10 verdades olvidadas para ayudarte a atravesar los tiempos difíciles. Parte I

"Lo que no nos mata nos hace más fuertes." - Friedrich Nietzsche

Los personas más sabias, más cariñosas y más seductoras que conozco, son las que han conocido la miseria, la derrota, la angustia de perder algo o a alguien que amaban, y encontraron la forma de salir de las profundidades de su desesperación.

Estas personas experimentaron muchos altibajos, y ganaron una apreciación, una sensibilidad y una comprensión de la vida que los llena de compasión, comprensión y una profunda sabiduría amorosa. Las personas no nacen así; se desarrollan lentamente con el transcurso del tiempo.

Angel y yo trabajamos con miles de estas personas increíbles durante la última década. En muchos casos vinieron sintiéndose atrapados y perdidos, sin darse cuenta de su propio brillo, cegados ante el hecho de que sus problemas los han fortalecido y les han dado una ventaja en este loco mundo.

La verdad sea dicha, cuando los tiempos difíciles llegan, y los desafíos que enfrentas son grandes, puedes dejar que tu situación te define, te destruya o te fortalezca. La decisión es tuya.

En el artículo de hoy, quiero recordarte algunas potentes (pero fáciles de olvidar) verdades que te ayudarán a elegir sabiamente y crecer más fuerte incluso en los momentos más difíciles...

1. El dolor es parte de la vida y el amor, y te ayuda a crecer.

Muchos de nosotros tenemos miedo de nosotros mismos, de nuestra propia verdad, y sobre todo de la mayoría de nuestros sentimientos.

Hablamos de lo grande que son los conceptos de la vida y el amor, pero luego nos escondemos de ambos todos los días. Nos escondemos de nuestros sentimientos más verdaderos. Porque la verdad es que la vida y el amor a veces duelen, y los sentimientos que estos traen nos perturban.

Nos enseñaron desde muy chicos que todo dolor es malo y dañino. Sin embargo, ¿cómo podemos lidiar con la vida real y verdadero amor si estamos tan asustados de sentir lo que realmente sentimos?

Necesitamos sentir el dolor, al igual que necesitamos sentirnos vivos y amados. El propósito del dolor es despertarnos. Y sin embargo, tratamos de ocultar nuestro dolor. Entiende esto. El dolor es algo que tienes que soportar de buen grado, igual que el buen sentido. Porque sólo puedes descubrir lo fuerte que eres, cuando ser fuerte es la única opción que tienes.

Se trata de cómo llevas las cosas que no salen a tu manera. Eso es lo que importa al final. El dolor es un sentimiento. Tus sentimientos son una parte de ti, tu realidad. Si te sientes avergonzado de ellos, y los escondes, estás dejando que las mentiras de la inseguridad destruyan tu realidad. Debes defender tu derecho a sentir dolor; a soportarlo; a poseer tus cicatrices, a enfrentar las realidades de la vida y el amor, a medida que creces más fuerte, más sabio y más verdadero.

2. La mentalidad es la mitad de la batalla.

Está bien tener días malos y tiempos difíciles.

Esperar que la vida sea maravillosa todo el tiempo es querer nadar en un océano en el que las olas sólo suben y nunca bajan. Sin embargo, cuando reconoces que las olas subiendo y bajando son parte del mismo océano, eres capaz de dejar ir y estar en paz con la realidad de estos altibajos. Se hace evidente que las subidas de la vida requieren bajadas.

En otras palabras, la vida no es perfecta, pero seguro que es buena. Nuestra meta no debe ser crear una vida perfecta, sino vivir una vida imperfecta radicalmente asombrosa. Levántate cada mañana y mira las cosas a tu alrededor y no des nada por sentado. Todo es extraordinario. Cada día es un regalo. Nunca trates la vida de modo casual. Ser espiritual de cualquier manera es estar sorprendido de todas maneras.

No dejes que el dolor de una situación desesperada te haga perder la esperanza. No dejes que la negatividad te envuelva. No dejes que la amargura se robe tu dulzura. Incluso si los demás están en desacuerdo contigo, siéntete orgulloso por el hecho de que todavía sabes que el mundo sea un lugar hermoso. Cambia tus pensamientos y cambiarás tu realidad.

Y la mentalidad es especialmente eficaz cuando se trata de aceptar que...

3. Tus miedos más grandes no existen realmente.

Cuando los tiempos son difíciles, puede ser difícil seguir tu corazón y dar un paso más, pero es una tragedia que las mentiras del miedo te detengan.

Si bien el miedo puede ser abrumador, y derrota a más personas que cualquier otra fuerza en el mundo, no es tan poderosa como parece. El miedo es tan profundo como tu mente lo permita. Todavía tienes el control. Así que toma el control!

La clave es reconocer tu miedo y enfrentarlo directamente. Pelea duro para hacer brillar la luz de tus palabras por sobre él. Porque si no lo haces, si tu miedo se convierte en una tenebrosa oscuridad que evitas, y tal vez incluso te induce a olvidar brevemente, le abrirás la puerta a futuros ataques de miedo cuando menos te los esperes. Debido a que nunca te enfrentaste realmente al oponente que te venció.

Tú PUEDES vencer al miedo si te enfrentas a él. ¡Se valiente! Y recuerda que coraje no significa que no tienes miedo; Coraje significa que no dejas que el miedo te impida seguir adelante con su vida.

4. Estás creciendo a través de la experiencia.

Con el tiempo te darás cuenta de que la vida no es necesariamente más fácil o más difícil de lo que pensabas que iba a ser; que lo fácil y lo difícil no son exactamente como los anticipabas, y no siempre ocurren cuando esperas que lo hagan.

Esto no es algo malo; hace que la vida sea interesante. Con una actitud positiva siempre serás gratamente sorprendido.

Cuando dejas de esperar que las cosas sean de cierta manera, puedes apreciarlas como son. Y eventualmente, te darás cuenta de que los mayores regalos de la vida rara vez envuelven de la forma en que esperabas.

La experiencia es lo que obtienes cuando tus planes no salen como estaban planeados, y la experiencia es el activo más valioso que puedes tener ya que construye tus fortalezas.

Tienes el poder de convertir tus heridas y preocupaciones en sabiduría; sólo tienes que hacer algo al respecto. Tienes que aceptar lo sucedido y utilizar lo que has aprendido para dar un paso adelante. Todo lo que has experimentado te da una ventaja para hacerle frente a todo lo que estás aún por experimentar. Entiende esto y libérate.

5. No puedes cambiar las situaciones por las que no tomas la responsabilidad.

Sigmund Freud dijo una vez: "La mayoría de las personas realmente no quieren libertad, porque la libertad implica responsabilidad, y la mayoría de las personas le tienen miedo a la responsabilidad." No dejes que este seas tú.

Cuando culpas a otros por lo que estás pasando, niegas responsabilidad; entregas poder sobre esa parte de tu vida.

No te equivoques, al final, el precio de la felicidad ES la responsabilidad. En el momento que dejes de hacer que todos y todo lo demás sea responsable de tu felicidad, serás más feliz. Si no eres feliz ahora, no es culpa de otra persona.

En última instancia, tu felicidad depende de tu auto-confianza; tu inquebrantable voluntad para tomar la responsabilidad de tu vida a partir de este momento en adelante, independientemente de quien fue hizo que sea como es ahora.

Se trata de tomar el control de tus circunstancias actuales, pensar por ti mismo, y tomar la firme decisión de elegir de manera diferente. Se trata de ser el héroe de tu vida, no la víctima.

Los mejores trucos del sitio en tu correo
Suscríbete para recibir más artículos como este.
SEGUINOS:

Compartir :)