Hay dos formas de popularidad; y la mayoría de nosotros perseguimos la equivocada

Podría pensar que la popularidad es simple: es sólo una cuestión de cuántas personas compiten por tu atención, y es un rasgo que no importa más allá de la escuela secundaria.

Resulta que ambos supuestos son incorrectos, según décadas de investigación.

El Dr. Mitch Prinstein es uno de los principales investigadores sobre la psicología de la popularidad, y enseña un curso sobre el tema en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

Business Insider habló con él sobre su curso y su nuevo libro "Popular", y por qué muchos de nosotros podemos tener conceptos erróneos acerca de la popularidad y su impacto en nuestras vidas.

Quizás el aspecto más fundamental de la psicología de la popularidad es que los investigadores distinguen entre dos tipos:

• Preferencia social (Gustabilidad)
• Reputación social (Estatus)

Debemos esforzarnos por ser más populares, nos dijo Prinstein, pero eso no significa que debas empezar a actuar como el elenco principal de "Mean Girls" o Frank Underwood de "House of Cards". Significa que debes tratar de ser más gustable a través de un comportamiento genuino, positivo y constructor-de-relaciones.

No hay nada malo con querer subir de estatus, pero se convierte en un problema cuando ese es nuestro único enfoque.

La realidad, le explicó Prinstein a Business Insider, es que mientras que las personas con alto estatus pueden usar tácticas negativas como intimidación y la aserción de poder para subir a la cima (especialmente en los Estados Unidos, donde se valora fuertemente el individualismo) aquellos que priorizan su Gustabilidad están entre las personas más felices y exitosas en la sociedad.

Prinstein dijo que la gustabilidad es "uno de los comodities más valiosos... en todas nuestras relaciones sociales," y que "debemos invertir en ella tanto como invertimos en cualquier otra cosa que esperamos que nos ayude en nuestras vidas."

En su curso, Prinstein explica que podemos ver la popularidad a través de la lente de un modelo transaccional. Cuando nos involucramos en un comportamiento gustable ("estar atentos a las necesidades de los demás, hacer que otros se sientan bienvenidos, ser amables, liderar uniendo") nuestra preferencia social se elevan, y nos involucramos en interacciones más positivas con los demás, Lo que entonces no lleva a una más alta preferencia social, y el ciclo continúa.

Como niños, esto puede ayudarnos a superar las dificultades iniciales de asistir a una nueva escuela, o progresar más allá de la incomodidad social natural que viene con el inicio de la adolescencia. Como adultos, esto puede conducir a la progresión en la carrera e incluso el logro de relaciones románticas estables.

Mientras tanto, un intenso enfoque en el estado nos lleva a participar en comportamientos que pueden llevarnos a atravesar una jerarquía corporativa, pero nos deja sintiéndonos aislados o deprimidos, dijo Prinstein.

Prinstein dijo que quiere que los lectores de su libro reconozcan la diferencia entre los dos tipos de popularidad para que puedan actuar en consecuencia y llevar vidas más satisfactorias.

"Hay muchas, muchas personas que han ganado estatus, pero a lo largo del camino también serán referencia como personas que verdaderamente hacen conexiones con otros e intenta elevar a los demás... que verdaderamente se preocupan por los demás," dijo Prinstein. "De alguna manera, es la combinación perfecta."

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en businessinsider

Compartir :)