3 mentiras que no te dejarán perseguir tu pasión y por qué debes evitarlas

El día siguiente, luego  de terminar de escribir mi cuarto libro, corrí el corrector ortográfico, agregué citas, respiré profundamente y pulsé "enviar". Le escribí a mi editor, comí algunas galletas de las Girl Scout y luego me acosté.

Después de despertar, volví a escribir. Comenzando desde cero. Y me encantó. Así es la vida de un escritor: No publicar, escribir.

No me malinterpretes. Me gusta ser reconocido por el trabajo que hago, y me gusta tener lectores. Pero si nadie me estuviera mirando, yo haría esto de todos modos.

Incluso sin audiencia, trabajaría con palabras, porque me hace sentir vivo. De eso se trata la pasión.

De dónde viene la pasión

Los escritores escriben. Los cantantes cantan. Los atletas juegan.

Nuestras vocaciones no están marcadas por la cantidad de dinero que ganamos o la atención que ganamos al hacerlas. Están marcadas por la pasión. Eso es lo que nos define, más que cualquier otra cosa.

Ya oíste el "No eres lo que haces." Lo que es cierto. Pero si no haces lo que amas, entonces, ¿qué eres?

Hace un par de años atrás, me enfoqué en una pasión que pasé mi vida evitando: la escritura. Como resultado, armé mi blog, conseguí un acuerdo por un libro y comencé a ser recompensado por hacer algo que me encanta.

¿Sabes lo que hizo que todo valga la pena? ¿Son las ventas de libros electrónicos? ¿Las conferencias? ¿La promesa de mi nombre impreso? Diablos, no.

Es la capacidad de perseguir mi pasión todos los días. Y saber que puedo hacer eso sin hipotecar el bienestar de mi familia o pasar el día haciendo un trabajo que disfruto es un plus.

Todo eso está bien, pero ¿qué haces si no sabes cuál es tu pasión? ¿Cómo encuentras la "única cosa" que te completará?

Sería poco sincero ofrecerte una serie de pasos para llegar allí. En lugar de eso, me gustaría compartir tres mentiras que te mantendrán alejado de tu pasión, y por qué debes evitarlas:

1. "No sé lo que es"

Alguien me llamó la atención cuando le dije esto, y tenía razón. Estaba desperdiciando mucha energía, diciendo que no sabía cuál era mi pasión, pero en realidad tenía miedo de actuar sobre ella.

2. Tienes que hacerte pobre para hacerlo

El mundo ama recompensar a la gente que persigue sus sueños. Cuando haces de la pasión el objetivo, crearás un gran trabajo. Así que no te sorprendas cuando la gente tome nota.

Y no te sorprendas si hay una gran compensación esperando por ti. No tienes que ser un artista muerto de hambre.

3. "Un día, llegaré"

Soñar es un negocio peligroso. Si no somos cuidadosos, podemos ser seducidos por la creencia de que si encontramos el trabajo perfecto, seríamos felices. Pero la vida no funciona así.

Siempre estarás un poco incompleto. Esta es la hermosa frustración de ser humano. Y es de donde proviene todo el mejor arte.

A medida que persigas una pasión, encontrarás resistencia y oposición. Intentarás sabotearte a ti mismo. Pero esperemos que puedas pasar a través de las mentiras y perseverar. Te levantarás cuando te caigas. Porque la pasión vale la pena el dolor. ¿Cierto?

Así que continúa con ello.

Es hora de hacer el trabajo que te apasiona hacer.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en businessinsider

Compartir :)