2 cosas que aprendí al salir de mi zona de confort 850 veces seguidas

Esperas conocer gente increíble, pero preferirías morderte los labios que hablar con extraños.

Deseas construir ese negocio secundario con el que has estado soñando despierto, pero las complejidades de comenzar te ponen las palmas de las manos realmente sudorosas.

Hablar y agregar valor en las reuniones corporativas podría mejorar tu reputación ante los ojos de tu jefe, pero tienes miedo de decir algo equivocado.

Circunstancias como estas (las que son fundamentalmente importantes a largo plazo, pero francamente aterradoras en el corto plazo) son increíblemente comunes. Y, por supuesto, la reacción más sencilla a estas circunstancias es la evasión. ¡Pero eso sería un gran error!

De hecho, si hay algo que aprendí de completar más de 850 desafíos de zona de confort auto-asignados, es esto:

No nos tropezamos accidentalmente con una vida salvaje y profundamente satisfactoria, que nos hace abrir la mandíbula... la creamos. Y el viaje siempre nos lleva fuera de nuestras zonas de confort.

Antes de empezar El Proyecto Año del Miedo, Yo era la persona menos probable en el planeta Tierra para ser considerada interesante, aventurera, o exitosa.

Incluso después de una década dedicada a estudiar la psicología del éxito y cómo lograr mis metas, encontré abordar algo fuera de mi zona de confort cada día era la única decisión que transformó todas las áreas de mi vida casi de la noche a la mañana.

Ahora pasé a hablar, escribir y enseñar a estudiantes de los siete continentes sobre sentirse cómodos con las circunstancias que los ponen incómodos.

Esta es la buena noticia: no tienes que invertir todo el trabajo duro y ajetreo que yo invertí en los últimos años para aprender algunas de las lecciones más poderosas de aventurarse fuera de tu zona de confort.

Esta es la mala noticia: no puedes "desaprender" lo que estás a punto de leer...

Después de dar una mirada furtiva en sólo unas pocas (de las muchas) de las lecciones que cambian vidas que aprendí, no puedes más que unirte a mí en este viaje.

Cuando descubres que el verdadero "secreto" para conseguir que todo lo que quieres en la vida empieza con una sencilla acción, enfrentarte a tus miedos de formas pequeñas cada día, se convierte en la adicción más saludable que puedas formar.

La zona de confort es el lugar más peligroso para vivir

La zona de confort es como el papel tapiz en la vida de la mayoría de las personas; operando en segundo plano, siempre presente, algo en lo que ni siquiera pensamos.

Pero tanto como aparentemente disfrutamos del confort y rutina, nosotros como seres humanos somos a menudo más felices cuando somos desafiados y progresamos. Y cuando nos comprometemos a encontrar pequeñas maneras de crecer a diario, descubrimos cuatro cosas rápidamente:

1. Incluso cuando estás en el camino correcto, igual dudas de ti mismo.

Antes de practicar expandir tu zona de confort, puedes pensar que el miedo es señal de que estás en el camino equivocado.

Recuerdo vívidamente prepararme para mi primer viaje a través del país a Los Ángeles desde el Medio Oeste.

A pesar de que soñaba con ello todos los días, no pude ponerla en mi presupuesto durante cuatro años. Cada vez que me convencía para finalmente poner mi ciudad natal en mi lista, el miedo me abrumaba...

• "¿Soy lo suficientemente fuerte como para hacer esto sola?"
• "¿Podré hacer amigos tan grandes como los que tengo aquí?"
• "¿Qué pasa si no soy lo suficientemente fresca como para salir con los hipsters de Los Ángeles?"
• "Espera... ¿Cuánto es el alquiler?"
• Etc.

Lo que descubrí después de comenzar El Proyecto Año del Miedo es perfectamente resumido por uno de mis escritores favoritos, Jon Acuff: "Nunca seremos lo suficientemente valientes como para hacer lo que necesitamos hacer a continuación".

El problema no era que estaba perdiendo el sueño por la noche y sudando a través de mis sábanas a la velocidad de las Cataratas del Niágara. El problema fue que pensé que no debería estar haciéndolo.

Incluso cuando estés en el camino correcto, igual tendrás miedo y dudas sobre ti mismo.

La mitad de la batalla ya está ganada cuando esperas que el miedo aparezca. No importa el tamaño del salto; chico o grande. Desde caminar hasta elogiar a un desconocido hermoso, valientemente pedirle a tu jefe un aumento, las dudas y el miedo siempre están cerca cuando estás en el camino correcto. Lo diré otra vez...

Las dudas y el miedo están siempre cerca, especialmente cuando estás en el camino correcto.

Y requiere práctica para poder abrazar esta realidad...

En lugar de un semáforo, ahora veo las dudas y el miedo como un foco; iluminando a dónde debo ir después. Me doy cuenta de que todas las buenas decisiones (y decisiones de crecimiento necesarias) las que cambian nuestras vidas, a menudo nos hacen perder un poco de sueño, y eso está perfectamente bien.

¿Cómo cambiaría tu vida si vieras las dudas y el miedo como una señal de que estás en el camino correcto? ¿Qué meta o proyecto te atreverías a empezar?

2. Puedes amar a los demás sin escucharlos.

Voy a iniciar esto con un descargo de responsabilidad: tener unas cuantas personas en las que puedes apoyarte y confiar para que te sostengan cuando estás siendo débil es importante. Sin embargo, lo que podría sorprenderte es que aquellos cuyo consejo te ayuda poco o nada a veces pueden ser aquellos que más te quieren.

Así que, confía en mí ahora y créeme más tarde: tú puedes amar a alguien sin escucharlo a cada paso del camino.

Cuando comienzas a tomar riesgos (especialmente el tipo de riesgos que tus seres queridos no están de acuerdo que tomes) te conviertes en una diana roja para la retroalimentación. Incluso cuando tienen buenas intenciones, sería raro que simplemente tiren sus sombreros al aire y griten con entusiasmo:

"¡Ve por ello!"

"¡Haz lo que te haga feliz!"

"Deja ese trabajo en ventas de mierda que está sofocando lentamente tu alma y ve a enseñar yoga!"

¿Por qué?

Resumiendo: ellos te quieren cuidar y quieren protegerte del fracaso.

Pero también pueden temer inconscientemente que si tu vida cambia demasiado, ya no haya espacio para ellos. Y eso también está bien. Es sólo una de aproximadamente un millón de maneras extravagantes en que los humanos demuestran su amor.

Una poderosa cita que me ayudó a liberar a mi gente de formas agradables en esta área vino de mi amiga, Jesse Elder:

"El don más grande que podemos darnos a nosotros mismos es ser sueños de nuestra propia felicidad. La más grande libertad que podemos darle a los demás es dejar que tengan sus propias experiencias y no tratar de controlarlas".

Si eso no es digno de ser tatuado en la parte interior de nuestros párpados, no sé qué lo es.

Y el sentimiento de Jesse también está reforzado por otra de mis citas favoritas...

"Si tienes grandes metas y sueños,
no esperes que otros te sigan,
porque representarás la fuerza,
el coraje y la visión que todavía no tienen".
- Peter Voogd

En pocas palabras: Si quieres deslizarte a la tumba con menos arrepentimientos y hacer un impacto positivo en el mundo de la manera que sólo tú puedes, te animo a tomar riesgos calculados, y dejar que las dudas y opiniones de los demás sobre cómo vives tu vida sean su problema, no tuyo.

A veces el regalo más grande que podemos darle a otros es simplemente recordarles lo que es posible cuando se arriesgan por sí mismos.

¿Cómo puedes asumir la responsabilidad de tu propia felicidad y permitir que otros tengan su propia experiencia?

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en marcandangel

Compartir :)