12 maneras de convertir tus heridas en sabiduría y fortaleza. Parte I

"Detrás de cada cosa hermosa, hay algún tipo de dolor." - Bob Dylan

En algún momento, te darás cuenta de que vivir la buena vida implica cierta cantidad de necesario dolor, y que hay más sabores de dolor que de helado y café combinado...

Está el pequeño dolor vacío de dejar algo atrás; graduarte, dar el siguiente paso, salir de una situación familiar y segura y entrar en la emoción de lo desconocido. Está el gigante, dolor giratorio de la vida trastornando todos tus grandes planes y expectativas. Están los pequeños dolores agudos de cometer un error y los dolores más oscuros de éxito, cuando no te hace sentir tan bien como pensabas que lo haría.

Están los dolores de la traición. Los dulces dolores de encontrar a otros que son dignos de tu tiempo, darles tu amor, y alegrarte por sus vidas a medida que crecen y aprenden. Está el dolor constante de la empatía que te encoge de hombros para que puedas estar al lado de un amigo o amante herido y ayudarlos a enfrentar sus problemas.

Y en el mejor de los días, están los sutiles, hormigueantes dolores que sientes a través de tu cuerpo cuando te das cuenta de que estás de pie en un momento de dulce perfección, un instante de gran logro, o felicidad, o risa, los cuales al mismo tiempo no puede durar - y sin embargo permanecerán contigo por el resto de tu vida.

Todo el mundo siente dolor, y cuando lo experimentamos solemos decir que estamos teniendo un mal día, porque nos olvidamos de algo importante sobre lo que estamos pasando: El dolor es para los vivos - para aquellos de nosotros que todavía tenemos la oportunidad de toda una vida. Sólo los muertos no lo sienten, porque su tiempo ya está terminado.

Así que con esto en mente, aquí tienes doce maneras inteligentes de convertir todas tus heridas diarias en sabiduría y fortaleza:

1. Admite tu dolor emocional, para así poder tratar con él y curarte.

El dolor emocional es menos dramático que el dolor físico, al menos desde el exterior, pero es más común y también más difícil de soportar que los huesos rotos.

El frecuente intento de ocultar el dolor emocional aumenta la carga. No te hagas eso. Claro, es más fácil decir "me duele la pierna" que decir, "mi corazón está roto", pero eso no significa que tu corazón necesite menos cuidados que tu pierna. De hecho, es exactamente lo opuesto.

2. Deja ir lo que solía ser y ya no es.

Cuando te das cuenta de que nada de eso es tuyo - que no lo puedes reclamar o ni siquiera mantenerlo hasta el final - y cuando estás dispuesto a dejar ir cualquier cosa que consideres "mío;" repentinamente serás libre.

No hay necesidad de agarrar ni aferrarte. Sin embargo, una de las lecciones más difíciles en la vida es dejar ir – ya sean posesiones, obsesiones, ira, amor o pérdidas.

El cambio nunca es fácil - luchas para aferrarte y luchas para dejar ir. Pero dejar ir es siempre el camino más saludable hacia adelante. Elimina los apegos tóxicos y los pensamientos del pasado. Tienes que liberarte emocionalmente de las cosas que una vez significaron mucho para ti, para así poder ir más allá del pasado y del dolor que te traen.

Una vez más, se necesita de mucho trabajo duro para dejar ir y reorientar tus pensamientos, pero vale la pena cada pedazo de esfuerzo que puedas reunir.

3. Desapégate emocionalmente de tus problemas.

Eres un ser humano que vive y respira, que es infinitamente más complejo que todos tus problemas individuales. Y eso significa que eres más poderoso que ellos - tienes la capacidad de cambiarlos, y de cambiar la manera que sientes sobre ellos.

4. Ve cada desafío como una asignación educativa.

Pregúntate a ti mismo: "¿Qué es lo que esta situación está intentando enseñarme?"

Cada situación en nuestras vidas tiene una lección que enseñarnos. Algunas de estas lecciones incluyen: Ser más fuerte. Comunicarte más claramente. Confiar en tus instintos. Expresar tu amor. Perdonar. Saber cuándo dejar ir. Intentar algo nuevo, aprender algo nuevo, y nunca mirar atrás.

5. Hazte preguntas más positivas.

Si te haces preguntas negativas, obtendrá respuestas negativas. No hay respuestas positivas a "¿Por qué yo?" "¿Por qué no yo?" "¿Y si?", Etc.

Dejarías que alguien te hiciera las preguntas desmoralizadoras que a veces te haces? Lo dudo. Así que para y cambiarlas por preguntas que te empujen en una dirección positiva. Por ejemplo, "¿Qué puedo hacer en este momento para seguir adelante?"

6. Haz pequeños ajustes a medida que averiguas qué funciona y qué no.

Gran parte de tu vida es resultado de las decisiones que tomas. Si no te gusta alguna parte de tu vida, entonces es hora de empezar a hacer cambios y tomar mejores opciones. Este cambio puede no ser fácil, pero es posible.

Los hábitos que nos mantienen atascados en la vida los hacemos todo el tiempo, día a día. Deshacer estos hábitos toma el mismo camino. Enfócate en las cosas pequeñas que puedas hacer ahora, no en las cosas grandes que no puedes. Estos pequeños cambios diarios se sumarán a resultados enormes al final.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:
Publicado originalmente en marcandangel

Compartir :)