Necesitas hacer estas dos cosas difíciles para ser feliz. Parte I

En el fondo sabes que esto es cierto.

Tienes que hacer cosas difíciles para ser feliz en la vida. Las cosas que la mayoría de las personas están evitando. Las cosas que te asustan y te hacen sentir incómodo. Las cosas que los demás no pueden hacer por ti. Las cosas que te hacen cuestionar cuánto tiempo más puedes aguantar y empujar hacia adelante.

¿Por qué?

Porque ésas son las cosas que te definen. Esas son las cosas que hacen la diferencia entre existir y vivir, entre conocer el camino y caminar el camino, entre una vida de mediocridad y una vida llena de progreso y realización.

Por supuesto, las cosas difíciles a menudo son las cosas más fáciles de evitar. Distraerse. Postergar. Poner excusas. Fingir que de alguna manera no se aplican a ti y a tu situación actual.

Pero la realidad siempre nos alcanza al final. Y la verdad sobre cómo la gente común consigue felicidad inmensa y logran hazañas increíbles es que salen de sus zonas de confort y hacen las cosas difíciles que sus pares más privilegiados, talentosos y calificados no tienen el valor, el impulso o la determinación de hacer.

Así que por tu propio bien, comienza a hacer las cosas difíciles HOY. Te garantizo, te sorprenderás de lo notable que realmente eres y lo increíble que tu vida puede llegar a ser, tanto personal como profesional.

Las cosas duras que te llevarán a la felicidad

La forma de aplicar el concepto de "hacer las cosas difíciles para ser felices" puede variar mucho. Pero si estás buscando un lugar para comenzar, permíteme hacerte dos sencillas (pero no fáciles) recomendaciones...

1. Ejercita tu auto-disciplina en pequeñas dosis diarias.

Piensa en los problemas más comunes que enfrentamos en nuestras vidas; desde la falta de presencia, a la falta de ejercicio, a las dietas poco saludables, a la postergación, y así sucesivamente. En la mayoría de los casos, problemas como estos no son causados por una dolencia física, sino por una debilidad mental; una debilidad de nuestra auto-disciplina.

Al igual que cada músculo del cuerpo, la mente necesita ejercitarse para ganar fuerza. Necesita hacer ejercicio constantemente para crecer y desarrollarse con el tiempo. Si no te exigiste de cientos de pequeñas maneras a través del tiempo, obviamente te derrumbarás en el día en que las cosas se pongan un poco desafiantes.

Pero no tiene por qué ser así. Tienes una opción…

Puedes elegir prestar atención cuando sería más fácil agarrar tu teléfono. Puedes elegir ir al gimnasio cuando sería más cómodo dormir. Puedes elegir crear algo especial cuando sería más rápido consumir algo mediocre. Puedes elegir levantar la mano y hacer esa pregunta cuando sería menos estresante permanecer en silencio. Puedes demostrarte a ti mismo, en cientos de pequeñas maneras, que tienes las agallas para entrar en el ring y luchar con la vida.

La fuerza mental se construye a través de muchas pequeñas victorias diarias. Son las decisiones individuales que tomamos día a día las que desarrollan nuestros músculos de "fuerza mental". Todos queremos este tipo de fuerza, pero el desearlo solo no nos llevará hasta allí. Si lo quieres, tienes que crear rituales diarios positivos en tu vida que refuercen lo que deseas. Y eso significa que debes aprender a ejercitar constantemente tu auto-disciplina acordemente.

La autodisciplina es una habilidad que debe ser perfeccionada. Es la capacidad de superar las distracciones y lograr hacer las cosas correctas. Implica actuar de acuerdo a lo que sabes que es correcto en lugar de cómo te sientes en el momento (tal vez cansado o perezoso). Y normalmente requiere sacrificar el placer inmediato y la emoción por lo que más importa en la vida.

La falta de autodisciplina para la mayoría de nosotros es simplemente el resultado de una falta de enfoque. En otras palabras, nos decimos que vamos a hacer algo, pero no lo hacemos. Cuando esto me sucede, primero y ante todo, me perdono por haberlo estropeado, y luego me esfuerzo por ser consciente de lo que realmente está pasando.

¿Estoy postergando por alguna razón? ¿Estoy distraído? En vez de decirme que soy "malo" o "indisciplinado", trato de descubrir de manera productiva un problema más específico y solucionable, y entonces arreglarlo.

Pero…

¿Qué puedes hacer si tu vida está en completo desorden, casi no tienes autodisciplina o rituales diarios, no puedes apegarte a nada, pospones constantemente y te sientes completamente fuera de control?

¿Cómo comenzar a construir un ritual saludable de autodisciplina cuando tienes tantos cambios que hacer?

Empiezas pequeño. Muy pequeño.

Si no sabes por dónde empezar, permíteme sugerirte que empieces simplemente lavando tus platos. Sí, me refiero literalmente a lavar tus platos. Es un pequeño paso adelante: Cuando comas tu avena, lava la taza y la cuchara. Cuando termines de beber tu café por la mañana, enjuaga la cafetera y tu taza. No dejes ningún plato sucio en el fregadero o en el mostrador para más tarde. Lávalos inmediatamente.

Forma este ritual un plato a la vez, un día a la vez. Una vez que hagas esto de forma consistente durante unas pocas semanas, puedes empezar a asegurarte de que el fregadero quede limpio también. Luego el mostrador. Entonces pon tu ropa donde pertenece cuando las saques. A continuación, empieza a hacer unos cuantos abdominales todas las mañanas. Come algunas verduras para la cena. Etcétera.

Haz uno de estos a la vez, y empezarás a construir un ritual saludable de autodisciplina, y finalmente sabrás que eres capaz de hacer lo que debes hacer... y terminar lo que empiezas.

Pero, de nuevo, por ahora, sólo lava tus platos. Atención plena, con una sonrisa.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en marcandangel

Compartir :)