20 Hábitos que las personas felices tienen (Pero que nunca hablan sobre ellos)

personas felices
Imagen karmaxzombie

La felicidad no es algo ya hecho. Es algo que proviene de tus propias acciones. - Dalai Lama

Durante la última década, entre los dos, Ángel y yo, leímos más de 1000 libros sobre la felicidad, entrenamos a más de 10.000 personas que tenían problemas para encontrar la felicidad, e interactuamos con más de 100.000 suscriptores que continúan haciéndonos preguntas sobre la felicidad todos los días.

Todo esto nos dio una aguda comprensión sobre los comportamientos específicos que hacen felices a los seres humanos. Literalmente, vimos cómo personas pasaban de sentirse deprimidos a estar en la cima del mundo en cuestión de semanas, simplemente con hacer unos sutiles y efectivos cambios en sus hábitos diarios.

No es sorpresa que una vez que estas personas lo entienden, sus "hábitos de felicidad" se convierten en algo natural para ellos, y por lo tanto, nunca hablan de ellos. Los espectadores pueden presenciar sus demostraciones públicas de alegría, pero no pueden ver cual es la fuente de su felicidad.

Así que de eso es precisamente de lo que quiero hablar hoy, de los hábitos que las personas felices tienen, pero nunca hablan de ellos.

1. Ellos no quedan atrapados en el drama de las demás personas.

Nunca, nunca crees drama innecesario, y no te ofrezcas para que otros arrojen su drama en tu camino. Las personas más felices que conocí se preocupaban menos por lo que la gente decía sobre ellos, especialmente si sus comentarios eran groseros.

De hecho, las personas felices suelen ser agradecidas con todas las personas groseras, desagradables y difíciles que se encuentran por la vida, debido a que estas personas sirven como recordatorios importantes sobre cómo no ser. Ellos simplemente sonríen y caminan hacia el otro lado. Te animo a que sigas sus pasos.

2. Ellos dan a los demás cada vez que pueden.

Si bien dar se considera un acto desinteresado (y lo es), dar también puede ser más beneficioso para el dador que para el receptor.

En muchos casos, proveer apoyo social es realmente más beneficioso para nuestra felicidad que recibirlo. Las personas felices saben esto, y es precisamente por eso que siempre están buscando formas de ayudar a los demás, mientras que las personas infelices se quedan preguntando, "¿Qué hay para mí?"

3. Ellos nutren sus relaciones importantes.

Finding Flow, es un libro de psicología interesante sobre la felicidad, revela datos de encuestas nacionales que muestra que cuando alguien dice que tiene cinco o más amigos con los que pueden discutir problemas importantes, son 60% más propensos a decir que son felices.

El número de amigos no es el aspecto más importante aquí; es el esfuerzo que le pones a tus relaciones lo que importa. Los estudios muestran que incluso las mejores relaciones se disuelven con el tiempo; por lo que una relación estrecha con alguien es algo que tienes que ganarte continuamente y nunca dar por sentado.

4. Dejan espacio para amarse a si mismos.

Lo más doloroso es perderte a ti mismo en el proceso de amar a otra persona demasiado, y también olvidar completamente que eres especial. Sí, nutre a los demás, pero no te olvides de ti mismo.

Las personas felices saben que el amor-propio no es egoísta. Ellos ponen sus necesidades en primer lugar porque ven el poder de verse completos para los demás. Cuando cuidas de ti mismo, eres más capaz de ayudar a las personas que te importan. Si sacrificas todas tus necesidades para poder ayudarlos, sólo te mostrarás como una mascara de tu verdadero ser.

5. Se enfocan en la efectividad por sobre la popularidad.

Nunca confundas popularidad con efectividad. Ser popular significa que les agradas a las personas por un tiempo. Ser eficaz significa que marcaste una diferencia. Y es esa sensación de saber que marcaste una diferencia lo que realmente importa al final.

6. Dicen "no" cuando es necesario.

Decirle "sí" a todo, te pone en la vía rápida para llegar a ser miserable. Sentir que estás trabajando sin obtener resultados a menudo es resultado de decir "sí" demasiadas veces.

Todos tenemos obligaciones, pero sólo podrás encontrar tu ritmo ideal si manejas apropiadamente tus Síes. Así que deja de decir "sí" cuando quieras realmente decir “No”. No siempre podrás ser agradable; así es como la gente se aprovecha de ti. A veces tienes que establecer límites claros.

7. Practican sinceramente la gratitud.

La gratitud es sin duda el rey de la felicidad. ¿Qué dice las investigaciones? No se puede ser más claro que la visión de la doctora Sonja Lyubomirsky en The How of Happiness: "... cuanto más una persona se inclina hacia la gratitud, menos probable es que él o ella se sienta deprimido, ansioso, solitario, envidioso, o neurótico."

En pocas palabras: Considera lo muy afortunado que eres. Considéralo todos los días. Cuantas más veces cuentes tus bendiciones, más bendiciones tendrás para contar, y más feliz serás.

8. Cultivan su optimismo.

Las personas más felices no viven con un determinado conjunto de circunstancias, sino más bien con un determinado conjunto de actitudes. Tienen la capacidad de fabricar su propio optimismo.

No importa cuál sea la situación, la exitosa diva es la chica que siempre encontrará la manera de dar un giro optimista sobre la misma. Ella conoce al fracaso sólo como una oportunidad para crecer y aprender una nueva lección de la vida.

Las personas que piensan de forma optimista ven al mundo como un lugar lleno de un sinfín de oportunidades, sobre todo en los tiempos difíciles.

9. No se adhieren todos los éxitos, ni los fracasos.

Las personas felices y exitosas a menudo son exitosas en el largo plazo por una sencilla razón: ven el éxito y el fracaso de otra manera. Ellos no se toman todo lo que sale mal como personal, y no se creen los mejores cuando todo sale bien tampoco.

Sigue sus pasos. Sé un humilde estudiante de por vida. Nunca dejes que el éxito se suba a tu cabeza y nunca dejes que el fracaso llegue a tu corazón.

10. Desarrollan estrategias para luchar en los tiempos difíciles.

Una vida feliz y una vida significativa no son necesariamente lo mismo. Es difícil ser feliz cuando la tragedia te golpea, por ejemplo. Pero, ¿quién vive más y sale mejor luego de los problemas?

He presenciado y experimentado bastantes dificultades para conocer con seguridad la respuesta: los que encuentran beneficios en sus problemas.

Cómo respondes en los tiempos difíciles es lo que le da forma a tu carácter. Recuerda, te conviertes en lo que crees. Mira las cosas objetivamente. Encuentra la lección y sigue adelante. No dejes que una dura lección endurezca tu corazón por demasiado tiempo.

11. Ven el rechazo como protección de lo que no están destinados a ser.

Ser rechazado no significa que no eres lo suficientemente bueno; significa que la otra persona no pudo ver lo que tienes para ofrecer. Significa que tienes más tiempo para mejorar en lo tuyo; para desarrollar tus ideas, para perfeccionar tu arte, y disfrutar más del trabajo que te mueve.

Las personas felices lo saben y no toman el rechazo como personal. El tipo que no te devolvió la llamada, el potencial trabajo del que quedaste fuera, o la carta de rechazo para el préstamo de negocios que pediste son signos universales de que no eran lo mejor para ese determinado momento. Confía en que algo más adecuado para ti está de camino.

12. Se enfocan en el presente.

Nunca dejes que tu pasado dicte quien eres hoy, pero deja que sea una lección sobre la persona que serás mañana. No te arrepientas. No mires atrás con ira. Sólo apégate a la vida y sigue adelante.

No tenemos forma de saber lo que se avecina, pero eso es lo que hace al viaje más emocionante; eso es lo que hace que la vida valga la pena vivirla hoy. Las personas felices saben esto, y es precisamente por eso que sacan lo mejor del presente.

13. Dedican tiempo a actividades significativas.

Cuando The Guardian le preguntó recientemente a una enfermera de un hospicio cuales eran los cinco arrepentimientos más mencionados de los moribundos, uno de los arrepentimientos más comunes era que las personas se lamentaban no haber sido fieles a sus sueños.

Cuando las personas se dan cuenta de que su vida está a punto de terminar y miran atrás con más claridad, les es fácil ver cuántos de sus sueños nunca fueron realizados. La mayoría de las personas no honran ni la mitad de sus sueños y terminan muriendo sabiendo que fue debido a las decisiones que tomaron, o que no tomaron.

La buena salud trae consigo una libertad que muy pocos la notan, hasta que ya no la tienen. Como se suele decir, hay siete días en la semana, y "algún día" no es uno de ellos.

14. Están plenamente comprometidos con sus principales prioridades.

Si estás interesado en algo, harás lo que sea conveniente. Si estás comprometido con algo, harás lo que sea necesario. Punto. Y en última instancia, es el compromiso lo que crea los resultados por los que vale la pena sonreír.

15. Abrazan el malestar que produce el especializarse en una habilidad deseada.

Los problemas son evidencias del progreso, y las personas felices viven por esto.

Por lo general tienen una "firma de resistencia" que los motiva a practicar, incluso cuando el proceso de aprendizaje sea algunas veces estresante. ¿Por qué? Porque se sienten felices y satisfechos cuando miran hacia atrás y ven el progreso que han hecho.

El punto es que ser terrible en algo es el primer paso para ser los suficientemente bueno en ello. Las recompensas de convertirte bueno en algo a largo plazo supera con creces el estrés del corto plazo que requiere la maestría.

16. Se ocupan de su salud física.

No hay manera de evitarlo: no importa cuánto pienses que no te gusta hacer ejercicio, este te hará sentir mejor si te atienes a ello.

Si no tienes tu energía física en buena forma, entonces tu energía mental (tu enfoque), tu energía emocional (tus sentimientos), y tu energía espiritual (tu propósito) todas serán afectadas negativamente.

De hecho, ¿sabías que los últimos estudios realizados en personas que luchaban contra la depresión mostraron que el ejercicio constante elevaba sus niveles de felicidad tanto como el Zoloft (pastillas)? Aún mejor, seis meses después las personas que hicieron ejercicios tenían menos probabilidades de recaídas ya que tenían una mayor autoestima y sentido de auto-realización.

17. Gastan dinero en experiencias, en lugar de en cosas innecesarias.

Las personas felices a menudo están conscientes del dinero que gastan en cosas físicas, y optan por gastar gran parte de su dinero en experiencias. "Comprar experiencias " tiende a hacernos más felices, por dos razones fundamentales:

a. Las mejores experiencias mejoran con el tiempo cada vez que las recordamos.

b. Las experiencias son a menudo eventos sociales que nos sacan de nuestras casas y nos hacen interactuar con las personas que nos importan.

18. Saborean las pequeñas alegrías de la vida.

La felicidad es un cómo, no un qué; una forma de pensar, no un destino. Felicidad es disfrutar de todas las cosas pequeñas, mientras persigues las grandes. La verdadera felicidad no puede existir si no disminuyes la velocidad y disfrutas de las alegrías.

Es muy fácil, en un mundo de estímulos salvajes y movimientos omnipresentes, olvidar abrazar las experiencias agradables de la vida. Cuando nos olvidamos de apreciarlas, nos perdemos de su magia. Son las cosas sencillas de la vida las que pueden ser las más gratificantes, sólo si recordamos experimentarlas plenamente.

19. Abrazan la transitoriedad de la vida.

Sólo porque algo no dure para siempre, no significa que no valga la pena. Las personas felices saben que esto es verdad; todo tiene un tiempo y lugar.

Las relaciones, los trabajos y las experiencias son parte de un plan más grande. A medida que nos hacemos más grandes y más sabios, nos empezamos a dar cuenta de lo que necesitamos, y de lo que necesitamos dejar atrás.

A veces hay cosas en nuestras vidas que no están destinadas a quedarse. A veces los cambios que no queremos son los cambios que necesitamos para crecer. Y a veces alejarse es un paso adelante. (Lee The Untethered Soul.)

20. Viven la vida que realmente quieren vivir.

Este último punto básicamente une a todos los anteriores. Una de las quejas más comunes que Ángel y yo oímos de nuestros clientes de coaching es: "Me gustaría ser lo suficientemente valiente como para vivir la vida que quiero vivir, no la vida que todos los demás esperan que viva." No te hagas esto.

Lo que otros piensen (especialmente aquellos que ni siquiera conoces) no importa. Tus esperanzas, tus sueños, tus metas... eso es lo que importa! Toma decisiones que te hagan sentir bien. Rodéate de personas que te apoyen y se preocupen, no por el "tú" que quieren que seas, sino por tu verdadero tú.

Haz verdaderos amigos y mantente en contacto con ellos. Di las cosas que realmente quieras decir, a las personas que necesitas que lo oigan. Expresa tus sentimientos. Detente y huele las rosas. Y, sobre todo, date cuenta de que la felicidad (la mayoría de las veces) es una elección.

Algunas reflexiones

Con esta lista no te estoy sugiriendo que estas sean las únicas claves de la felicidad, simplemente estoy arrojando luz sobre algunos hábitos comunes que pueden marcar la diferencia en el mundo. Gran parte de la felicidad humana se debe a la actividad intencional.

Los libros que mencioné en este artículo (y en los anteriores artículos) proporcionan evidencia científica que demuestra que podemos incrementar significativamente nuestra felicidad, simplemente alterando lo que elegimos hacer todos los días. Y mucho de lo que hacemos, lo hacemos en piloto automático basado en nuestros hábitos.

Como una vez dijo Elbert Hubbar: "La felicidad es un hábito… cultívalo."

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en marcandangel.com

Compartir :)