Mi papá es negociador de rehenes, aquí tienes 3 de sus consejos para conseguir a tus hijos hagan lo que quieras

Mi papá es un negociador de rehenes entrenado. Él aplicó las habilidades que los expertos usan en situaciones de crisis para que siguiera sus órdenes cuando era niña… y funcionó.

No era una niña desobediente, pero puedo decirte que cuando mi padre me pedía que lavara los platos, siempre lo hacía mucho más rápido que cuando mi madre me exigía lo mismo. ¿Cómo lo hacia?

Fui directamente a la fuente para averiguarlo.

El capitán Keith O'Sullivan, ex comandante de la Unidad Wayne de Negociación de Crisis de la Policía (también conocido como mi papá) explicó algunas de las técnicas que los negociadores de rehenes utilizan para obtener lo que quieren. Convenientemente, estos consejos también resultan útiles cuando les asignas tareas a tus hijos.

1. Sé amable

"Es difícil para las personas ser malas con alguien que está siendo amable," dice O'Sullivan. Así que cuando asignes una tarea desagradable, hazlo con una sonrisa. Una voz tranquila y amable será recibida mejor que un tono de urgencia o demandante.

2. Disfraza las órdenes como pedidos

A la gente no le gusta que se les diga qué hacer. Si un negociador quiere que un sujeto abarricado coopere, le pedirá cortésmente si puede salir para discutir el problema. Si quieres que tu hija adolescente limpie su habitación, menciona casualmente que está un poco desordenado y pregúntale si puede encontrar algo de tiempo para arreglarlo.

Cuando quieres que haga algo, al principio el pedido puede encontrar resistencia. "Entonces encuentra un terreno en común," dice O'Sullivan. "Por ejemplo, 'Tan pronto como sueltes ese rehén, podremos trabajar en atender tu lista de demandas.’ O, 'Tan pronto como ordenes esa habitación, podremos salir a tomar un helado."

3. Practica la escucha activa

Esto es crucial si alguien está tratando de discutir contigo o probar un punto.

¿Tu hijo quiere ir a la casa de su amigo antes de cortar el césped? No interrumpas. Resiste la tentación de desacordar. Sólo escucha.

"Deja que el secuestrador (o en este caso, miembro de la familia) sapa que estás escuchando sus preocupaciones y tranquilízalos haciéndoles saber que estás de su lado," dice O'Sullivan. "Y entonces el resto de la negociación se hará más fácil a medida que avances hacia el cumplimiento de tus objetivos"

"Al final, lo que quieres es que todos sientan como que formaron parte en el proceso decisiones y tú lo hiciste posible," dice O'Sullivan.

En otras palabras, Tu hija sentirá que ella quería sacar la basura.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en businessinsider

Compartir :)