14 Cosas estresantes más que toleras demasiado a menudo

14. La resistencia interna a lo que es

En este momento, ríndete a lo que es, y ámalo. Reentiende que lo que está destinado a ser ya está ocurriendo, incluso si se siente difícil o incómodo. Experimenta un milagro por simplemente cambiar tu perspectiva. Y sabe que como todas las cosas, esto también pasará.

15. Dejar que las situaciones que no funcionaron te definan

A veces las transiciones en la vida son la oportunidad perfecta para dejar ir una situación para abrazar algo mejor que viene en camino. Por favor, no dejes nunca que las circunstancias incontrolables de la vida te definan o te den una excusa para ser desagradable. La vida está diseñada para probar tu compromiso con quien dices que eres. Mantente firme. Defínete a ti mismo. Sigue adelante. Sigue creciendo.

16. El condicionamiento social

Saber quién eres es una cosa, pero creer y vivir realmente como tú mismo es otra.

Con todo el condicionamiento social en nuestra sociedad a veces nos olvidamos permanecer fieles a nosotros mismos. No te pierdas por ahí. No puedes atraer a las personas adecuadas a tu vida cuando estás fingiendo ser otra persona. Así que sé tú mismo, y si no puedes encontrar un grupo cuyos valores y conciencia coincida con los tuyos, se la fuente de uno. Otros con los mismos valores y conciencia serán atraídos hacia ti.

17. Enfocarte demasiado en las personas equivocadas

Las cosas equivocadas suceden cuando confías y te preocupas por las personas equivocadas. Abraza este hecho.

No dejes que las personas que hacen muy poco por ti, controlen muchos de tus sentimientos y emociones. No hagas demasiado tiempo para las personas que rara vez hacen tiempo para ti, o que sólo hacen tiempo para ti cuando les conviene a ellos. Conoce tu valor. Conoce la diferencia entre lo que estás recibiendo de la gente y lo que te mereces, y mantén tu terreno. Es mejor dejar que se alejen de ti, y no que te pasen por encima.

18. La deshonestidad

En la vida y los negocios, nuestra reputación es siempre más importante que nuestro próximo salario, y nuestra integridad vale más que nuestra próxima emoción. El castigo de un tramposo es vivir una vida de desconfianza e incertidumbre. Ellos viven con constante temor de que las personas a las que engañaron los engañen a ellos.

19. Las disculpas insinceras

No puedes sólo decirlo, tienes que demostrarlo; realmente tienes que hacer el cambio. No des disculpas insinceras, y no aguantes a los que las dan.

20. El enojo excesivo

El que te enoja, te controla. Entiende esto. A veces pensamos que odiar es un arma que ataca a las personas que no nos gustan, pero el odio es una hoja curvada, y el daño que hacemos, nos lo hacemos a nosotros mismos.

21. Los argumentos con personas antagónicas

Cuando discutimos con personas negativas y con vibraciones bajas, somos tirados para abajo. No desperdicies palabras con personas que merecen tu silencio. A veces la cosa más poderosa que puedes decir es nada en absoluto. Aprender a ignorar a ciertas personas es uno de los grandes caminos hacia la paz interior.

22. Los rencores y resentimientos

Perdona a los demás, no porque merezcan el perdón, sino porque tú mereces la paz. Libérate de la carga de ser una eterna víctima, y sigue adelante con o sin ellos.

23. Los hábitos viejos e ineficientes

Sólo porque siempre lo hayas hecho, no significa que tengas que continuar. Sólo porque nunca lo hayas hecho, no significa que no puedas empezar ahora.

24. Las quejas vacías

Estar molesto nunca ayuda. Dejarlo ir sí. Hacer algo al respecto sí. Pero quedarte sentado hoy quejándote por lo de ayer, no hará que tu mañana sea más brillante.

25. Las excusas persistentes

Es mejor no ofrecer ninguna excusa que dar una mala una y otra vez. Así que olvídate de lo que no puedes hacer. Enfócate en lo que vas a hacer. Haz el compromiso de avanzar no importa qué, y honra este compromiso todos los días.

26. Una rutina estancada

Recuerda, la moneda más importante en la vida es la experiencia.

El dinero va y viene, pero tus experiencias permanecen contigo hasta tu último aliento. Así que no tengas miedo de mezclar las cosas y desafíate a ti mismo con nuevas experiencias de vida. A veces una ruptura en tu rutina es lo que necesitas.

27. Demasiado exceso innecesario

Cuando las cosas no sumen en tu vida, empieza a restar.

La vida se vuelve más fácil cuando eliminas las cosas y las personas que la hacen difícil. Deshazte de algunas de las complejidades de la vida para poder pasar más tiempo con las personas que amas y hacer más de las cosas que amas. Esto significa deshacerte del desorden mental y físico, y eliminar todo menos lo esencial, para así quedarte con sólo lo que te da valor.

Y recuerda, la vida es cambio, pero el crecimiento es opcional. Así que elige sabiamente, a partir de ahora. Deja de tolerar lo que no debes tolerarse. Deja que hoy sea el primer día del resto de tu nueva vida.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:

Compartir :)