Los Eagles estaban en lo cierto cuando cantaron "No puedes ocultar tus ojos mentirosos."

La gente tiende a emitir algunos signos físicos reveladores cuando están siendo deshonestos.

Por supuesto, alguien que se queda tieso, suda, respira irregularmente puede que esté simplemente nervioso (o sude naturalmente). Así que ten cuidado antes de asumir que alguien te está mintiendo basándote sólo en señales físicas.

Sin embargo, si notas cualquiera de estas 13 banderas rojas, tómalas en consideración.

Podrían ayudarte a atrapar a un mentiroso en el acto.

1. Cambian su posición rápidamente

Si ves a alguien que de repente hacer un movimiento de cabeza cuando le haces una pregunta directa, puede estar mintiendo sobre algo.

"La cabeza se retrajo o se echó hacia atrás, se inclinó hacia abajo, o se inclinó hacia un lado," escribe la analista de comportamiento y autora de "El lenguaje corporal de los mentirosos" Dr. Lillian Glass. Esto a menudo sucede justo antes de que la persona responda a una pregunta.

2. Su respiración cambia

Cuando alguien te está mintiendo, pueden comenzar a jadear, dice Glass. "Es una acción refleja."

Cuando su respiración cambia, sus hombros se levantan y su voz puede llegar a ser superficial, añade. "En esencia, se quedan sin aliento porque su ritmo cardíaco y flujo sanguíneo cambian, tu cuerpo experimenta estos tipos de cambios cuando estás nervioso y te sientes tenso; cuando mientes."

3. Repiten palabras o frases

Esto sucede porque están tratando de convencerte a ti, y a ellos mismos, de algo, dice. "Están tratando de validar la mentira en sus mentes." Por ejemplo, él o ella puede decir: "Yo no fui... yo no fui..." una y otra vez, dice Glass.

La repetición es también una forma de comprar tiempo mientras tratan de reunir sus pensamientos, añade. Cuando alguien no está siendo honesto y hace preguntas de seguimiento, a menudo tratan de atascarse al responder.

"Están tratando de pensar qué decir a continuación," dice Glass.

4. Instintivamente cubren partes vulnerables de su cuerpo

Esto puede incluir áreas como la garganta, el pecho, el cuello, la cabeza o el abdomen.

"Vi esto a menudo en la sala de un tribunal cuando trababa como consultor de abogados, siempre puedo decir cuando el testimonio de alguien ha afectado al acusado, cuando veo su mano cubriendo el frente de su garganta" Dice Glass.

"Nunca aprecié el potencial uso de este comportamiento tan revelador hasta que me uní al FBI como Agente Especial," dice.

5. Tocan o cubren sus bocas

"Un signo revelador de mentir es que la persona pone automáticamente sus manos sobre su boca cuando no quieren lidiar con un problema o responder una pregunta," dice Glass.

"Cuando los adultos ponen sus manos sobre sus labios, significa que no están revelando todo, y que simplemente no quieren decir la verdad," dice. "Están literalmente cerrando la comunicación."

6. Cruzan sus pies

"Este es el cuerpo asumiendo el control," explica Glass. Cruzar los pies te dice que el potencial mentiroso está incómodo y nervioso. También te muestra que él o ella quieren dejar la situación; quieren alejarse, dice ella.

"Esta es una de las formas claves para detectar a un mentiroso, basta con mirar sus pies y puedes decir mucho."

7. Proporcionan demasiada información

"Cuando alguien va y viene y te da demasiada información (información que no solicitaste y sobre todo un exceso de detalles) hay una muy alta probabilidad de que él o ella no te está diciendo la verdad," escribe Glass. "Los mentirosos suelen hablar mucho porque esperan que, con toda su conversación y aparente apertura, otros les crean."

8. Tienden a apuntar mucho

"Cuando un mentiroso se vuelve hostil o defensivo, está tratando de devolverte la pelota a ti," dice Glass. El mentiroso será hostil porque está enojado porque descubriste sus mentiras, lo que puede resultar en un montón de apuntamientos.

9. Se les hace difícil hablar

"Si alguna vez ves el interrogatorio grabado de un sospechoso que es culpable, a menudo verás que se le hace más y más difícil hablar," escribe Glass. "Esto ocurre porque el sistema nervioso autónomo disminuye el flujo salivar durante los momentos de estrés, lo cual por supuesto seca las membranas mucosas de la boca."

Otras señales a tener en cuenta incluyen morderse el labio repentinamente o fruncirlos.

10. Te miran sin parpadear demasiado

Cuando la gente miente, es común que rompan el contacto visual, pero los mentirosos pueden ir un kilómetro extra para mantener el contacto visual en el intento de controlarte y manipularte.

"[Bernie] Madoff, como la mayoría de los estafadores, sobre-compensaba y miraba a la gente más de lo habitual, a menudo sin parpadear en intervalos regulares," dice Glass. "Cuando la gente dice la verdad, la mayoría de vez en cuando, girarán sus ojos alrededor y pueden incluso mirar lejos de vez en cuando. Los mentirosos, por otra parte, usarán una mirada fría y constante para intimidar y controlar."

También ten cuidado con los parpadeos rápidos.

12. Empiezan a transpirar

Cuando la gente miente, tienden a ponerse nerviosos e incómodos. Y cuando estás nervioso e incómodo, tiendes a sudar.

"Puede desarrollar una gota de sudor sobre su labio superior o en la frente," advierte Glass. "Esto sucede porque su sistema nervioso autónomo está trabajando horas extras."

13. Se mueven inquietamente

Algunas personas simplemente no pueden quedarse quietas. Otras sólo se ponen inquietas cuando se ponen nerviosas. Si la persona con la que estás hablando es un inquieto o tiene una buena razón para preocuparse, entonces ignora su inquietud.

Sin embargo, inquietarse también puede ser señal de que alguien es un mal mentiroso (los buenos mentirosos son capaces de mantener sus nervios bajo control).

En una entrevista con Business Insider, el ex agente de la DEA, autor de "Deal", y contribuidor en Cipher Brief Mike Vigil habló de su experiencia de infiltrarse en los cárteles como oficial encubierto. Él enumeró el "ponerse inquieto" como señal de advertencia de que algo impreciso está a punto de caer.

He viajado y vivido en el extranjero por más de cinco años. Mi vida suena como unas largas vacaciones, ¿verdad? ¡No lo es!

No importa lo que hagamos en la vida, trabajar para obtener dinero siempre será parte de él (a menos que seas uno de los seis niños Brangelina, por supuesto).

Después de cambiar mi estilo de vida a uno que implica vivir en diferentes países y encontrar formas alternativas de ganar dinero, junte algunos consejos sobre el dinero que podrían serte útiles si quieres viajar como un profesional o incluso vivir un estilo de vida nómada expatriada como yo.

No lo necesitas.

Hay muchas cosas que simplemente no necesitas. Ese champú de lujo hecho de pelos unicornio y polvo de hadas, esa tercera taza de apestoso café de Starbucks, y el nuevo iPhone 7 son todos deseos, no necesidades. La gente sigue diciendo que quieren viajar más, pero no hacen movimientos para que eso suceda. Deja de comprar artículos y empieza a comprar experiencias.

No tienes que renunciar todo, más bien encuentra algunas cosas con las que estés dispuesto a vivir sin ellas y ve como se apila tu dinero!

Aprendí a vivir sin un montón de cosas (no comprar productos de pelo de lujo y maquillaje, y hacer mi propio café) Y puedo decir honesta y verdaderamente que mi vida es mejor sin ellas. Las experiencias que gané en lugar de esos elementos materiales no tienen precio. (¡Es cierto, tan cursi como suena!)

Deja de regalar tu dinero.

Por supuesto, no vas a ir a la terraza de un edificio con una bolsa de dinero en efectivo y tirarlo a las calles para que cualquiera lo tome, ¿verdad?

En una escala menos dramática que ese ejemplo, cuando no investigas un poco sobre las estafas populares en un país, cuando no regateas un poco (no demasiado ahora), o si no haces tu tarea sobre cuanto deberían costar las cosas, entonces estás esencialmente regalando tu dinero.

Y yo tampoco me sentiría mal por ti.

Conserva ese dinero haciendo tu tarea.

Consejo profesional: Siempre pregúntale a alguna persona neutral cuánto cuesta algo. Ejemplo: Pregúntale a algún amable empleado del hotel cuánto debería costar un taxi desde el hotel hasta *insertar el lugar impresionante al que deseas ir*. Ellos no tendrán ningún beneficio en mentirte y es una buena base para saber cuando regatearle al conductor.

Ve a donde puedas darte el lujo de ir.

Quieres unas vacaciones épicas, posiblemente a París, pero tu cuenta bancaria probablemente se derrumbará más rápido que una baguette cuando la conviertas en euros. Sin embargo, el peso en México se ve mucho más atractivo.

Ve a donde realmente puedas darte el lujo de ir. No te preocupes por el dinero en tus vacaciones. No tiene sentido ir a París si no puedes darte el lujo de estar allí y disfrutarlo.

Hazte geográficamente inteligente.

Quieres ir a Japón, pero vives en Michigan y tienes exactamente una semana. Esa es una idea terrible. No estás aprovechando al máximo tu tiempo ni dinero. Podrías tener un viaje igualmente épico yendo a Puerto Rico, Belice, o México, países que están mucho más cerca y, por lo tanto, probablemente terminarás gastando menos.

Cuanto más lejos vayas con un horario apretado, más pagarás y menos tiempo tendrás para disfrutar.

¡Te recuperarás del jet lag junto antes devolver a casa!

Menos es más.

En la misma nota, la gente pierde mucho tiempo y dinero haciendo demasiado. Prefieres disfrutar de un destino o dos en tus vacaciones de una semana o tratar de ver cinco destinos en esa semana y pasar la mayor parte de tu tiempo en los autobuses, aviones y trenes mientras gasta tres veces más dinero?

Hmmm... La opción uno realmente suena como unas vacaciones, y la segunda opción suena más como algo de lo que necesitaré vacaciones después de hacerlo. Menos es más.

Establece una nueva base.

Si quieres viajar mucho y por un largo período de tiempo, establecer una base en el extranjero y explorar esa región en particular alrededor de tu nueva base es la forma más inteligente de viajar.

Viajar de los EE.UU. a Asia en tres ocasiones distintas en un año, frente a establecer una base en Tailandia y viajar a alrededor desde allí: No tienes que ser un genio en matemáticas para ver la opción más favorable para tu presupuesto.

Cuando estableces una base, también consigues saber la manera local de hacer cosas, lo que te ahorra dinero!

Esboza un presupuesto diario.

Síp, haz un presupuesto diario. Suena como algo molesto, pero no tiene porque serlo. Es muy fácil, y no necesitas ser exacto:

• Ve a algún sitio web de reserva de hoteles y ve el costo promedio de los hoteles que se adapten a tu estilo.

• Investiga cuánto cuesta la comida.Agrega estas dos cosas y ese es tu presupuesto diario para la supervivencia.Comida y refugio.

• ¿Qué actividades te gustan?La playa es gratis pero el buceo no.Tener una base para un presupuesto diario hará que te sea fácil tenerla en mente cuando estés explorando.

En el último par de años, mientras veía crecer a mi hijo de un bebé a un niño extraordinario, aprendí que un niño pequeño puede enseñarle a un adulto tres cosas fundamentales:

• Ser feliz sin ninguna razón específica en absoluto

• Ser siempre curioso y estar comprometido con lo que está pasando en el momento

• Aprovechar todos los recursos disponibles para conseguir tanto como te sea posible de lo que deseas

Es fácil ver cómo los dos primeros puntos reflejan ciertos aspectos de la atención plena; elegir ser feliz y estar presente. Pero, en mi caso, el tercer punto es la lección de atención plena más poderosa de todas ellas.

Verás, en nuestro hogar, el tercer punto a menudo significa Mac pidiéndome que sea más consciente. Porque el 90% de las veces lo que él desea más que cualquier otra cosa en el mundo es más atención de papá; que toda mi presencia esté con él.

Sí, mi pequeño Mac me enseñó una cosa o dos acerca de la importancia de ser consciente y estar presente. De hecho, tiene varias maneras de llamarme la atención cada vez que estoy haciendo lo contrario. Déjeme darte un simple, pero profundo, ejemplo:

Si Mac y yo estamos jugando en su habitación y salgo de la habitación por unos momentos para hacer algo, Mac mira alrededor y grita: "Papá, ¿dónde estás?"

Parece una respuesta lógica, ¿verdad? Pero aquí viene lo bueno...

Si no salgo de la habitación mientras estamos jugando, pero mi iPhone vibra con una notificación que me distrae por unos momentos, Mac me mira directamente y grita: "Papá, ¿dónde estás?"

En ambos casos, Mac sabe que no estoy presente. Para él, mi emocionalmente ausente y distraída mente es similar a mí levantándome y yéndome de la habitación físicamente.

Cuando me di cuenta de esto, hice un cambio.

Centra de nuevo tu mente - 12 citas

Como puedes ver, a pesar de haber estudiando y practicado la atención plena durante buena parte de una década, sigo siendo en gran medida un estudiante de ella (sí, y a veces mi hijo es mi mejor maestro también). Y, sinceramente, me siento bendecido por cada nueva lección de recibo.

Debido a que, como lo veo, lo mejor de ser un estudiante de por vida de la atención plena es que aprendo más y más sobre mí mismo con cada día que pasa. Mi creciente conciencia de mí mismo en el presente me ayuda a entender mejor lo que realmente está pasando en mi cabeza y corazón con cada paso del camino.

Si has sentido mucha ansiedad últimamente, o simplemente perder contacto con lo que es importante para ti, te insto a convertirte en un estudiante de la atención plena a mi lado. Es momento de volver a centrar tu mente.

Esta mañana, después de terminar una llamada con una estudiante del curso que está trabajando diligentemente para ser más conscientes acerca de sus principales prioridades (su familia y el impacto que está haciendo con su startup sin fines de lucro) he estado reflexionando sobre algunas de las verdades claves por las que Ángel y yo vivimos, y que luego transmitimos a nuestros estudiantes, que han re-centrado nuestras mentes y mejorado nuestra atención consciente en los últimos años.

He destilado estas verdades en doce citas fáciles de digerir para ti, con la esperanza de que puedas encontrar valor en ellas hoy...

1. A veces, tienes que decirle "no" a las cosas buenas que ser capaz de decirle "sí" a las cosas importantes. No puedes hacerlo todo. Se consiente y elige sabiamente.

2. El mejor regalo que le puedes dar a alguien es la pureza de tu atención.Sólo está presente con ellos y presta atención a las pequeñas cosas. Hazlo y descubrirás lo mejor de ti y de ellos.

3. Puedes llevar tu presencia contigo a dondequiera que vayas.Aprecia los pequeños momentos. Hay pocas alegrías en la vida que igualen una buena conversación, una buena lectura, un buen paseo, un buen abrazo, una buena sonrisa, o una buena respiración profunda.

4. La preocupación es el mayor enemigo del momento presente.No hace más que robar tu alegría y mantenerte muy ocupado haciendo nada en absoluto.

5. El problema no suele ser el problema.El problema a menudo es la increíble cantidad de energía sobre-pensando el problema. Déjalo ir y se libre.

6. Cuanta más ira hacia el pasado lleves en tu corazón, menos capaz serás de amar el presente.Y recuerda, dejar ir, no se trata de tener la capacidad de olvidar el pasado; se trata de tener la sabiduría y la fuerza para abrazar el presente.

7. El paraíso no es un lugar, es un estado mental.Siempre que el pasto parezca más verde en lo del vecino... Deja de mirar, deja de comparar, deja de quejarte y empieza a regar el pasto en el que estás parado.

8. Lo que separa el privilegio consciente del disfrute vacío es la gratitud.Un corazón agradecido es uno consciente; no toma las cosas por sentado. Y el regalo más grande de este reconocimiento es que cuanto más agradecido estés, más consciente te vuelves.

9. El secreto de la felicidad no siempre está en hacer lo que te gusta, sino en que te guste concientemente cualquier cosa que hagas.Está presente en cada paso, da tu mejor esfuerzo, y deja de lado el resto.  Siempre, siempre, siempre hay alguna razón para estar agradecido y alguna interesante lección para aprender a lo largo del camino.

10. El error más fundamental de la atención plena (el daño más común que nos hacemos a nosotros mismos) es practicar la ignorancia por no tener el valor y el respeto para detenernos un rato y mirarnos con honestidad y cuidado.

11. Para poder entender el mundo, tenemos que alejarnos de él en ocasiones.A veces simplemente necesitamos tomar distancia para ver las cosas con claridad de nuevo. Es importante recordar que el tiempo de inactividad, de descanso y de juegos son también productivos.

12. Debes sentarte tranquilamente durante quince minutos todos los días para reunir tus pensamientos, a menos que esté demasiado ocupado, en cuyo caso debes sentarte durante una hora.Recuerda esto. El mundo es como somos por dentro. Lo que pensamos, vemos, y en lo que nos convertimos en última instancia. Así que reúne y elige tus pensamientos con prudencia. Piensa en cómo quieres vivir.

7. Escribe los problemas que estás posponiendo

"La procrastinación comienza cuando evitamos pensar en los problemas que te esperan," dice visarga. "Antes de que tu energía de trabajo suba detente y piensa en los problemas, los detalles, ponlos en papel, haz una lista, un gráfico, o lo que quieras para describirlo."

Tal vez te des cuenta de que los problemas no son tan grandes como te imaginabas, o que puedes dividirlos en trozos más pequeños, y así te será más fácil empezar a abordarlos.

El director de Pixar, ganador de un Oscar, Pete Docter usa este truco para convertir las tareas abrumadoras en algo más manejable.

"Generalmente, tan pronto como hago la lista, descubro que puedo agrupar la mayoría de los problemas en dos o tres problemas más amplios que lo abarcan todo, así que en realidad no es tan malo. Tener una lista finita de problemas es mucho mejor que tener un sentimiento ilógico de que todo está mal," le dijo al presidente de Pixar Ed Catmull en "Creativity, Inc."

8. Haz lo que estás pensando

"El mejor consejo que he visto es cuando te pones a pensar en algo que deberías hacer, pero no estás haciendo, es simplemente levántate y hazlo." escribe burglarysheepspeak.

9. Sigue la 'regla de dos minutos'

GEEKitty tiene una "regla de dos minutos": "Si toma menos de dos minutos, hazlo."

Eso podría incluir lavar los platos sucios del desayuno o recoger tu ropa del piso.

Es similar a una estrategia usada por David Allen, autor de "Getting Things Done." En el momento que Allen ve un correo electrónico en su bandeja de entrada, decide si puedes responderlo en dos minutos o menos. Si es así, lo hace en el momento (por ejemplo, responderlo o eliminarlo).

10. No "rompas la cadena"

Iluvucorgi señala el "truco del calendario" que el actor y comediante Jerry Seinfeld usa para motivarse a escribir.

Como Seinfeld le dijo al desarrollador de software Brad Isaac, por cada día que realiza su escritura, pone un gran 'X' sobre ese día en su calendario. Después de unos días, tiene una buena cadena y su único trabajo es no romperla.

11. Ten una lista de cosas productivas que deseas hacer

Benjamin Congdon dice que cada vez que tiene una idea para un nuevo proyecto para el que no tiene tiempo para trabajar en ese día, lo pone en una lista especial. Entonces, en los días en que se siente particularmente desmotivado pero tiene mucho tiempo, revisa dicha lista.

"Cuando tengas lo que sería un ‘perezoso’ día, puedes empezar un proyecto en el que realmente disfrutarías trabajar en vez de ‘desperdiciar’ el día haciendo nada," escribe.

12. Encuentra una solución alternativa

Rebecca Martínez habla sobre "convertir tu pereza" en innovación. Ella escribe:

"La pereza nos ha llevado a un montón de innovaciones. ¿No quieres lavar toda tu ropa a mano? Inventa la lavadora. ¿Los campos son demasiado difíciles de arar? ¿Qué tal un timón?

"Ser perezoso puede conducirte a atajos e innovaciones útiles, así que encuentra la cosa en la que quieras realmente ser perezoso y entonces busca al forma de hacerlo de forma más sencilla. De repente tu pereza es realmente productiva.

13. Intercambia 'tengo que' por 'quiero hacerlo'

Digamos que temes estudiar, aunque lo necesites. Recuérdate que, técnicamente, es algo que quieres hacer.

Nina Bauer dice: "Trate de eliminar el término 'tengo que' por 'quiero hacer' y piensa en los beneficios de hacerlo. Ten en mente que decidiste estudiar para conseguir un nuevo trabajo o mejorar en tu campo, etc."

En su libro "The Achievement Habit," el profesor de ingeniería de Stanford Bernard Roth hace una sugerencia similar. La próxima vez que te digas a ti mismo que tienes que hacer algo, dite que quieres hacerlo también.

Roth escribe: "Este ejercicio es muy eficaz para hacer que la gente se dé cuenta de que lo que hacen en sus vidas, incluso las cosas que encuentran desagradables, son de hecho cosas que eligieron hacer."

Preocuparte por lo que la gente piensa de ti es parte de ser un ser humano normal.

De hecho, científicos en un estudio encontraron que el centro de recompensa en los cerebros de las personas se activaba cuando alguien les decía que aprobaba sus gustos por la música.

Sólo es un problema cuando eres consumido por preocuparte por tu reputación; cuando cada decisión por qué ponerte, con quién pasar el rato, e incluso qué carrera seguir están basadas en el miedo a parecer estúpido.

Por desgracia, es difícil deshacerte de este hábito. Para ayudarte a dejarlo, consultamos el hilo de Quora, "¿Cómo puedo dejar de preocuparme por lo que piensen los demás?" Y destacó las respuestas más convincentes.

Sigue leyendo para abrazar la experiencia completa de ser tú mismo.

1. Recuerda que la gente no está interesada en ti

Varios usuarios de Quora mencionaron que la gente en general no se preocupa por ti tanto como crees que lo hace.

Sibell Loitz , por ejemplo, le solicita a los lectores considerar la cantidad de tiempo ellos gastan pensando en los demás y en su comportamiento: "no mucho tiempo".

Los psicólogos llaman a la tendencia a sobrestimar cuánto otras personas te prestan atención "efecto proyector". En un estudio del año 2000 que apareció en Tech Insider, se le pidió a la gente asistir a una fiesta llevando una camiseta con la foto de Barry Manilow en ella (el cual se supone que es embarazoso).

Efectivamente, esas personas sobreestimaron significativamente lo mucho que las otras personas en la fiesta notaron su camiseta.

2. Cuéntate una historia diferente

Nadie puede hacer que pienses o te sientas de una manera determinada; se trata de la forma en que interpretas sus comportamientos. Así que cambiando esa interpretación, podrás ser capaz de hacerte pensar y sentir más positivamente.

Karen Renee da un ejemplo. Tal vez habitualmente te digas a ti mismo: "Hoy yo [la acción] y todo el mundo se rió. Deben pensar que soy estúpido. Soy estúpido. Todos saben que soy estúpido. No puedo verlos a la cara de nuevo!"

En lugar de eso, Renee dice que podrías decirte: "Hoy yo [la acción] y todo el mundo se rió. Creo que animé a un par de personas que estaban teniendo un mal día, aunque fuera por accidente..."

Renee cita la investigación de Brene Brown sobre cómo superar la vergüenza, y preocuparte por lo que los demás piensan de ti. Brown le dijo recientemente a Tech Insider que su truco número uno para tener relaciones duraderas es reconocer que tu percepción sobre el comportamiento de tu pareja es "la historia que me estoy inventando."

"Básicamente," dijo, "le estás diciendo a la otra persona tu lectura de la situación; y al mismo tiempo admitiendo que sabes que no puede estar 100% en lo correcto."

3. Conoce más gente

Marie Stein recomienda diluir la opinión negativa fuerte de alguien consiguiendo un montón de otras perspectivas.

"Cuanta más gente conozcas, más te darás cuenta de que cada uno tiene una opinión diferente," escribe. "La única opinión sobre ti que importa, esa que se queda contigo durante toda tu vida y que puedes controlar, es la tuya."

4. Trate de que los demás se sientan cómodos

"¿Cómo sabes que los otros con quienes compartes tu compañía no son ellos mismos inseguros?" escribe Aurora Clawson.

"Otros pueden actuar con seguridad, pero muchas veces están actuando. ¿Y si ayudas a otros a sentirse cómodos? Sé un nutriente y no tendrás que preocuparte por lo que los demás piensan de ti."

Clawson tiene razón; investigaciones sugieren que generalmente somos bastante malos para adivinar cuánto los demás tienen problemas. Piensa en lo que puedes hacer para facilitar sus vidas, y puedes descubrir que tus preocupaciones personales son menos relevantes.

5. Enfócate en controlar tus pensamientos, no los suyos

Gennaro Cuofano señala que uno no tienen control sobre los pensamientos de los demás: "Por lo tanto, si gastas incluso un minuto de energía mental enfocándote en lo que otros piensan de ti, estarás desperdiciando tiempo y energía."

En su lugar, sugiere tratar de manejar tus propios pensamientos sobre la situación.

Mientras tanto, la psicoterapeuta Amy Morin escribe que las personas mentalmente fuertes rara vez se enfocan en las cosas que no pueden controlar. Una vez que cambies tu foco fuera de esas cosas, probablemente serás más feliz y estarás menos estresado.

6. No trates de complacer a todos

Múltiples usuarios de Quora contaron la misma historia, acerca de dos personas y un burro, el cual apunta a la tontería de tratar de complacer a todos.

Al principio, dos personas están montando un burro, y los transeúntes los llaman crueles. Entonces, una persona monta el burro mientras que el otro camina, y los transeúntes llaman al jinete egoísta. Cambian de posición y ahora el nuevo jinete se llama egoísta.

Finalmente, ambas personas caminan junto al burro y los transeúntes se ríen de ellos por no saber montar un burro.

La moraleja de la historia, dice Syeda Ratal Zehra, es que "la gente siempre te juzgará no importa qué."

7. Entiende que está bien preocuparse por lo que los otros piensan

Está bien cuidar de tu reputación. La clave es no dejar que esa preocupación te abrume.

Marissa Russell escribe:

"Nunca puedes dejar de preocuparte por lo que la gente piensa de ti.

Debido a que los seres humanos son los guardianes de tantas de las cosas por las que nos esforzamos en la vida (empleos, promociones, premios, construir una clientela, encontrar un compañero de vida, etc.), lo que la gente piensa de ti realmente importa en varios casos.

La clave para la libertad interior es preocuparte más por lo que tú piensas de ti que por lo que los demás piensan de ti."

"Sube la cabeza, abre el corazón. Para mejores días!" – T.F. Hodge

Este artículo fue inspirado por un correo que recibimos esta mañana de un estudiante nuevo de nuestro curso:

Estimado Marc y Angel,

Hay tanto que todavía quiero crear y fomentar en mi vida, y sin embargo me siento totalmente abatido.

Siento que no tengo nada porqué trabajar. He pasado por muchas cosas en mi viaje hasta aquí, y estoy ahora en un punto en el que perdí toda mi motivación; Simplemente parece que no puedo encontrar las fuentes externas e internas de motivación que solía tener.

¿Tienen alguna sabiduría que puedan compartir?

Atentamente, 
Un Estudiante Desanimado

Nuestra respuesta (una respuesta abierta para todos aquellos que han perdido su motivación):

Estimado estudiante desanimado,

Es hora para una breve historia sobre la vida...

Había una vez una mujer de unos sesenta años que se dio cuenta de que había vivido toda su vida en la misma pequeña ciudad. Y aunque había pasado décadas soñando entusiasmadamente con viajar y ver el mundo, nunca había dado un solo paso para hacer de ese sueño una realidad.

Finalmente, se despertó en la mañana de su cumpleaños número 65 y decidió que había llegado el momento! Vendió todas sus posesiones a excepción de algunos artículos de primera necesidad que necesitaba, puso esos elementos en una mochila, y comenzó su camino hacia el mundo. Los primeros días en la carretera eran impresionantes y llenos de temor; con cada paso adelante sentía como si finalmente estuviera viviendo la vida que había soñado.

Sin embargo, unas pocas semanas más tarde, los días en la carretera comenzaron a hacer estragos en ella. Se sentía fuera de lugar y extrañaba la comodidad de su antigua vida. A medida que sus pies y piernas sentían cada vez más y más dolor con cada nuevo paso, su estado de ánimo también dio un giro para peor.

Finalmente se detuvo, se quitó la mochila, la estrelló contra el suelo, y se sentó al lado de ella mientras las lágrimas comenzaron a correr por sus mejillas. Se quedó toda desesperanzada ahí mirando el largo y tortuoso camino que alguna vez la llevó a un mundo asombroso, pero ahora parecía conducir solamente a la incomodidad y la infelicidad.

"¡No tengo nada! No tengo nada en mi vida! ", Gritó fuerte con todo sus pulmones.

Coincidentemente, un renombrado gurú y consejero de vida de un pueblo cercano descansaba en silencio detrás de un árbol de pino al lado de donde estaba sentada la mujer. Cuando la mujer comenzó a gritar, el gurú escuchó cada palabra y sintió que era su deber ayudarla.

Sin pensarlo dos veces, saltó de detrás del árbol de pino, agarró su mochila y corrió hacia el bosque que se alineaban a ambos lados de la carretera. Aturdida y con total incredulidad, la mujer comenzó a llorar aún más fuerte que antes, hasta el punto de quedar completamente sin aliento.

"Esa mochila era todo lo que tenía," exclamó. "Y ahora se ha ido! Ahora todo se ha ido en mi vida!"

Después de unos diez minutos de muy necesarias lágrimas, la mujer poco a poco controló sus emociones, se levantó de nuevo y comenzó a tambalearse lentamente por el camino. Mientras tanto, el gurú salió del bosque y en secreto colocó la mochila en medio de la calle a una corta distancia por delante de la mujer.

Cuando los ojos llorosos de la mujer vieron la mochila, casi no podía creer lo que estaba viendo; todo lo que pensaba que había perdido estaba una vez más justo en frente de ella. No pudo evitar poner una sonrisa de oreja a oreja. "Oh, gracias a Dios!" Exclamó la mujer. "¡Estoy muy agradecida! Ahora definitivamente tengo lo que necesito para seguir adelante..."

RECUERDA:

A medida que viajamos a través de nuestras vidas personales y profesionales, inevitablemente habrá periodos de increíble frustración y desesperación.

Durante esos tiempos difíciles, a veces parecerá que lo perdimos todo, y que nada ni nadie podría motivarnos para movernos hacia adelante en la dirección de nuestros sueños. Pero al igual que la mujer que se topó con el gurú, todos estamos sosteniendo con nosotros una mochila de apoyo que se presenta de muchas formas; puede ser un simple correo electrónico o mensaje de texto de alguien que respetamos, artículos de inspiración de un blog, libros interesantes, vecinos amables, y mucho más.

Cuando nos sentimos desanimado y desmotivados, nuestra oportunidad es doble:

1. Para reconocer y apreciar nuestra mochila de apoyo (nuestras fuentes externas de motivación) antes de que algún gurú al azar (o alguien con intenciones mucho más torcidas) tenga que robárnosla para por fin poder ver lo que siempre dábamos por sentado.

2. Para estar presente y aprovechar nuestros propios corazones y mentes (nuestras fuentes internas de motivación) las cuales tienenel poder para ponernos de pie y guiarnos por el camino hacia nuestra mochila de apoyo, incluso cuando parezca haberse perdido para siempre.

No importa tus circunstancias, siempre tienes lo que necesitas para dar el siguiente paso.

Como Epicuro tan profundamente dijo, "No eches a perder lo que tienes deseando lo que no tienes; recuerda que lo que ahora tienes fue alguna vez una de las cosas que tenías esperanza tener."

Ten conciencia plena. Está presente.

Sigue adelante.

Pasito a pasito.

Atentamente,
Marc y Angel