20 Malas excusas que no dejan que las buenas personas (sí, sí… tú ;) avancen

excusas
Imagen nenzen

Vive porque lo eliges, no por casualidad. Cambia, no pongas excusas. Mantente motivado, no manipulado. Trabaja para ser excelente, no competente. Elige escuchar tu voz interior, no las confusas opiniones de los demás.

Con los años, probablemente sin que te dieras cuenta, adoptaste creencias auto-limitantes que están saboteando silenciosamente tus mejores esfuerzos para tu crecimiento personal. Si prestas atención a tu diálogo interior, estas creencias se revelarán a sí mismas en forma de excusas.

La verdad es que si realmente quieres algo, encontrarás una manera. Si no, encontrarás una excusa... y entonces vivirás con esa excusa por el resto de tu vida.

Esto es precisamente lo que hace que muchos de nosotros seamos infelices.

Ángel y yo hablamos con cientos de clientes de coaching y suscriptores del blog, todos los meses, y éste mal autodestructivo siempre asoma su fea cabeza al final: excusas, excusas, excusas.

Y yo no estoy por encima de las excusas tampoco. Yo también me descubro a mí mismo inventándolas de vez en cuando. Pero esa es la clave; que tenemos que descubrirnos a nosotros mismos antes de que nuestras excusas se conviertan en desesperados lamentos.

Así que deja que esta sea tu llamada de atención.

Deja de inventar excusas sobre por qué no pudiste lograrlo, y empieza a enfocarte en todas las razones por las que debes hacer que suceda.

BASTA de negatividad. BASTA de pereza. BASTA de soluciones rápidas. BASTA de culpar los deás. BASTA de "Lo haré mañana." BASTA DE ESTAS EXCUSAS:

  1. "Es demasiado tarde".

Nunca es demasiado tarde para vivir la vida que te hará sentir orgulloso. Si no aprendes nada más de este artículo, aprende solo eso. Tenemos una oportunidad con esto. No hay límites de edad para cambiar tu curso, y conformarte y quedar atrapado en una vida que no es la que quieres, es un trágico desperdicio.

De verdad, nunca es demasiado tarde o demasiado pronto para ser quien eres capaz de ser. No hay límites de tiempo, sólo tienes que empezar y detenerte cuando quieras. Puedes cambiar o quedarte como estás. Puedes hacerlo mejor o peor. Todo depende de ti, así que hazlo mejor.

Haz cosas que te asusten. Siente cosas que nunca hayas sentido antes. Pasa tiempo con personas que te ayuden a crecer. Vive una vida de la que estés orgulloso. Y si descubres que no lo estás, ten el coraje de cambiar las cosas.

  1. "No soy lo suficientemente bueno todavía."

¡Tonterías! Da tu mejor esfuerzo y no tengas miedo de cometer errores. Si estás cometiendo errores, entonces estás haciendo cosas nuevas, probando cosas nuevas, aprendiendo, viviendo, empujándote a ti mismo, cambiándote a ti mismo, y cambiando el mundo para mejor.

No podemos hacer nada que valga la pena, sin cometer errores. Ni un dibujo, ni una relación, ni una carrera, ni una vida. Si esperas hasta tener todo resuelto para intentarlo, te quedarás esperando para siempre.

  1. "Primero necesito aprobación."

No tengas miedo de pasar la línea. Está bien ir más allá de lo común, siempre que sepas por qué tomar una dirección diferente es lo correcto para ti.

A algunas personas puede que les moleste la libertad que creaste en tu vida, cuando decidiste ser fiel a ti mismo. Si te encuentras con esas personas, ignóralos y sigue adelante. Sólo cuando ya no requieras la aprobación de nadie más, podrás ser tú mismo. Si te mantienes fiel a ti mismo, y no es suficiente para las personas que te rodean, cambia a las personas que te rodean.

  1. "No quiero que me juzguen."

La mayoría de las personas te están juzgando mucho menos de lo que parece. La verdad es que mientras estás ocupado preocupándote por lo que los demás piensan de ti, ellos están ocupados preocupándose por lo que tú piensa de ellos. ¿Loco? Sí, pero es cierto.

La buena noticia es que saber eso te libera instantáneamente para poder relajarte y hacer más de lo que quieres hacer. Y al hacerlo, también liberas a los demás para hacer lo mismo.

  1. "No lo merezco."

Hay dos versiones de esta excusa. La primera te hace pensar que no eres digno de algo hermoso como el amor, el respeto, el éxito y así sucesivamente. La segunda te hace sentir que estás siendo injustamente atacado por las dificultades de la vida. De cualquier manera, esta excusa te ata y no te deja avanzar. ¡Es hora de dejarla ir!

Cuando te descubras a ti mismo preguntándote "¿Por qué a mí?", pregúntate "¿Por qué no a mí?" Recuerda, en el gran esquema de las cosas, eres igual que todos los demás; ni la naturaleza, ni Dios, muestran favoritismos ni injusticia. Así que aprende a aceptar lo bueno y lo malo que caiga en tu plato, con gracia.

  1. "Tengo demasiado que perder."

Al final, no te arrepentirás tanto de las cosas que hiciste, sino de las cosas que dejaste de hacer. Siempre es mejor quedarse con unos pocos "oh bueno," y no con un montón de "Qué hubiera pasado si…".

Es mejor tener una vida llena de experiencias y errores de los que has aprendido, y no un corazón lleno de lamentos y sueños vacíos. Algún día querrás mirar atrás en tu vida y decir: "No puedo creer que haya hecho eso!" en vez de "Dios mío, ojalá hubiera..."

  1. "No tiene sentido."

Y no… con esa actitud no la tiene. Esta es una de las peores cosas que uno puede decir, y sin embargo la escucho muy a menudo. ¡Deséchala ya! Sí tiene sentido... El sentido es que te estás ayudando a ti mismo y a los demás. El sentido es que estás haciendo algo positivo. El sentido es que estás actuando e intentándolo. El sentido es que no estás viviendo en un estado de auto-derrota prematura.

Estás tomando tus ideas del concepto de actualización. Estás aportando valor al mundo. Incluso si nadie lo ve, puedes tener la satisfacción de saber que hiciste lo mejor que pudiste.

  1. "Es demasiado difícil."

Casi todo lo que vale la pena hacer, es difícil. Piénsalo. ¿Cuándo fue la última vez que algo "fácil" tuvo una gran recompensa para ti?

En la vida, lo más difícil y lo correcto son a menudo la misma cosa. No puedes subestimar a una persona que siempre trabaja duro. Sé esa persona. Porque no obtienes lo que deseas; obtienes aquello por lo que has trabajado.

  1. "Nunca tengo suerte."

No es cierto. Las otras personas no tienen más suerte que tú. Tener siempre buena suerte es un mito. Si alguien es "suertudo" es porque está haciendo cosas que no estás viendo. Actuar y hacer algo en lugar de inventar excusas, hará maravillas con tu "suerte". En última instancia, la suerte aparece cuando la preparación se encuentra con la oportunidad.

  1. "Tengo demasiado equipaje de mi pasado."

Llega un momento en el que tienes que elegir entre dar vuelta la página, o cerrar el libro. Algunas historias tienen que terminar antes de poder empezar unas nuevas. La vida es demasiado corta como para gastarla en una guerra contigo mismo. Practica la aceptación y el perdón. Dejar ir el pasado es el primer paso para tener felicidad hoy.

  1. "No se suponía que tenía que ser así para empezar."

Cuando nos resistimos a la realidad, permitimos que nos aprisione. Punto. El secreto de la felicidad y la paz es dejar que cada situación sea lo que tenga que ser (y no como creemos que debería ser) y sacar lo mejor de ella.

Con el tiempo, te darás cuenta de que la vida no es ni más fácil ni más difícil de lo que pensabas que iba a ser; que lo fácil y lo difícil no eran exactamente como los habías anticipado, y que no siempre pasaban cuando esperabas que pasaran. Esto no es malo; esto hace a la vida interesante. Con una actitud positiva, casi siempre lo verás como una grata sorpresa.

  1. "Está fuera de mi control."

No puedes controlar todo lo que te pasa; sólo puedes controlar la forma en que respondes a lo que te pasa. En tu respuesta está tu poder.

  1. "Con mi discapacidad (o circunstancias), es imposible."

Nada es imposible. Josh Blue es un divertido comediante con parálisis cerebral. Nick Vujicic es un orador motivacional y de fama mundial que no tiene ni brazos ni piernas. Kyle Maynard no tiene brazos ni piernas tampoco, y es un atleta varias veces premiado de las artes marciales, orador motivacional, y conocido por ser el primer amputado cuádruple en ascender el Monte Kilimanjaro sin la ayuda de ninguna prótesis.

Hay artistas que crean con sus bocas, corredores que ganan carreras con piernas artificiales, brillantes escritores cuyos dedos nunca tocan el teclado y otra serie de personas exitosas con discapacidades físicas y mentales que se niegan a dejar que sus circunstancias los detengan.

  1. "No puedo comprometerme a hacerlo en este momento."

Es justo, ya tienes muchas cosas que hacer. ¿Pero cuando puedes comprometerte? No uses esta excusa para dejar para más adelante algo por siempre.

Si de verdad estás interesado, mira tu calendario y pregúntate "¿Cuándo puedo cometerte a hacerlo?" Y de esa manera te pones en un camino productivo. Y si no quieres hacerlo, sé honesto y admite que no estás interesado. La gente siempre respetará más la honestidad que dejarlos colgados. Y tú también te sentirás menos estresado sin obligaciones innecesarias que cumplir.

  1. "Mis hijos (o familia) ocupan demasiado de mi tiempo."

Sin duda, equilibrar el tiempo que pasas con tus hijos (o familia) con cualquier tipo de meta personal importante es difícil. En el momento en que escribo estas líneas, Ángel y yo tenemos un hijo recién nacido, nuestro propio negocio, y varios proyectos abiertos esperándonos. Es un acto de equilibrio, pero es realizable. Si nosotros podemos hacerlo, tú también puedes. Sólo requiere de autocontrol y aprovechar al máximo los rituales y las disciplinas productivas.

Aun así, al finalizar el día puede que te sientas destrozado algunas veces. Pero sigue; construirás resistencia. Y esta resistencia no sólo te hará un logrador de metas más eficaz; también te permitirá disfrutar mucho más del tiempo con tu familia.

  1. "Estoy cómodo en este momento."

La adicción más común y perjudicial del mundo es quedarse en la zona de confort. ¿Por qué perseguir grandeza cuando tienes 324 canales y un sillón reclinable? Sólo cambia de canal y olvídate de todos tus grandes planes… ¡NO!

La verdad es que sólo comienzas a crecer cuando sales de tu zona de confort. Con sólo salir un poco de tu zona de confort, pondrás las cosas en perspectiva en un ángulo que tal tez no comprendas ahora, pero que te abrirá las puertas a oportunidades que de otro modo no existirían.

  1. "Nadie me entiende."

Todos tienen sus propias vidas de las cuales estar preocupado; y todo el mundo lo está. Al finalizar el día, nadie tuvo ni el tiempo ni la energía para notar a nadie más. Si de verdad te importa que alguien te entienda, simplemente comunícate y haz que sea fácil para ellos hacerlo.

Deja de jugar y andarte por las ramas. Di lo que quieras decir y dilo en serio. (Y recuerda que no es necesario que todos entiendan y estén de acuerdo contigo todo el tiempo.)

  1. "A nadie le importa lo que a mí me importa."

¿Te imaginas qué pasaría si todo el mundo detrás de una buena causa tomara esa actitud? Nunca tendríamos organizaciones caritativas, autos ecológicos, avances en la salud, esfuerzos por la paz, escuelas de alfabetización, etc.

Olvídate de todos por un momento. Preocúpate por algo sólo porque sea importante. Defiéndelo. Si realmente te importa, entonces conviértete en un campeón de esa causa y ayuda a los demás a entender por qué te importa tanto, sin importar si están de acuerdo contigo o no.

  1. "Ya perdí demasiado."

La verdad es que todo estará bien al final. Y si no está bien, entonces no es el final.

Todos pasamos por momentos difíciles, y tú, en lo personal, probablemente también pasarás por más tiempos difíciles en el futuro. Pero vale la pena. Eso construye nuestro carácter y nos enseña lecciones necesarias. Yo ahora puedo ver que algunas de las mejores cosas de mi vida fueron cosas realmente difíciles cuando estaba pasando por ellas.

Así que cuando las cosas parezcan imposibles, o sientas como que nunca te vas a sentir mejor, sólo entiende que, eventualmente, mirarás atrás con asombro de lo lejos que has llegado. Sí, todo saldrá bien.

  1. "No puedo seguir sin los que ya no están."

Este último punto es realmente difícil. Tienes que recordar, sin embargo, que si alguien entra en tu vida y produce un impacto positivo sobre ti, pero que por alguna razón no puede quedarse, no tiene sentido ponerse a llorar por siempre. En vez de eso, siéntete agradecido porque sus caminos se hayan cruzado y que de alguna manera te hicieron feliz, aunque fuera sólo por un ratito.

La vida es cambio. Las personas de verdad van y vienen. Algunas vuelven, otras no, y eso está bien. Y sólo porque una persona se vaya, no significa que debes olvidarte de todos lo demás que todavía están a tu lado. Continúa apreciando lo que tienes, y recordando con una sonrisa.

Reflexiones

Ahora piensa en esto: Si yo escuchara a escondidas tu diálogo interior, ¿escucharía palabras que motivarían tu crecimiento personal y felicidad, o palabras que se opondrían a ello?

La próxima vez que decidas ordenar tu vida y hacer espacio, empieza con el espacio intelectual y límpialo de las viejas excusas y diálogos internos negativos que te dices a ti mismo.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en marcandangel.com

Compartir :)