Las personas manipuladoras le lavan el cerebro a sus parejas usando algo llamado “Perspecticidio”: Estas son las señales de que te lo están haciendo

Vivir con una pareja controladora o abusiva es confuso y agotador. Te culpan por cosas que no fueron tu culpa, o que ni siquiera hiciste, y te aíslas de tus amigos y familiares para mantener feliz al abusador.

La forma en que ves el mundo también puede cambiar completamente, porque podría ser peligroso para ti saber la verdad.

Lisa Aronson Fontes, investigadora de psicología en la Universidad de Massachusetts Amherst y autora de "Invisible Chains: Overcoming Coercive Control in Your Intimate Relationship", le dijo a Business Insider que la palabra para esto es "perspecticidio".

Ella dijo que la palabra, que básicamente significa "la incapacidad de saber lo que sabes", se utilizó por primera vez en la literatura sobre el lavado de cerebro de los prisioneros de guerra, y también se aplicó para las personas en los cultos.

"En una relación abusiva o de control, con el tiempo la pareja dominante cambia la forma en que piensa la víctima", dijo Fontes. "El abusador define qué es el amor. El abusador define lo que es apropiado en términos de supervisar al compañero. El abusador define qué es lo que está mal con la víctima, y qué necesita hacer para cambiarlo".

Con el tiempo, la víctima (o sobreviviente, si ese es tu término preferido) pierde sentido de cuáles eran sus propias ideas, metas y pensamientos. En cambio, comienzan a tomar los de su pareja dominante.

"A través de perspecticidio, las personas renuncian a sus propias opiniones, afiliaciones religiosas, amigos, metas en la vida, etc.", dijo Fontes. "No estoy hablando de la influencia mutua natural que ocurre en todas las relaciones íntimas; esto es mucho más nefasto y unilateral".

Alguien puede caer en la trampa de un abusador de varias maneras, pero a menudo es a través del abuso psicológico, emocional o físico. Una vez que la víctima ha sido enganchada y atrapada, su pareja comienza a abatirla con comentarios despreciadores e insultos.

Sin embargo, a menudo pausan el abuso con períodos intermitentes de amabilidad y calidez. Esto significa que la víctima está unida-traumáticamente con su pareja, constantemente tratando de hacerlos felices, porque creen que merecen ser castigados si no lo hacen.

Las víctimas se convierten en prisioneros en sus propias vidas.

La pareja controladora podría cortarle recursos como el dinero y transporte, prácticamente manteniendo prisionera a la víctima. Al vivir con miedo, la víctima cambia la forma en que se ven a sí mismas y al mundo.

Fontes recordó varias historias de personas que habían sido controladas por sus parejas. Todos sus ejemplos eran de mujeres que estaban siendo abusadas, pero es importante notar que el abuso emocional, psicológico y físico puede ocurrirle a cualquiera.

Un hombre convenció a su esposa de que no podía tener su propio cepillo de dientes, porque las parejas casadas comparten estas cosas. Tampoco la dejó tener privacidad, ni siquiera le permitieron cerrar la puerta cuando ella estaba usando el baño.

Otro esposo durmió todo el día para poder mantener a su esposa despierta por la noche. Deliberadamente no la dejó dormir, controlando lo que comía y ocultó su medicación, lo que la debilitó físicamente. Eventualmente, ella incluso olvidó su edad porque todo, hasta la forma en que caminaba, era administrado por otra persona.

Otras historias involucraban a una mujer que creía que su pareja podía leer su mente, cuando en realidad la estaba espiando con cámaras en su casa y rastreadores en sus pertenencias. Otro hombre realmente le dijo a su esposa que había insertado un micrófono en sus empastes para controlar a dónde iba todo el día.

"En realidad la estaba monitoreando a través de otras rutas, pero ella creía lo que él decía, no tenía otra explicación de por qué sabía todo sobre sus días", dijo Fontes. "Por supuesto, cualquiera a quien ella le dijo esto pensó que estaba loca. Esto la aisló aún más".

Para la víctima, su vida se ve abrumada por preguntarse cómo apaciguar a su pareja controladora. Fontes dijo que incluso pueden experimentar signos físicos de estrés con el tiempo, como cambios a la hora de comer y dormir, dolores de cabeza o espalda y problemas digestivos, porque están demasiado preocupadas por la ira de su compañero.

"Una persona que está siendo controlada coercitivamente, incluso sin violencia física, no se siente libre de vivir su propia vida en sus propios términos", dijo.

Si crees que puedes ser víctima de abuso de cualquier tipo, puedes hablar con tu médico de cabecera de confianza, o ponerte en contacto con organizaciones como Women's Aid y Victim Support.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en businessinsider

Compartir :)