Cuando te sientes perdido y solo con tus problemas

En medio de los días malos y tiempos difíciles, es fácil mirar alrededor y ver a un montón de gente que parece estar yéndoles perfectamente bien. Pero te aseguro que no.

Todos estamos luchando nuestras propias peleas, un día a la vez. Y si pudiéramos ser lo suficientemente valientes como para abrirnos y hablar más a menudo, nos daríamos cuenta de que no estamos solos en esto de sentirnos perdidos y solos con nuestros problemas.

Muchos de nosotros estamos peleando una batalla similar ahora mismo. Intenta recordar esto. No importa lo embarazoso o patético que te sientas por tu situación, hay otros por ahí experimentando las mismas emociones. Cuando te oigas a ti mismo decir, "Estoy solo", es sólo tu preocupada mente subconsciente tratando de venderte una mentira.

Siempre hay alguien que puede relacionarse contigo.

Siempre hay alguien que te entenderá.

Tal vez no puedas hablar con ellos inmediatamente, pero están ahí fuera.

Estoy ahí afuera.

La razón por la que escribí estas palabras es porque a menudo siento y pienso y lucho mucho como tú. Me preocupo por muchas de las cosas que te importan, solo que a mi manera. Y aunque algunas personas no nos entiendan, nosotros nos entendemos.

¡Definitivamente no estás sólo!

¡No estamos solos!

Y para asegurarte más de esto, permíteme contarte una breve historia sobre una mujer fuerte y hermosa que conozco que recientemente se ha sentido sola también...

Lo que más desea

Se da cuenta de la gente sentada en un pequeño bar de deportes al otro lado de la calle. Están animados y charlando. Parecen tan vivos. Ella quiere cruzar la calle y unirse a estas personas sólo para conectarse con ellos; para ser parte de algo. Pero una voz sutil que viene desde dentro, que le susurra desde las heridas abiertas de su corazón, la retiene de hacerlo. Así que sigue caminando. Sola.

Camina hasta el final del centro de la ciudad donde ve un camino de tierra que conduce hacia una colina cubierta de hierbas. La colina, ella sabe, pasa por un santuario espiritual. Pero no es el santuario lo que ella quiere visitar esta noche; no aún de todos modos. Es una noche de sábado cálida y ventosa, y quiere encontrar un lugar al aire libre con suficiente luz para poder sentarse y leer el libro que está agarrando en su mano derecha.

Pero leer no es lo que ella realmente quiere. No en el fondo. Lo que ella realmente quiere es que alguien (cualquiera) la toque en el hombro y la invite a su mundo. Para que le haga preguntas y cuente sus historias. Que estén interesados. Que la entiendan. Que se rían con ella. Que quieran que sea parte de sus vidas.

Pero ni siquiera es esta conexión con alguien nuevo lo que ella más quiere. Al menos no en el fondo. En el fondo, en el núcleo de su alma, incluso las conexiones fugaces con otros parecen interferir con lo que ella más desea. Lo cual es saber que ella no está sola en el mundo. Que ella realmente pertenece. Y que lo que sea por la que fue puesta aquí para hacer, con el tiempo, será hecho y compartido con otros que la quieran profundamente.

Un pasado insostenible

Esta joven dejó un segmento sustancial de su vida detrás para estar en esta pequeña ciudad esta noche. Hace unos meses, estaba comprometida con un joven empresario, manejando una empresa en rápido crecimiento, trabajando largos y duros días y disfrutando de los frutos de su trabajo junto con una comunidad de amistades cada vez más profunda en Manhattan.

En un período de unos pocos meses, su novio y ella se separaron y decidieron que era más fácil cerrar la empresa y dividir los restos monetarios en lugar de intentar la co-propiedad. Cuando comenzaron el proceso de cerrar la empresa, se dio cuenta de que la mayoría de las amistades aparentemente profundas que había hecho en Manhattan estaban directamente relacionadas con sus viejos asuntos de negocios o con su socialite-de-negocios de un ex novio.

Aunque esta joven no esperaba conscientemente una serie tan rápida y trágica de acontecimientos, tampoco fue totalmente inesperado. Subconscientemente, supo que había creado una vida para ella que era insostenible. Era una vida que giraba en torno a su estatus social en el que todas sus relaciones traían consigo un conjunto de expectativas cada vez mayores. Esta vida no le dejó tiempo para su crecimiento espiritual, conexión profunda ni el amor.

Sin embargo, esta joven está atraída por la espiritualidad, la conexión y el amor. Ella ha sido atraída por las tres toda su vida. Y lo único que la alejó de este estilo de vida insostenible fue la descuidada creencia de que si hacía ciertas cosas y actuaba de ciertas maneras sería digna a los ojos de los demás. Que su condición social le conseguiría una admiración duradera por parte de estas personas. Y que ella así nunca se sentiría sola.

Ahora se da cuenta de lo equivocada que estaba.

El santuario

La joven camina por una empinada calle pavimentada en las afueras del centro de la ciudad. Siente la quemadura en los músculos de sus pantorrillas mientras avanza y avanza. El camino está, en principio, lleno de pintorescas tiendas boutique y jóvenes parejas y amigos, pero a medida que avanza dan paso a pequeños hogares tipo cabañas y niños jugando con linternas en la calle. Ella sigue marchando más y más hasta llegar a un claro donde hay un pequeño parque público.

En este parque, un grupo de adolescentes están acurrucados alrededor de dos guitarristas que están rasgueando y cantando una melodía acústica. "¿Es una canción popular?", Piensa para sí misma. No está segura porque últimamente no ha tenido tiempo de escuchar música. Ella quiere unirse al grupo. Quiere decirles a los guitarristas que su música es increíble. Pero vacila. No puede encontrar el valor para caminar hacia ellos.

En lugar de eso, se sienta en un banco del parque a unos cientos metros de distancia. El banco muestra el paisaje urbano de abajo. Ella mira fijamente en la distancia y ve el cielo nocturno durante varios minutos, pensando y respirando. Y comienza a sonreír, porque puede ver el santuario espiritual. Está oscuro afuera, pero el santuario brilla intensamente. Puede verlo claramente. Puede sentir su calor alrededor de ella. Y aunque sabe que el santuario ha existido por una eternidad, su corazón le dice algo que esboza una sonrisa en sus mejillas: "Este santuario es todo tuyo esta noche."

No en el sentido de que ella lo posee. Ni en el sentido de que no es también un santuario para millones de otras personas de todo el mundo. Sino más bien en el sentido de que pertenece a todos nosotros como parte de nuestra herencia, diseñada exclusivamente para cada ser humano y nuestras necesidades y creencias únicas. Es un refugio tranquilo que, cuando elegimos prestar atención, existe en nuestro alrededor y dentro de nosotros. Podemos escapar a ella en cualquier momento. Es un lugar donde podemos morar con los buenos espíritus y los ángeles guardianes que nos aman incondicionalmente y nos guían incluso cuando nos sentimos perdidos y solos.

Especialmente cuando nos sentimos perdidos y solos.

Espero que el cuento anterior te haga sentir menos solo. Espero que te dé esperanzas.

Marc Chernoff

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en marcandangel

Compartir :)