5 consejos de meditación para las personas que no creen que sea para ellos

Vivir en Manhattan es agitado. Es como vivir dentro de un pinball.

Me encanta esta ciudad, pero es un poco abrumadora y bastante estresante a veces. Para combatir esto, he estado trabajando en desarrollar una rutina de meditación.

Seré honesto – estuve intentado y dejando la meditación por los últimos dos años, pero nunca encontré la manera de apegarme a mi rutina diaria hasta ahora.

Es un método para desarrollar cualquier tipo de hábito, pero estoy seguro de que mis métodos pueden servirle incluso a la gente más perezosa.

Ahora, hay una serie de beneficios de la meditación, y sólo se vuelven más frecuentes a medida que avanzas en la práctica. El beneficio clave para mí fue encontrar donde llevaba mi estrés. Estas áreas de estrés incluyen el endurecimiento de la mandíbula, apretar las manos, piernas inquietas... y la lista continúa.

Para mí, fue el endurecimiento de la mandíbula. Después de desarrollar esta rutina, me sentí tan en sintonía con mi propio cuerpo que ahora puedo notar cuando comienzo a tener estrés y combatirlo antes de que se apodere de mí.

A continuación encontrarás los cinco pasos que necesitarás para hacer de la meditación parte de tu día.

1.   Encuentra un guía

Uno de los cursos más valiosos a los que me inscribí en la escuela fue a una clase de reducción de estrés; Hasta olvidé el título académico de lujo que dieron. Cubrimos el espectro de la atención plena, el pensamiento positivo y la meditación. Siendo neoyorquino, entré con un ojo escéptico al principio, pero después de que hicimos nuestra primera meditación guiada esos pensamientos desaparecieron.

Tener un guía es algo que encontré increíblemente valioso, especialmente para un principiante. Te permite mantenerte enfocado y concentrarte en tu respiración, lo que afecta enormemente tu estado mental y físico.

La respiración es el controlador más importante para el estrés.

¿Quieres ver? En este momento, respira profundamente por la nariz hasta que llenes tu pecho... sostenlo durante 2 segundos... ahora expulsa el aire por boca lentamente. Repite esto cinco veces. Vamos, nadie te ve.

¿Cómo te fue? Se siente genial, ¿verdad?

De todos modos, mi profesor fue genial en realizar la meditación guiada, pero desde entonces, he tratado de encontrar un nivel similar de calidad. Hay un montón de guías en la web, pero lo que encontré que funciona para mí es una aplicación llamada Calm. Este ofrece meditaciones guiadas en sesiones de 2 a 20 minutos.

2. Prueba qué funciona

La meditación guiada es una gran introducción al acto; sin embargo, puede que no sea para ti. Hay docenas de diferentes tipos de meditación. He probado varios estilos diferentes en los últimos dos años, y concluí que la meditación guiada simple que hago en mi rutina funciona; principalmente porque la guía hace el trabajo pesado por ti.

3. Haz una rutina de 10 minutos

Todo el mundo tiene 10 minutos de sobra en su día. Encuentra una hora del día que funcione mejor para ti; hacerlo en la mañana, justo antes de salir para el trabajo es ideal. Siéntate en una silla para no arriesgarte a quedarte dormido y llegar tarde al trabajo.

Cuando termines tu sesión, trata de llevar esa paz contigo por el resto del día. Esto te ayudará a mantenerte calmado durante las tensiones diarias de la oficina.

4. Ignora los días que fallas

No importa lo determinado que seas, habrán días en lo que no lo harás. Sucede. No dejes que te deprima, solo vuelve a empezar desde donde lo dejaste.

5. Recuerda respirar

Cada vez que sientas que esa ola hostil de ansiedad se acerca, respira lenta y profundamente, y piensa en donde se manifiesta el estrés en tu cuerpo. Encuentra esa área y relájala con tu respiración. Sólo recuerda, lo que percibimos que es terrible rara vez lo es.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en businessinsider

Compartir :)