4 cosas más que ganas cuando sueltas el control

4. Aprendes más sobre cómo funciona realmente la vida.

Cuando intentas controlar lo incontrolable, automáticamente te bloqueas a ti mismo de la verdad. Te resistes a cómo funciona todo en lugar de aprender de ello. Así que aquí hay un reto sencillo para ti: En lugar de tratar de hacer que las cosas funcionen exactamente de la manera que quieras que funcionen, simplemente mira como funcionan hoy.

Apuesto a que aprenderás muchísimo sobre la naturaleza humana y el funcionamiento interno del mundo. A medida que veas las cosas trabajando sin tratar de controlarlas, tu forma de ver lo que ves cambiará poco a poco. Dado que TÚ vas a cambiar poco a poco. Vas a empezar a entender que las cosas son un poco diferentes a como quisieras que fueran. Y que eso está perfectamente bien.

5. Experimentas más sorpresas agradables de la vida.

¿De verdad quieres controlar el 100% de todo y saber como será tu futuro en cada paso del camino?

Si estás pensando, "sí," te equivocas. No saber es uno de los mayores regalos.

La vida está tan llena de impredecible belleza y magníficas sorpresas. Y a veces la repentina e inesperada llegada de esta belleza es casi demasiado para manejar. ¿Conoces esa sensación? ¿Cuando algo es demasiado hermoso? Cuando alguien dice algo al azar o escribe algo o reproduce una melodía que te emociona hasta el punto de las lágrimas...

¿De verdad quieres perderte de ese sentimiento por el resto de tu vida?

6. Liberas tu mente de preocupaciones innecesarias.

Pase lo que pase, no importa el resultado, el sol saldrá y se pondrá. El mundo que te rodea girará de un modo u otro. Así que ¿Por qué no permitir que el universo te bendiga de maneras sorprendentes y alegres?

Piénsalo…

¿Qué pasaría si, en lugar de tratar tan duro de hacer que la vida suceda cada segundo, decidieras dejar ir un poco y permitir que la vida te pase a veces?

¿Qué pasaría si, en lugar de tratar de tener el control constante, simplemente entregaras el control a algo más grande que tú?

¿Qué pasaría si, en lugar de trabajar tan duro para averiguar hasta la última respuesta, te permitieras a ti mismo ser guiado a la solución en el momento perfecto?

¿Y que pasaría si, no hubiera solución en absoluto?

7. Obtienes más de lo que quieres, haciendo menos.

"Si quieres controlar a tus animales, dales un pasto más grande." Esta es una cita que escuché en un retiro de meditación hace varios años en un grupo de discusión que se centró en el poder de cambiar tus pensamientos.

Veo "los animales" y su "pasto más grande" como una forma de dejar ir y permitir que las cosas sean como son; en lugar de tratar de controlar rigurosamente algo, lo estás aflojando, dándole más espacio, y un pasto más grande. Los animales serán más felices; van a dar vueltas y harán lo que hacen de forma natural. Y sin embargo, tus necesidades serán cubiertas también; tendrás más espacio para estar en paz al estar en paz con la forma en que los animales son.

Esta misma filosofía es verdad para muchos aspectos de la vida; dando un paso atrás y permitiendo que sucedan ciertas cosas, significa que estas cosas van a cuidar de sí mismas, y que tus necesidades serán satisfechas también. Tendrás menos estrés (y menos que hacer), y más tiempo y energía para trabajar en las cosas que realmente importan (las cosas que realmente sí puedes controlar) como tu actitud acerca de todo.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:

Compartir :)