Esta es la razón más probable de porqué te sientes exitoso, pero todavía no eres feliz

"¿Cómo puedo tener éxito?"

Es una pregunta que muchos de nosotros nos hacemos y tenemos problemas para contestar. Porque ¿qué es el éxito, después de todo? ¿Es escribir un libro y vender un millón de copias? ¿Ganar premios? ¿O simplemente sentirte satisfecho con tu trabajo?

A menudo nos dicen que el éxito está en el ojo del espectador, que tenemos que definirlo por nosotros mismos, en términos que sean significativos para nosotros.

Es cierto. Pero no nos dicen cómo hacerlo, y cuando lo intentamos, muchos de nuestros logros terminan encajando en el molde de alguien más (como en el de nuestros empleadores o la sociedad) y no en el nuestro. Y por eso quedamos insatisfechos o infelices, deseando tener algo más u otra cosa, no importa qué tan "exitoso" seamos.

Aquí hay un vistazo de una de las razones más probables.

Las tres clases de éxito

Como alguien que estudió y escribió sobre la psicología de la felicidad, descubrí que hay más o menos tres tipos de éxitos. El truco (primero) es recordar que no puedes tenerlos todos a la vez, y después descubrir a cuál estás apuntando. Se parece algo a esto:

éxito

1. El éxito en ventas se trata de conseguir que la gente compre algo que has creado o proponga una oferta: Tu libro es un éxito comercial! Todo el mundo lo está leyendo, todo el mundo habla de él, estás en la televisión. Vendes cientos, luego miles, y entonces incluso millones de copias. Los camiones pitan una señal cuando dar marcha atrás en tu garaje para descargar el interminable pago de regalías. (La mayoría de los autores pueden decir que el negocio editorial no funciona de esta manera a excepción de un puñado con suerte, pero entiendes la idea.)

2. El éxito social significa que eres ampliamente reconocido entre tus pares; por personas que respetas. Has ganado el éxito crítico. El renombre en tu industria. Para ampliar el ejemplo del autor del libro, el New York Times revisa tu última novela. Eres preseleccionado para el premio Man Booker, y los más grandes creadores de tendencias están hablando sobre ti y tu trabajo (sea o no sea un éxito comercial).

3. El éxito personal está en tu cabeza. Es invisible. Sólo tú sabes si lo tienes, ya que corresponden a medidas internas establecidas por ti mismo. El éxito personal significa que has logrado lo que querías lograr. Para ti. Estás profundamente orgulloso y satisfecho por tu trabajo.

Estas tres categorías son amplias y por lo tanto aproximadas, pero es por eso que son tan útiles: Es muy probable que cualquier logro importante que alcances caiga más claramente en una que en otra. Se aplican a casi todas las industrias, profesiones y aspectos de la vida. El punto es que el éxito no es unidimensional. Para poder ser realmente feliz con tus éxitos, primero tienes que decidir qué tipo de éxito quieres.

¿Te dedicas al marketing? El éxito de ventas significa que tu producto voló de los estantes y tus números superaron los pronósticos. El éxito social significa que se escribió sobre ellos en revistas de alto impacto, te nominaron para un premio, o fuiste reconocido por el CEO de tu empresa. ¿El éxito personal? Eso es siempre el mismo, no importa quién seas o qué hayas logrado: ¿Cómo te sientes con tus logros?

¿Eres profesor? El éxito de ventas significa que te están ofreciendo promociones basados en tu trabajo en clases, los cuales tus superiores quieren ampliar e implementar más ampliamente. Te preguntan si estás interesado en convertirte en un administrador. El éxito social significa que maestros respetados te invitan a presentar conferencias, ser mentor de los nuevos maestros, y los directores de las escuelas del distrito te reconocen por tu trabajo. ¿El éxito personal? De nuevo: ¿Cómo te sientes con tus logros?

No puedes tenerlo todo, pero igual puedes ser feliz

Aquí está el truco: Si bien pueden superponerse, es imposible experimentar los tres éxitos a la vez.

Imagina el triángulo de arriba como uno de esos tablones tambaleantes de las antiguas escuelas. Si empujas hacia abajo dos lados, el tercer lado irá para arriba. En nuestras vidas y trabajos, es raro que algo que hagamos (cualquier éxito que logremos, no importa lo grande que sea) pueda satisfacernos a nosotros y a los demás por igual. Aspirar a eso, si me lo preguntas, es un error.

El éxito de ventas, por ejemplo, puede bloquear el éxito personal. Eso es lo que me pasó como escritor cuando alcancé la lista de los más vendidos. Mis metas personales quedaron relegadas al asiento trasero por las metas comerciales más tangibles. "Aprovecha mientras el sol brille," dice el refrán, incluso si te sientes cansado, así son los artistas que venden. No estoy diciendo que sea malo perseguir el éxito comercial. Pero tienes que ver cómo puede bloquear tus metas personales de vez en cuando, esas que no pueden ser vistas en el ranking de ventas semanales de las tiendas.

Si bien pueden superponerse, es imposible experimentar los tres éxitos a la vez.

Los logros personales no tienen necesariamente una estrategia comercializable;  ningún éxito en ventas o social pueden derivar de ellas. Eso se aplica a la impresionante torta de cumpleaños que horneaste para tu hija. O la increíble lección en la que, como maestro, pusiste tu corazón por semanas. Él quirquincho del patio trasero que construiste con tus propias manos. No puedes esperar regalías ni publicaciones en revistas por esos esfuerzos. No estás tratando de vender tortas, grandes enseñanza, ni quirquinchos. ¡Podrías! Pero esa no era tu meta.

Por último, vale la pena señalar que rara vez las notas críticas positivas se venden, lo que significa que el éxito social, a veces puede bloquear el éxito de ventas. Una de mis películas favoritas del año pasado fue Spotlight. Tensa, dramática, quedé pegado a la pantalla. La película ganó los premios de la Academia como Mejor Película, un alto honor. Sin embargo, sus ingresos nacionales totales del año pasado fueron de $45 millones.

Furioso 7 hizo $353 millones.

Si fueras director de cine, ¿cuál te hubiera gustado hacer?

Decide qué tipo de éxito deseas. Elige sólo uno, apunta, y dispara.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en fastcompany

Compartir :)