La guía definitiva para decirle “NO” a las personas a las que no puedes decirles “no”. Parte II

De la parte I

"Las consecuencias de un ‘no’ rara vez son tan malas como piensas que van a ser", dice Newman. El cielo no se caerá, tu familia no dejará de quererte, y tu jefe no te despedirá; todos probablemente te respetarán a ti y a tu tiempo un poco más si les dices que "no" más a menudo.

¿Suena difícil? Aquí tienes cómo decirle no a las personas a las que no puedes decirles no:

Parte II

Tus clientes, y trabajo en general

¿Por qué sientes que no puedes decirles que no?: Como profesional independiente, estoy más familiarizado con esto de lo que me gustaría. Siempre tengo miedo de rechazar trabajos, porque ¿qué pasa si ese editor al que le dije "no" se molesta y no me pide más artículos en el futuro?

"Tememos perder un cliente si no nos inclinamos a cada deseo o petición, pero aceptar más de lo que podemos hacer con comodidad o hacer bien, puede ser contraproducente," dice Newman.

Cómo decirles que no: Si tomas más trabajos del que puedes hacer con tu mejor nivel, más probabilidades hay de que tu cliente se vaya a otro lado en el futuro por esa razón que por el hecho de que le dijeras que "no." Además, cinco minutos después de haberle dicho a tu cliente que "no," probablemente ya lo haya olvidado.

"Cuando decimos que 'no', el que lo pide ya está con la siguiente persona," dice Newman. "Él o ella no está pensando tanto en ti como piensas; eso también es verdad con los compañeros de trabajo, amigos y familiares. Si eres bueno en lo que haces o en lo que quieren que hagas, probablemente vuelvan a pedírtelo la próxima vez que les surja la necesidad."

La próxima vez que necesites decirle que "no" a un cliente, Newman sugiere decir, "Lamento no poder tomar tu proyecto en este momento. Te estaría haciéndote un flaco favor si lo hiciera. Espero que considerares pedírmelo de nuevo dentro de un tiempo."

"Decir palabras como esas demuestra que quieres trabajar para ellos, que tienes sus mejores intereses en el corazón y que estás realmente entusiasmado por ayudar", dice Newman, que señala en también podrías preguntarles si podrías comenzar con el proyecto más tarde o acordar una fecha de vencimiento cómoda para poner en relieve tu entusiasmo por trabajar para este cliente en particular.

Tus obligaciones sociales

¿Por qué sientes que no puedes decirles que no?: Ya sea que se trate de tus compañeros de trabajo que te pidan que vengas a tomar algo, o amigos que no son del trabajo que te pidan usar tu día libre para ayudarlos con su mudanza, decirles "no" a las personas que te agradan puede hacerte sentir mala persona.

"Los amigos son un apoyo, nos apuntalan cuando estamos abajo, nos ayudamos unos a otros cuando surge una necesidad," dice Newman. "Estos muchos roles, la definición misma de amigo, hace que decir no sea extremadamente difícil."

Cómo decirles que no: La buena noticia, dice Newman, es que sólo debes decirles "no" y entonces olvidarte de ello, porque tus amigos también lo harán. "Probablemente 99 de cada 100 casos, tu ‘no’ será olvidado rápidamente porque el autor de la pregunta casi inmediatamente se concentrará en buscar a alguien más. Sólo tú llevas el peso y la preocupación de la culpa."

Para mover las cosas, Newman sugiere evitar largas explicaciones que le den al autor de la petición  espacio para volver a pedírtelo u ofrecer fechas, horas o compromisos alternativos. Se breve, y asegúrate de dejar en claro con tu negativa que no se trata de ellos diciendo cosas como: "Mis horarios son terribles, me gustaría salir, pero no es posible" o "no me siento bien prestándole mi camión a la gente. Esa es mi política."

"Decirle que no incluso a amigos y conocidos casuales es más simple cuando piensas en lo bueno que es para ti y dejas de preocuparte por lo que las demás personas piensan," dice Newman. "La mayoría de las personas tienen memorias sorprendentemente cortas."

Tus obligaciones familiares

¿Por qué sientes que no puedes decirles que no?: Ellos son tu familia. Creciste con estas personas, o te casaste con ellas, o las criaste.

"Los familiares son las personas a las que más amas, y inversamente son las personas que más te enfurecen con sus incesantes peticiones," dice Newman. "Por razones complejas que se desarrollaron durante los últimos años, no quieres decepcionarlos o enfrentarte con su desprecio. Para empeorar las cosas, probablemente te hayas convencido de que se supone que debes estar ahí para ellos, que es tu trabajo ayudarlos a resolver todos sus problemas y mantener la paz."

Lo que es aún peor, a menudo tu familia conoce tus debilidades y sabe cómo usarlas para agotar tu paciencia.

Cómo decirles que no: Esto varía en gran medida por quien en tu familia te está solicitando qué, pero la clave está en ser firme y honesto. Si alguien quiere algo de tu tiempo y no puedes dárselo, dile que no puedes y explicarle por qué. Se directo y defiende tu posición si protestan.

Si alguien quiere tu talento, pero simplemente no tienes el tiempo para ayudarlo, un simple, "Puedes hacerlo tan bien como yo," funciona de maravillas, rechazas gentilmente su petición y aumentas su confianza. También puedes añadir, "Te diré cómo".

Y si alguien de tu familia te solicita un gran favor, como cuidar a sus hijos, decir: "Es una responsabilidad que me pone muy nervioso," será suficiente para ponerlos a buscar a alguien más.

Y si todavía tienes problemas para decir "no", comprende que hacerlo a menudo beneficiará tu relación con tus seres queridos en el largo plazo.

"Los padres, los hijos y las parejas presentan el desafío supremo en la búsqueda de marcar tus límites y ser alguien que pueda decir ‘no’ más fácilmente," dice Newman. "Vas a comenzar a resentirte con los miembros de tu familia, sin importar su edad o quiénes sean, si continúas cediendo a todas sus necesidades y deseos."

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en fastcompany

Compartir :)