hacia la ministra y le dijo: “No más preguntas, por favor. Tengo que volver a casa y ver el juego.”

La Ministra hizo una pausa; una mirada extraña cruzó su rostro, y parecía estar luchando por controlar su propio cuerpo. Finalmente, gruñó, "Claro... bien..." y abrió la puerta para Malcolm.

Cuando Malcolm se fue, tenía una gran sonrisa en la cara. "Como te dije, el enfoque puede hacer mucho más de lo que la gente cree."

99% del tiempo, lo único que se interpone entre tú y tu objetivo es la fatídica historia que te sigues contando acerca de por qué no puedes lograrlo.

La vida cambia cada día, y nosotros también podemos. Esa es la verdad, pero a menudo nos sentimos desesperadamente atascados contra nuestra voluntad. ¿Por qué? Porque los cambios que buscamos generan incertidumbre, y la vida puede ser difícil de navegar cuando no estamos seguros sobre las cosas.

Nos sentimos confundidos y desplazados, y empezamos a llenar nuestras lagunas de comprensión con historias sobre cómo es la vida. Pero estas historias a menudo nos hacen más daño que bien.

Imagina que estás en medio de cambiar de trabajo, construir un negocio o ponerte en forma. ¿Cuál es la historia que te estás contando acerca de incorporar ese cambio en tu vida? ¿Implica que eres el héroe con confianza de la historia? ¿O un personaje que no cree que él o ella misma pueda hacerlo, y por lo tanto, reacio a intentarlo? Si estás pensando como esto último, no estás solo, muchos de nosotros luchamos de la misma manera.

Ahora, tómate otro momento y imagina si las grandes historias de ficción de nuestros tiempos fuera las historias autodestructivas que nos contamos:

• Bruce Wayne nunca vestiría su traje de Batman porque él no creería que tiene lo que se necesita para marcar la diferencia en Gotham City, por lo que se queda sentado en casa y navegando por las redes sociales.

• Buffy Summers rechaza su papel de asesina de vampiros, porque nunca intentó matar a un vampiro antes, así que porqué empezar ahora.

• Harry Potter no pelea con Voldemort porque es demasiado trabajo para un niño de su edad, y decide que sería mucho más fácil quedarse en su habitación y jugar videojuegos.

• Frodo Baggins le devuelve el Anillo a su primo y regresa a la Comarca, porque cree que la búsqueda por delante es demasiado arriesgada.

Serían historias horribles, ¿no?

Y sin embargo, las historias que nos contamos acerca de nuestros deseos y metas tienden a seguir estas mismas líneas desfavorables. En el momento en que las cosas se ponen un poco duras, nos desplomamos.

Considera un ejemplo reciente en tu propia vida:

¿Qué cambio positivo intentaste hacer en tu vida, pero tuviste demasiados problemas para llevarlo a cabo?

Sea cual sea el cambio positivo, piensa en la historia que empezaste a contarte a ti mismo en el momento en que te diste cuenta de que no estabas progresando tan rápido como esperabas. Haz tu mejor esfuerzo para visualizar la historia en detalle para que puedas aclarar mejor lo que realmente estuvo sucediendo en tu cabeza. Esto es bastante significativo. Porque la historia que te dices a ti mismo en tu cabeza a menudo es la que se escribe en la realidad.

Por desgracia, apuesto a que fracasas debido a esa historia con más frecuencia de lo que te das cuenta; es probable que se meta en tu camino mucho más que cualquier otro obstáculo del mundo real que estás enfrentando. Y empieza con algo como...

• "No soy lo suficientemente bueno…"
• "Soy una mierda…"
• "Voy a fallar..."
• "Estoy desperdiciando mi tiempo..."
• "No importaba mucho de todos modos..."
• "No vale la pena el tiempo ni el riesgo..."
• "Lo haré mañana..."
• "Prefiero ver Netflix..."
• Etc.

Entonces, ¿qué puedes hacer si tu historia te está perjudicando más de lo que te está ayudando?

Cambia la maldita historia que te estás contando!

Se el héroe de tu historia.

Estos mantras pueden ayudarte a hacer eso...

Mantras diarios para cambiar tu historia

Cuando te sientas desanimado y con dudas, y sin la mentalidad que necesitas para dar un paso adelante, reflexiona sobre los siguientes mantras. A lo largo de los años, Angel y yo hemos trabajado con cientos de estudiantes que han utilizado con éxito estos mantras para cambiar su diálogo interior y alimentar su positividad en los días más difíciles. Así que elige uno (o más) que sea relevante para tu lucha actual, y repítelo en tu mente hasta que te hundas en él...

1. Permítete ser un principiante. Nadie comienza siendo grande. Haz lo mejor que puedas hasta que sepas mejor. Una vez que sepas mejor, hazlo mejor.

2. Deja de huir. Respira. Está donde estés. Estás donde se supone que debes estar en este momento. Cada paso y experiencia es necesaria.

3. Usa la decepción y la frustración para motivarte en vez de desanimarte. Se conciente. Tienes el control de la forma en que respondes a la vida.

4. No eres producto de tus circunstancias. Eres producto de tus decisiones. Se trata de decidir no dejar que tu frustración o miedo decidan tu futuro.

5. No compares tu progreso con el de los demás. Todos necesitamos nuestro propio tiempo para viajar nuestra propia distancia. Enfócate en el paso que estás tomando ahora, y saca lo mejor de él.

6. En una cultura que busca resultados inmediatos, debemos aprender la belleza del esfuerzo, la paciencia y la perseverancia. Se fuerte y firme. Apégate a tus rituales diarios positivos.

7. La paciencia es una expresión genuina de confianza, aceptación, serenidad y fe en tu propia capacidad. Es un signo de fuerza. Practícala.

8. A medida que enfrentas los obstáculos inevitables de la vida, recuerda, es mucho mejor estar agotado de mucho esfuerzo y aprendizaje, que estar cansado de no hacer absolutamente nada.

9. Tus problemas son parte de tu historia. Ser rechazado de algo que quieres a menudo significa que estás siendo dirigido hacia algo que necesitas... para dar el siguiente mejor paso hacia adelante.

10. Ninguna historia de vida dura un capítulo entero. Ningún capítulo cuenta la historia entera. Ningún error define quién eres. Continúa girando las páginas que necesiten ser giradas.

Los grandes cambios suceden gradualmente, en pequeños pasos

Todos los detalles aparte, cuando se trata de hacer un cambio significativo en tu vida (encontrar un nuevo trabajo, construir un negocio, ponerte en forma, fomentar una nueva relación, iniciar una familia, ser más productivo, o cualquier otro viaje personal que lleve tiempo, paciencia y compromiso) una cosa que tienes que preguntarte es:

"¿Estoy dispuesto a pasar un poco de tiempo todos los días como muchas personas nunca lo harían, para poder pasar la mayor parte de mi vida como muchas personas nunca podrán?"

Piénsalo. En última instancia, nos convertimos en lo que hacemos repetidamente. La adquisición de conocimientos no significa que estás creciendo; el crecimiento sucede cuando lo que sabes cambia cómo vives. Todos los días.

No será fácil. Inevitablemente tendrás problemas en el camino.

Pero la historia que te dices te llevará allí, paso a paso...

Siempre y cuando te cuentes la historia correcta:

El que tiene un inconfundible héroe, interpretado por ti.