Logré completar cientos de desafíos de 30 días: Esto es lo que aprendí

Hice quizás más de un centenar de desafíos a lo largo de los años. Comenzó con la salud y la forma física, muy atrás en el tiempo.

Mi amigo y yo preparamos las comidas en nuestras pequeñas cabañas, y nos desafiamos a comer limpio toda la semana, hasta el día de la trampa. Hice un Whole30 que se convirtió en un whole90.

Una vez, mi entrenador me dio -y acepté- el desafío de hacer 10,000 lenvantamientos de kettlebell en un mes.

Confía en mí cuando te digo que mi derrière nunca volvió a ser el mismo.

Antes de adentrarme demasiado en por qué considero que los Desafíos son tan estimulantes para el cambio y el crecimiento, y el crecimiento que vi en mi vida en el transcurso de asumir Retos, debemos acordar en algunas cosas.

O una cosa. A saber, lo que quiero decir con "desafíos".

No estoy hablando genéricamente sobre cosas que son un poco difíciles de hacer, o mucho más difíciles, aunque también me gustan.

Cuando uso la palabra desafíos con D mayúscula, estoy hablando de algo muy particular:

Un programa para hacer una determinada actividad (o, supongo, no hacer una determinada actividad):

• Eso que no hago actualmente
• En una cierta frecuencia
• Por un cierto número de días.

Pienso en los Desafíos como proyectos autodirigidos para cambiar mi comportamiento o provocar algún crecimiento o desarrollo personal. Tengo claro que me gustaría tenerlos.

A veces quiero un cambio de mentalidad o quiero hacer (o romper) un hábito, o simplemente tengo una especie de proyecto grande que quiero completar a toda velocidad, y los desafíos son el contenedor que encontré que a menudo funcionan para llegar allí.

 Y funcionan siempre. Este es el por qué.

Te dan espacio para cosas nuevas en tu mundo/vida/calendario/día/mente, que de otro modo estarían abarrotados.

Los desafíos mantienen espacio en tu mente y tu calendario para las cosas que deseas hacer. También te obliga a priorizar, y decidir qué cosas no harás por ese marco de tiempo.

Los desafíos también suelen implicar cierto nivel de seguimiento y responsabilidad, y a menudo también (de forma natural o formal) social: todas estas cosas acumulan la baraja de cambios a tu favor.

Desarrollan Momento y hábitos al enfocar tu energía en acciones que puedes controlar, en comparación con resultados que son más grandes o están fuera de tu control.

Si deseas escribir un libro, establecer un Desafío que diga que vas a escribir durante 2 horas al día automáticamente desencadenará cierto progreso e Momento mental, porque sabes que si lo haces una y otra vez, durante seis meses, las posibilidades son muy buenas, tendrás al menos un borrador en su lugar cuando hayas terminado.

Deshacen grandes transformaciones en prácticas diarias factibles.

Un reto para cortar con el azúcar y el alcohol durante 30 días es mucho más probable que cree un cambio duradero que una meta nebulosa  de “perder 20 kilos”. En lugar de "escribir un libro", desafíate a escribir algo, cualquier cosa, todos los días durante 30 días, y observa lo que sucede.

Crean un estándar y proporcionan una estructura.

Sin las reglas de un Desafío, tus metas pueden estar sin estructura y simplemente difícil de ponerlas en un marco mental. Tener un estándar al que acceder, ya sea un conteo de palabras o varios días en los que harás algo, generará competitividad y energía.

Pero ese estándar es personal.

Eres tú propio jefe en un desafío. Ya sea que lo crees tú mismo o que aceptes un Desafío que alguien más está realizando, decidiste tomarlo. Y tienes autoridad infinita para modificar los términos de un Desafío a fin de que funcione para ti.

Puedes comenzarlo una semana más tarde que todos los demás. Puedes hacerlo durante 10 días en lugar de 30. Puedes hacerlo por 3 días/semana en lugar de 7. Un desafío es una competición, pero es sólo entre tú y tú.

Son duros, rápidos y divertidos.

Tener una fecha para empezar y terminar hace que te resulte más fácil acostumbrarte a hacer algo difícil para ese período de tiempo, en lugar de decirte a ti mismo que tienes que empezar algo nuevo y hacerlo por todos los días de tu vida.

Los desafíos dejan una transformación exitosa a su paso, independientemente de si tienes un técnicamente "puntaje perfecto".

La primera vez que tome un Desafío, lo tome por unos 30 días. Y, sinceramente, me alegré de haber hecho tanto, y lo vi como una X cantidad de días más de lo que había escrito el mes anterior. Durante esos días, también hice un montón de progresos para aclarar un proyecto de libro en el que quería trabajar y algunas decisiones importantes que debía tomar.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en linkedin

Compartir :)