4 formas para dejar ir y superar el fracaso. Parte I

Tu fracaso no te define, tu determinación sí. El fracaso es simplemente la oportunidad para comenzar de nuevo, más inteligente que antes.

Es una sensación de pesadez dentro de ti. Intentas ignorarlo, pero no puedes. El temor y el desánimo gradualmente se filtran en tus pensamientos. La tristeza y la culpa pronto seguirán, hasta que estés completamente derrotado.

Me siento así cuando fallo.

Me hace querer enrollarme en forma de una bola y llorar. Me siento perdido y solo, y quiero rendirme. Quiero caer en mi cama y enterrar mi cara en una almohada. Pero eso no funciona, porque la sensación de hundimiento me sigue hasta dormir.

El fracaso es terriblemente doloroso en muchos niveles.

La gente tiene esta idea sobre mí, porque escribo y enseño sobre el éxito, la felicidad y una vida significativa, que nunca resbalo y fracaso miserablemente en estas áreas. Pero por supuesto, soy un ser humano, así que eso no es cierto. Yo fallo en las cosas mucho más de lo que podrías imaginar, y ciertamente mucho más de lo que a menudo me gustaría admitir.

En algún momento u otro, fallo en todo, igual que tú, y se siente tan horrible para mí como lo hace para ti o para cualquier otra persona.

Me siento decepcionado y culpable, y trato de evitar pensar en ello, y prefiero ocultarlo.

Pero en el fondo sé que estas reacciones negativas no son útiles. Así que me adueño de lo que pasó, aprendo una lección o dos, y entonces me levanto y vuelvo a intentarlo. La última parte es la parte más importante; volver a intentarlo...

• A veces fallo en comer comidas saludables, pero vuelvo a intentarlo.

• A veces fallo en hacer mis ejercicios programados, pero lo compenso con ir al gimnasio y ejercitarme duro la siguiente vez.

• A veces fallo en amarme a mí mismo, pero tampoco me doy por vencido, así que vuelvo a intentarlo.

• A veces fallo en ser un gran papá, especialmente cuando me distraigo con asuntos de negocios estresantes, pero sigo intentándolo, y muchas veces invoco una sonrisa en la cara de mi hijo.

• Incluso fracasé al escribir el artículo que estás leyendo ahora. Hice un primer intento y lo deseché porque no se sentía bien. Pero empecé de nuevo, y ya lo he terminado.

Cuando vuelvo a intentarlo una y otra vez, a menudo tengo éxito, eventualmente.

Si sólo hay una cosa que puedas aprender de este post, que sea que volver a intentarlo siempre vale la pena. Tienes casi tantas oportunidades en la vida como estés dispuesto a darte.

Una vez que tengas tu mente envuelta por este simple principio, aquí tienes estrategias únicas (y probadas) para darte  a ti mismo otra oportunidad, dejándolo ir y creciendo más allá de tus fracasos:

1. Se el vigilante de tus pensamientos y emociones.

En vez de intentar cambiar nuestros pensamientos a cada momento (a través de la gratitud o del perdón deliberado, por ejemplo) a veces simplemente necesitamos notar nuestros pensamientos sin quedar atrapados en ellos.

En última instancia, eres el único creador de tus propios sentimientos. Cuando surgen pensamientos negativos basados en experiencias pasadas o preocupaciones futuras, como a veces lo hacen, comprende que estos son simplemente problemas con los que tu mente (no tu) está trabajando. Haz una pausa, está presente y presta mucha atención. Piensa en estos pensamientos y emociones conscientemente, casi como si estuvieras mirando a un espectador. Sepárate del pensamiento de tu mente.

Tal vez, después de estudiar tus pensamientos y emociones, pienses de ti mismo: "Wow, ¿Realmente estoy trabajando en eso?" ¿Y adivina qué? Con el tiempo tus sentimientos y emociones negativas disminuirán y la genuina conciencia, amor y aceptación crecerán en su lugar. Comenzarás a darte cuenta de que tu mente es sólo un instrumento, y que tú tienes el control de tu mente, no al revés.

Al no juzgar tus pensamientos ni culparte a ti ni a ninguna otra persona por ellos, y simplemente los observas, habrá un gran cambio dentro de ti; y tu sentido de autoestima florecerá.

No es que no fallarás, o te enojarás más, o nunca te sentirás ansioso, pero saber que tus pensamientos y emociones son sólo sentimientos fugaces que son independientes de ti, te ayudarán a aliviar tu tensión y a aumentar tu presencia positiva, permitiéndote dejar Ir, aprender, y empezar de nuevo, más inteligente y más fuerte que antes.

2. Captura y corrige tus tendencias negativas.

Todos los días, todo el día, estás subconscientemente aparejando patrones del pasado con el presente. Cuando una experiencia en tu vida tiene un significado emocional, se etiqueta en tu cerebro como importante. Y cuando la experiencia emocional es trágica, desencadena el mecanismo del miedo en tu cerebro, el cual le dice a tu cerebro que permanezcas atento a cualquier condición futura que vagamente te recuerde esa trágica experiencia (lo hace para protegerte de futuros daños).

Tu cerebro entonces intenta aparejar nuevas experiencias con la original. Pero dependiendo de cómo estás emocionalmente ligado a la experiencia original, puede conducirte a falsos aparejamientos que inevitablemente te llevarán por mal camino. Esto es especialmente cierto cuando se trata de fracasos personales, errores y errores de juicio.

Por ejemplo:

• Tu relación se vino abajo, así que ahora crees que todas tus futuras relaciones también lo harán.

• Sacas una mala nota en un examen escrito en la escuela secundaria, por lo que ahora dudas de tu capacidad para superar cualquier forma de examen escrito.

• No te llevabas bien con un viejo jefe, así que ahora tienes problemas para respetar a un jefe totalmente nuevo o una figura de autoridad diferente.

• Etc.

De nuevo, estos falsos aparejamientos de patrones ocurren cada vez que respondes negativa y sobre-emocionalmente a alguna experiencia pasada en particular. Y todo sucede de forma inconsciente también. Lógicamente, ya sabes que todas las relaciones son completamente diferentes, pero emocionalmente respondes como si fueran sólo una.

Si sientes que estás atascado porque no puedes moverte más allá de una experiencia fallida del pasado, entonces tu cerebro se está relacionando con ella como si todavía estuviera sucediendo ahora mismo, lo que significa que está aparejando patrones incorrectamente en el presente.

Aquí tienes una solución en dos pasos que podría ayudarte:

• Pregúntate:"¿Qué experiencia fallida del pasado y sentimientos asociados me están haciendo recordar mis sentimientos actuales?"Excava profundamente y se honesto contigo mismo.

• Una vez que hayas determinado el origen de tus sentimientos actuales, enumera todas las formas en que tus circunstancias actuales difieren del pasado (la experiencia fallida original). Estos deben incluir los lugares, las personas y los detalles que te causaron dolor e incomodidad. Revisa las diferencias una y otra vez hasta que las tengas completamente memorizadas. Esto puede ayudarte a entender y recordar que las circunstancias han cambiado realmente.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:

Compartir :)