25 Cosas para recordar cuando la vida se ponga difícil

momento difícil
Imagen white_ribbons

"Puedes encontrar muchas derrotas, pero no debes ser derrotado. Porque puede que sea necesario que te encuentres con esas derrotas, para así poder saber quién eres, de donde te puedes elevar, y cómo puedes hacerlo." - Maya Angelou

Muchas veces, las cosas tienen que salir mal para poder salir bien. De hecho, si el camino por el que estás viajando es fácil, probablemente estés yendo por el camino equivocado. Una parte de ti sabe que es verdad. Sin embargo, cuando la vida se pone especialmente difícil, puede ser difícil recordarlo.

Así que imprime este artículo y deja que te recuerde que, en los momentos más oscuros, cada fracaso es un paso necesario más hacia el éxito, que cada descubrimiento de lo que está mal te dirige hacia lo que está bien, que cada arduo intento agota las posibilidades de un futuro error, y que cada adversidad solamente esconde (por un corto tiempo) tu ruta definitiva hacia la felicidad y el éxito.

Esto es lo que debes recordar cuando la vida se ponga difícil:

  1. Es tu resistencia a "lo que es" lo que causa tu sufrimiento.

Recuerda, la felicidad es permitirte estar perfectamente bien con "lo que es", y no desear ni preocuparte por "lo que no es." “Lo que es” es lo que se supone que sea, o no será. El resto eres tú, discutiendo con la vida. Piensa en eso por un minuto.

Esto significa que tu sufrimiento sólo ocurre cuando te resistes a como son las cosas. No puedes controlar todo lo que te pasa; sólo puedes controlar la forma en que respondes a lo que te pasa. En tu respuesta está tu poder.

  1. El lugar dónde estás ahora, es un paso necesario.

A veces evitamos experimentar donde estamos porque desarrollamos la creencia (basada en nuestros ideales) que no es donde deberíamos estar o queremos estar. Pero la verdad es que dónde estás ahora, es exactamente donde tienes que estar para poder llegar a donde quieres llegar mañana.

  1. No obtener lo que quieres puede ser una bendición.

Síp, no conseguir lo que quieres a veces es un maravilloso golpe de suerte, ya que te obliga a reevaluar las cosas, abrir nuevas puertas a las oportunidades e información que de otra manera hubieras pasado por alto.

  1. Las cosas van a cambiar (de nuevo) antes de lo que piensas.

No vas a poder evitar el cambio. El cambio es el proceso de la vida misma. De hecho, todo está cambiando cada minuto de nuestras vidas. Por más buena o mala que una situación sea ahora, va a cambiar. Es la única cosa con la que puedes contar.

  1. Tienes que ser específico sobre cómo intentas seguir adelante.

No seas de los que hacen más esfuerzos en evitar los cambios que en obtener lo que desean. Tu vida empezará a mejorar cuando definas precisamente qué significa "mejorar" para ti.

Las agonías y frustraciones comenzarán a aliviarse sólo cuando tengas algo real y positivo con qué reemplazarlos. Sé específico. La felicidad no es una meta, es el resultado de una vida bien vivida. La pregunta es: ¿Cómo quieres vivir en el futuro?

  1. No puedes cambiar las situaciones por las que no tomas responsabilidad.

Sigmund Freud dijo una vez: "La mayoría de las personas realmente no quieren la libertad, porque la libertad implica responsabilidad, y la mayoría de las personas le tienen miedo a la responsabilidad."

No seas así. Cuando culpas a los demás por lo que estás pasando, niegas tu responsabilidad; y cedes el poder de esa parte de tu vida.

  1. Tu actitud puede mejorar tu situación, o degradarla.

No importa qué tan malas sean las cosas, siempre puedes hacerlas peor. Recuerda esto. No puedes tener una vida positiva con una actitud negativa. Cuando la negatividad controla tus pensamientos, limita tus comportamientos, acciones y oportunidades. Si te das cuenta de lo poderosos que son tus pensamientos, nunca tendrás otro pensamiento negativo de nuevo.

  1. No vale la pena preocuparte por la negatividad de los demás.

A decir verdad, lo que demás digan o hagan, y las opiniones que tengan, se basan enteramente en sus auto-reflexiones. No tomes las cosas demasiado personal.

  1. La ira es un veneno.

Siempre perdona a las personas y sigue adelante, incluso si nunca te piden perdón. No lo haga por ellos; hazlo por ti. La mejor medicina es una fuerte dosis de amor, risas y dejar ir. Así como nunca permitiríamos que hubiera ni siquiera un poquito de veneno en nuestras comidas, no permitamos que viva ni siquiera un poco de ira en nuestros corazones.

  1. Eres lo suficientemente fuerte como para superar esto.

No dejes que tus heridas temporales te transformen en alguien que no eres. Una persona fuerte no es alguien que no llora; una persona fuerte es alguien que llora por un rato, abiertamente, y luego se levanta y lucha de nuevo por lo que cree.

  1. Tus problemas son el camino.

No eres lo que has hecho; eres lo que has superado. Tus problemas no se encuentran en el camino; SON el camino.

  1. Tienes que pasarla mal y correr el riesgo algunas veces.

La vida es inherentemente riesgosa. Pero sólo hay un riesgo que deberías evitar a toda costa, y ese es el riesgo de no hacer nada. Sal fuera y haz que algo suceda, incluso si simplemente es un pequeño paso en la dirección correcta. Busca el progreso, no la perfección.

  1. Los fracasos de los que aprendes son siempre un paso adelante.

Cuando estaba trabajando en la invención de la bombilla, Thomas Edison dijo la famosa frase, "No fracasé. Sólo encontré 10.000 maneras en las que no funciona."

En otras palabras, él no creyó ni una sola vez que fracasó cuando estaba intentando inventar la bombilla, sólo que antes encontró miles de maneras en las que no funcionaba, las cuales lo guiaron a la manera en que sí funcionaba. Así que toma tus llamados "fracasos" y aprende algo de ellos. Aprende cómo hacerlo mejor la próxima vez. Eso es lo que importa.

  1. La clave es descubrir la lección.

Una mentalidad feliz y efectiva es realmente dependiente de la perspectiva. Si piensas que algo es un problema, entonces tus pensamientos y emociones serán negativos. Pero si piensas que es algo de lo que puedes aprender, entonces, de repente, ya no es un problema.

En casi todos los casos, nada te está deteniendo, nada te está reteniendo más que tus propios pensamientos e ideas sobre ti mismo y sobre "cómo es la vida."

  1. Todos tienen sus propios desafíos... todos tienen sus propios viajes.

No tiene sentido compararse a uno con los otros. Todos necesitamos tomarnos nuestro tiempo para viajar nuestra distancia. Está perfectamente bien ser diferente. Hoy, a la única persona que tendrías que intentar superar, es a la persona que fuiste ayer.

  1. De verdad, eres increíble.

Incluso cuando la vida se ponga difícil, tienes que estar dispuesto a apostar por ti mismo. Es la única inversión en el mundo que puedes controlar mejor que cualquier otra cosa. Tú lo vales!

  1. Ser amable contigo mismo es la mejor medicina.

Tu autoestima no tiene nada que ver con tu arte, tu vocación o tu éxito, y todo que ver con la forma en que te tratas a ti mismo. Siempre se amable.

  1. Ser amable con todos los que te rodean es imprescindible también.

Las palabras amables pueden ser cortas y fáciles de decir, pero sus ecos son infinitos. Sé bueno siempre que puedas. Y date cuenta de que siempre es posible. Lo que va, vuelve. Lo sabes.

  1. Dejar que otros entren cuando estás en un lugar oscuro, ayuda.

No, no siempre serán capaces de sacarte del lugar oscuro en donde te encuentras, pero la luz que derraman en cuando entran, al menos te mostrará en qué dirección está la puerta.

  1. La gratitud mejora todas las situaciones.

Incluso en el entorno más tranquilo, el corazón ingrato encuentra problemas. Incluso en los entornos más problemáticos, el corazón agradecido encuentra la paz. Recuérdalo.

Siempre, siempre, siempre hay algo que agradecer. La vida es mejor cuando sonríes. Ser positivo en una situación negativa no es ingenuo; es una señal de liderazgo y fuerza. Lo estás haciendo bien cuando tienes tantas razones para llorar y quejarte, pero prefieres sonreír y apreciar tu vida en vez de ello. Pregúntate: ¿Qué pasa si mañana te despertaras sólo con las cosas por las que estabas agradecido hoy?

  1. Los momentos difíciles te ayudan a apreciar los buenos tiempos. ratitud mejora cada situación.

Si todo fuera siempre sencillo y perfecto, te acostumbrarías y aburrirías muchísimo de eso ¿sabes? Tienes que tener un poco de caos y desorden en tu vida de vez en cuando. De lo contrario, nunca disfrutarás de ella cuando las cosas vayan bien.

  1. Vale la pena celebrar todas las pequeñas victorias.

A veces nos olvidamos de hacer una pausa y apreciar todas nuestras pequeñas victorias. Recuerda: Son las pequeñas cosas bien hechas las que logran una gran vida.

  1. Está bien renunciar a las cosas que no están mejorando.

Sigue adelante sin pensarlo dos veces, sin culpa, sin dudarlo. Tu meta es olvidarlo y recrearte a ti mismo en cada momento. Hay una gran diferencia entre renunciar y saber cuando tuviste suficiente. A veces tenemos que seguir adelante para avanzar.

  1. No estás atrapado; sólo tienes que volver a aprender algunas cosas.

Todos tenemos dudas que nos hacen sentirnos atrapados a veces. Si dudas de tu capacidad para tomar una decisión importante, para asumir un nuevo capítulo en tu vida, o para valerte por ti mismo luego de años de ser demasiado cuidado por alguien más, considera esto: Seguro que si un pájaro con alas saludables es encerrado en una jaula el suficiente tiempo, durará de su propia capacidad de volar.

Tú todavía tienes tus alas, pero tus músculos son débiles. Entrénalos y estíralos lentamente. Date espacio. Estarás volando de nuevo pronto.

  1. Las grandes cosas llevan tiempo.

Por todos los medios, encuentra maneras de ser más eficiente en tu trabajo. Pero no nos engañemos, necesitas un esfuerzo diligente en las buenas y en las malas para construir algo que valga la pena.

Hay muchas historias de éxito, de personas que lo lograron con gran rapidez, pero a menudo descubrirás que esas personas pasaron años trabajando duro antes de que alguien notara de lo rápido que estaban triunfando.

En otras palabras, tu actual logro son todos esos años de trabajo que se unen perfectamente en el presente. Así que empieza cada mañana listo para correr más allá de lo que hiciste ayer y luchar más duro de lo que luchaste antes. No será fácil, pero valdrá la pena al final.

Reflexiones

Uno de los más grandes regalos de la vida es el hecho de que la vida es difícil. Porque al lidiar con las dificultades de la vida, construimos una fuerza inestimable. Esta fortaleza nos permite cumplir con éxito nuestros más profundos propósitos. Es precisamente porque la vida es difícil, que somos capaces de hacerla genial. Es porque la vida es difícil, que somos capaces de elevarnos por encima de las dificultades. Somos capaces de marcar la diferencia y hacer que importe de verdad.

Así que ten esto en mente:

Cuando los tiempos sean duros, debes ser más duro. No ores por una vida más sencilla; ora por tener la fuerza para soportar los momentos difíciles que conducen a la grandeza.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en marcandangel.com

Compartir :)