Puede ser un deprimente compañero de trabajo o jefe quejoso, pero en la mayoría de las vidas profesionales caerán algunas personas negativas. Aquellos que cambian de negativos a tóxicos podrían estar costándole realmente a una organización dinero y productividad.

Las empresas también corren el riesgo de que las quejas se vuelvan contagiosas. "La gente las ve y son abatidas por ella también, o dicen, 'Gee, esta es una organización que tolera este tipo de cosas, podría comenzar a quejarme también," dice Robert M. Galford , Socio gerente de la Center for Leading Organizations Y coautor de  Simple Sabotage: A Modern Field Manual for Detecting and Rooting Out Everyday Behaviors That Undermine Your Workplace.

¿Enfermo de escuchar ese vapuleo negativo? Si no puedes evitarlos por completo, hay varias maneras de lidiar con un quejoso crónico. A continuación, te indicamos cómo cambiar la conversación.

1. Escuchar la necesidad

Algunas personas se convierten en quejosas crónicas porque sienten que no están siendo escuchadas. Repiten el comentario negativo hasta que alguien valide lo que tienen que decir, dice la oradora y coach Erica Latrice.

"Los quejumbrosos pueden querer que trates de hablar sobre sus aflicciones. Si estás en un ambiente donde tienes que estar alrededor de quejosos mucho, sólo usa la frase, "si fuera tú, me sentiría la misma manera," sugiere. Eso les permite sentirse escuchados y puede cortocircuitar la necesidad de repetir un mensaje negativo.

2. Re-encuadra la situación

A veces, las personas negativas sólo necesitan ajustar un poco la perspectiva, dice Galford. Trata de ayudarlos a replantear la situación. Puedes ofrecer una perspectiva diferente sobre la situación o la acción que están criticando.

Por ejemplo, si un compañero de trabajo está criticando una política de la empresa, puedes ofrecer una idea de porque se instituyó la política en primer lugar y lo bueno que hace. "Cuando dices: ‘Pensemos esto de manera diferente’, o ‘Si empezamos primero por entender la razón por la cual las cosas están así,’ puedes cambiar la naturaleza del diálogo," dice Galford.

3. Cambia tu respuesta

Los quejosos son drenantes de energía para sus audiencias. A menudo, su charla negativa puede darles energía porque pone la culpa en los demás y aumenta su autoestima, dice David M. Long, profesor de comportamiento organizacional en el College of William & Mary. Por lo que, al igual que otros estilos de comunicación, aceptar que esta es la manera de comunicarse del individuo sin tomarlo como personal puede ser una técnica eficaz para afrontarlo.

Una cosa que no querrás hacer es animar a la persona para que finja ser más positiva. Long dice:

Las investigaciones sobre el tema del trabajo emocional demuestran que pedirle a las personas que sean positivas cuando no lo son es una pérdida de recursos para ellas. La gente necesita ser real y auténtica, por lo que la positividad forzada no es el mejor enfoque. Un mejor enfoque podría ser, para los quejosos crónicos, ofrecer sus propias soluciones a los problemas, y dar con un plan para llegar a esa solución.

4. Solicita soluciones

A veces, el quejoso en realidad tiene sugerencias para mejorar la situación, dice Latrice. Hazle preguntas como: "¿Cómo resolverías esto?" O "¿Qué harías diferente?" Si la persona se toma en serio el cambio, puede que tenga algunas buenas ideas, dice.

5. Díselo

Si las otras tácticas no funcionan, a veces solo necesitas llamarle la atención por ese comportamiento, dice Galford. Al señalar que el individuo tiene el hábito de ser negativo, corres el riesgo de alienarlos. Pero es posible que se hayan metido en un hábito o no se den cuenta de cómo se están comportando, dice.

Al señalarle al compañero de trabajo que tiende a tener una visión negativa, es posible que le ofrezcas comida para pensar sobre un cambio de comportamiento.

Latrice sugiere destacar sus propios sentimientos en lugar de ser acusatorios. Por ejemplo, intenta: "Me siento incómodo cuando escucho ese tipo de crítica", en lugar de "Siempre eres tan negativo". Usar el humor también puede ser una forma eficaz de desactivar una confrontación.

6. Redirecciona la conversación

Cuando alguien es simplemente un quejoso crónico que no quiere soluciones ni reconocimiento, todavía hay esperanza. La táctica que los entrenadores de medios le han estado enseñando a los ejecutivos corporativos y políticos durante décadas se llama Puente.

La entrenadora de medios Trish McDermott, cofundadora de Panic Media Training, una empresa que ayuda a las organizaciones a tener conversaciones difíciles con los medios, explica que el cambiar sutilmente el tema mediante el reconocimiento de lo que se dijo, y después pasar a otro tema.

"Un buen puente es: 'Hey, me alegra que hayas hecho esa pregunta. Realmente no tengo una respuesta, pero tengo algunas ideas. Déjame compartirlas contigo,’" demuestra. "No es un gran salto para la humanidad alejarse de la negatividad," dice. "Es un pequeño paso." Entonces, continúa discutiendo del nuevo tema hasta que puedas liberarte de la conversación.

Por supuesto, si no estás consiguiendo nada con estas tácticas y tu compañero de trabajo está afectando negativamente tu lugar de trabajo, puede que necesites la ayuda de alguien que esté más arriba en el organigrama. Pero, según Latrice, depende de las motivaciones del quejumbroso, puede que descubras que con solo responderle adecuadamente mejora la situación.

Dame un segundo... espera... Sé que debería abrir este artículo, pero mi hijo acaba de enviarme un mensaje de texto y... déjame ver... ¿por qué es esto tan complicado?... Sólo quiero comprobar los horarios de la película... no, no quiero Bridgeport, quiero Norwalk - ¿por qué este sitio web no sabe mis preferencias hasta ahora?... Muy bien... Bien... Lo tengo. Ahora, ¿dónde estábamos?

¿Acabo de hacerte sentir importante?

No.

Lo más probable es que, por mi falta de atención, sin darme cuenta te di la impresión de que no me importabas.

Eso es lo que sucede cuando no prestas atención. Si eres como la mayoría de la gente, arruinas un montón de oportunidades de carrera porque no prestas atención. Accidentalmente insultas sutil o directamente a los demás, sin siquiera saberlo.

Por ejemplo, si eres tímido, tus colegas pueden creer que eres distante o frío.

Hay un aspecto egoísta y personal de la simpatía. Tendemos a que no nos agraden las personas a las que nos les agradamos. Llama a esto mezquino o inmaduro, pero es verdad.

Yo diría que si una persona que inicialmente no te agradaba te da suficiente y sincera atención personal, probablemente te agrade un poco más. Y si ya te agrada alguien, este tipo de atención personal fortalecerá aún más tus sentimientos.

Este es el problema: para muchos de nosotros, la falta de atención corre desenfrenadamente. Creemos erróneamente que podemos realizar múltiples tareas. Si crees que esto es cierto, intenta hacer malabares con tres pelotas mientras tienes una conversación intensa y personal. No estoy haciendo una analogía aquí; Quiero decir literalmente: intenta hacer malabares con tres pelotas.

No puedes hacerlo. Claro, puedes prestarle una vaga atención a la otra persona mientras revisas tus mensajes de texto o piensas en qué comer para la cena, pero no puedes mantener el tipo de intenso enfoque personal que te hace agradable.

Por cierto, la imagen que usé arriba es llamativa, pero parece sugerir que el camino a ser agradable es... hipnotizar (?) a otros. Obviamente, eso no es cierto. Pero el camino correcto requiere un enfoque similar. Está interesado en ellos, y no en hacer que hagan algo.

La verdad sea dicha, esto requiere un poco de práctica. Tú quieres prestar atención, pero no abruman a la gente. Aquí tienes tres formas sencillas para empezar:

1. Escucha más de lo que hablas.

Estar con alguien no es lo mismo que prestarle atención. Tengo unos cuantos amigos que pueden pasar una hora en una habitación conmigo y nunca hacer ni una sola pregunta sobre mi vida, experiencias o percepciones.

2. Haz preguntas que demuestren que estás escuchando.

Para demostrar que entiendes lo que alguien está diciendo, haz preguntas que se basen en los puntos que están marcando. Por ejemplo, si tú y yo estábamos hablando ahora, podrías decir: "Así que por no prestar atención, estoy haciéndome menos agradable, ¿verdad?"

Sip, eso exactamente.

3. Cava más profundo.

Si quieres tener 100 discusiones sobre el clima cada semana, quédate con las preguntas superficiales. Personalmente, esto me aburre hasta las lágrimas. Prefiero hacer preguntas que te sorprendan y te hagan pensar, como: "Aparte del dinero, ¿qué te impide dejar tu trabajo y tomarte un año para viajar por el mundo?"

Ser genuinamente curioso sobre la vida de la otra persona te hace más atractivo. Lo mismo es cierto cuando estás buscando un trabajo... la mejor manera de abordar una entrevista es hacer tu investigación por adelantado y entender profundamente el negocio del entrevistador.

No es lo que dices en voz alta a todos los demás lo que determina tu vida, es lo que te susurras a ti mismo lo que tiene el mayor poder.

Si te sientes inseguro de vez en cuando, sé exactamente cómo te sientes. Solía ser increíblemente inseguro de mí mismo... Y a veces todavía lo sigo siendo.

Pero no todo es malo. El aumento de la autoconciencia, la ansiedad, la incapacidad de unirse, y sentirse "diferente"; en realidad no son tan malos. Esas batallas interiores han sido mis ángeles a veces. Sin ellas jamás habría desaparecido en la literatura, el lenguaje, la mente, el trabajo apasionado y todas las intensidades salvajes que me hicieron, deshicieron, y convirtieron en la persona que soy hoy.

Pero una dura verdad permanece: Los enemigos que encontramos en la vida, especialmente nuestros propios demonios internos, usan las cosas con las que estamos inseguras contra nosotros.

Lo que significa que no podemos escondernos para siempre. Tenemos que emerger. Tenemos que crecer y superar nuestras inseguridades.

En algún momento tenemos que liberarnos y recuperar nuestro poder sintiéndonos seguros de lo que somos; con nuestros defectos y todo.

Esto no es fácil, por supuesto; es un viaje. Y mientras te embarcas, aquí tienes algunas cosas importantes que debes tener en cuenta:

1. La historia que te dices a ti mismo es la historia que vives

Todo el mundo cuenta una historia sobre sí mismos dentro de sus propias cabezas. Cada día. Todo el tiempo. Y esa historia te hace quien eres; establece las bases para cada acción que tomas o no tomas. Tú te construyes de esa historia.

2. Cada pensamiento despreciable e inseguro es poco fiable y cambiable

Una vez que te vuelves consciente de ti mismo, no hay fin si no lo abordas; Una vez que comienzas a dudar de ti mismo, no hay lugar para nada más hasta que hagas un cambio. Vas a tener que dejar que la verdad le grite más fuerte a tu alma que las mentiras que te han infectado.

3. Un momento de verdad es uno de tus activos más poderosos

En lugar de sonreír para ser cortés, llora cuando sea necesario. En lugar de reír cuando estés nervioso o incómodo, di tu verdad. En lugar de actuar como si todo estuviera bien, proclama que no está todo bien; di tus sentimientos! Hónrate a ti mismo. Honra tu verdad. Se real.

4. Un poco de auto-enfoque y auto-cuidado logran un montón

Siempre que estás consciente de ti mismo estás realmente exponiendo que no estás consciente de quién eres. No te sientes cómodo siendo tú mismo. Si lo estuvieras, entonces no habría ningún problema; no estarías buscando las opiniones de los demás. No estarías preocupado por lo que los demás dicen sobre ti; serías irrelevante!

Cuando eres consciente de ti mismo estás en problemas. Cuando eres consciente de ti mismo estás realmente mostrando síntomas de que no sabes quién eres por dentro. Tu propia auto-conciencia indica que no te has dado el suficiente cuidado.

5. El mayor crítico vive en tu percepción de la percepción de la gente sobre ti (no en la percepción de la gente sobre ti)

Uno de los más grandes viajes en la vida es la superación de los pensamientos inseguros y aprender de verdad que no te importen tanto las opiniones de las otras personas. De hecho, nunca harás una gran impresión en los demás hasta que dejes de pensar en qué tipo de impresión estás haciendo.

6. Todos tienen su propio camino, los cuales no tienen nada que ver con el tuyo

Una de las granes razones por la que nos juzgamos tan amargamente en nuestra sociedad de comparación y estatus social:

Percibimos que cualquiera que esté haciendo las cosas de manera diferente a la que hacemos nosotros como que está criticando nuestras decisiones. Esto, por supuesto, es algo que tenemos que dejar ir!

7. Tu mayor belleza está completamente fuera de vista en las interacciones sociales superficiales

La belleza exterior es sólo piel profunda. Y todos tienen días feos; somos humanos.

Enfócate en lo interior, no en lo exterior. Actuar correctamente es mejor que verse correctamente. Entiende que el mal puede verse bello en el exterior. Entiende qué es lo que te hace bello más allá de las miradas. Eres mucho más de lo que se puede ver de un vistazo.

8. La inconsciencia puede paralizarte

Un ser humano será encarcelado en una habitación con una puerta que está desbloqueada y se abre hacia adentro, siempre y cuando no se le ocurra tirar en lugar de empujar. Una mente abierta y consciente es la clave.

9. Tus problemas te hicieron, no estropearon

A veces tienes que pasar por dificultades, rupturas, rechazos y heridas dolorosas, las cuales rompen la imagen halagadora que una vez tuviste de la vida, para descubrir gradualmente dos poderosas verdades:

1) La vida no es exactamente como pensabas que era.

2) La pérdida de un placer maravilloso no es necesariamente la pérdida de la verdadera felicidad y bienestar a largo plazo.

10. Cuanto más vivas y aprendas, más te darás cuenta de lo mucho que no sabes

Las investigaciones sugieren que el llamado "síndrome del impostor" que tiene lugar cuando de repente no nos sentimos "lo suficientemente bueno" se intensifica a medida que nos hacemos más sabios.

Cuanto más experimentados o consumados nos volvamos, más probabilidades hay de que nos encontremos con gente cada vez más interesante, talentosa y capacitada, haciéndonos sentir aún más inadecuados en comparación. Por lo tanto, aunque no lo parezca, si estás preocupado por que cumples los requisitos, eso podría ser una muy buena señal de que realmente los cumples muy bien.

Como emprendedor, tienes muchas cosas con las que hacer malabares.

Estás dirigiendo un negocio exitoso, estás manejando todas las relaciones importantes en tu vida, y muchas veces, el ejercicio es el primer hábito que desechas.

Si bien no se puede negar que ser un emprendedor hace que sea más difícil encontrar constantemente tiempo para hacer ejercicio, eso igual no es una excusa válida.

Piensa en tu salud y condición física como la cabeza de un pulpo y los tentáculos como la miríada de otras facetas de tu vida. Sin la cabeza funcionando en su más óptima capacidad, esos tentáculos no van a funcionar a sus más altas capacidades.

Operar un negocio exitoso requiere hábitos y estrategias para hacer que funcione de manera más eficiente y eficaz. Ser consistente con tu condición física requiere lo mismo.

Cuando se trata de ser un empresario en forma y ejercitarte de manera regular, aquí tienes tres hábitos que ayudarán a tu consistencia.

1. Desarrolla un ritual

En su nivel más básico, un ritual es un hábito que se inicia a partir de un comportamiento específico que realizas.

¿Por qué un ritual es tan importante?

Porque elimina la opción de decidir si quieres hacer una actividad o no. Como emprendedor, ya tomas suficientes decisiones, y agregar más sólo disminuirá tus posibilidades de hacer ejercicio.

Cuando se trata de rituales, un gran ejemplo proviene de la coreógrafa, bailarina y escritora estadounidense Twyla Tharp. En su libro, "El hábito creativo", describe su ritual así:

"Empiezo cada día de mi vida con un ritual: me levanto a las 5:30 am, me pongo mi ropa de entrenamiento, mis calentadores de pierna, mis sudaderas y mi sombrero. Salgo de mi casa en Manhattan, llamó a un taxi y le digo al conductor que me lleve al gimnasio Pumping Iron en la calle 91 y la primera avenida, donde ejercito durante dos horas.

El ritual no es el estiramiento y el entrenamiento con pesas que pongo mi cuerpo cada mañana en el gimnasio; el ritual es el taxi. En el momento en el que le digo al conductor a dónde ir, he completado el ritual."

Cuando se trata de tu condición física, el ritual no es el conjunto de sentadillas o escanear tu tarjeta en el gimnasio; es el comportamiento que inicia el proceso de llegar al gimnasio.

Determina una señal para iniciar tu ritual. Decirle al taxista la dirección era la señal para Twyla. Para ti, podría ser el sonido de la alarma y tener tu ropa lista en frente de ti señalándote que es hora de hacer ejercicio.

2. Prográmalo

Programas las llamadas de venta importantes. Programas las reuniones con tu personal. Programas las citas médicas. Programas las citas con tu pareja (espero). Programas los eventos deportivos de tus niños.

¿Por qué no tus ejercicios?

A Tony Robbins se le atribuye decir: "Si hablas de eso, es un sueño, si lo imaginas, es posible, pero si lo programas, es real."

Programa citas para tus entrenamientos. Trata a tu cuerpo como si fuera un negocio. Tú no descuidas a tus clientes, reuniones de negocios, o sesiones de trabajo; así que no descuides tu salud.

Una manera simple de programar tus entrenamientos para la semana es tomarte un tiempo al principio de la semana y programar tus actividades en un calendario. Prepáralas en este orden.

1. Programa eventos familiares y eventos personales no negociables con un color

2. Programa eventos de trabajo y horas normales de trabajo con otro color

3. Ahora, programa tus citas de ejercicio con otro color

Es muy probable que  tengas un espacio de 20-40 minutos al día para hacer ejercicio.

3. Adopta una mentalidad de largo plazo

Sabes que la inconsistencia y descuidar a tus clientes afectan la rentabilidad de tu negocio a largo plazo. Ve a la inconsistencia y el descuido del ejercicio como algo que afecta tu salud a largo plazo.

Adoptar una mentalidad de largo plazo con tu salud y condición física te permitirá ver el panorama completo y te proporcionará perspectiva. Así como priorizas hábitos en tu negocio para asegurarte de que sobrevivirás a largo plazo y no sólo por una temporada o dos, ve tu salud con la misma mentalidad.

Las decisiones que tomas hoy fabricarán el resultado de tu mañana.

Tu salud es igual a tu riqueza. Dirige tu cuerpo como un negocio.

Pasé el semestre de primavera de mi primer año de universidad estudiando en Freiburg, Alemania.

Un par de meses en mi semestre, reservé un viaje de 10 días a España y Portugal - cinco días en España con una amiga mía, y cinco días en Portugal sola.

Entonces la amiga que debía venir a España conmigo me dijo que ya no podía ir.

Fue a último minuto, así que para ese punto ya había reservado mi vuelo y alojamiento.

No estaba para perder todo el dinero - sin mencionar el tiempo - que había puesto en la planificación y reservas de mi viaje, así que tomé la decisión de ir en un viaje de 10 días conmigo sola, yo y sólo yo.

Admito que tenía bastante experiencia de viajes anteriores, luego de haber vivido en Zurich, Suiza, durante cinco años cuando era más joven. Pero todos esos viajes fueron con otras personas: mi familia, mis amigos, mis compañeros de clase y maestros.

Este era el primer viaje en el que estaba verdaderamente sola.

Y estoy muy contenta de haberlo hecho.

Aquí tienes por qué recomiendo encarecidamente que hagas un viaje en solitario en algún momento de tu vida.

Tienes la oportunidad de ver las cosas tú quieres ver.

Si alguna vez viajaste con amigos, sabes que es raro que todo el mundo quiera ver y hacer las mismas cosas. Sólo tienes un tiempo determinado, por lo que deben hacer compromisos y, a veces, tus actividades son desechadas. También existe la probabilidad de que los amigos con los que viajas no estén muy motivados con los viajes, y puedes terminar pasando todo el viaje descansando en la playa cuando lo que realmente querías hacer es un poco de turismo.

Cuando viajas solo, estás a cargo. Eso significa que puedes planear tus días como quieras que sean, y no tienes que preocuparte por comprometerte y hacer sacrificios.

Cuando estaba en Málaga, por ejemplo, decidí tomar un viaje de un día a Granada, y tomé un autobús a las 6 a.m. para llegar a Alhambra a tiempo para mi tour. Lo más probable es que muchos de mis amigos no hubieran estado dispuestos a hacerlo. Pero yo sí, y valió realmente la pena.

Llegas a conocer mejor el área al que estás viajando.

Para consternación de mi padre, no podía leer un mapa ni para salvar mi vida. Así que cuando viajaba con otros, siempre les dejaba la parte de las direcciones a ellos. Pero cuando estuve en dos países en donde no hablaba el idioma y no tenía un compañero de viaje, me tocó averiguar la posición de la tierra. No puedo decir que siempre tomé la ruta más directa para llegar a donde iba; pero puedo decir que descubría la ruta por mi cuenta; excepto por consultar algunos locales en inglés (en Portugal) o en un muy mal Español (en España).

Nunca olvidaré a las pequeñas viejas españolas que me ayudaron en mi viaje en autobús desde el aeropuerto de Málaga a mi albergue. Ellas no hablaban inglés, pero empezaron a darme indicaciones en el momento en que me vieron sacar un mapa.

Para el momento en que dejaba España y Portugal, podía averiguar que caminos tomar mucho mejor que cuando llegué; y esa fue una sensación realmente gratificante.

Es más probable que conozcas nuevos amigos y experimentes la cultura local.

Viajar con gente que conoces crea una zona de confort de la que puede ser difícil salir. ¿Por qué tratar de conocer nuevos amigos si ya estás rodeado de tus amigos actuales? Las personas con las que estás pueden bloquear (no intencionalmente) la posibilidad de ahondar realmente en la cultura del lugar que estás visitando porque es muy fácil quedar atrapado con tus compañeros de viaje en vez de quedar atrapado con la experiencia del viaje.

A lo largo de mi viaje, interactué con varias personas, lugareños y turistas como yo, con quienes probablemente no hubiera interactuado si no hubiera estado viajando sola. Mis albergues, el espectáculo de flamenco al que fui, las excursiones a las que asistí, y los restaurantes en los que comí fueron sólo algunos de los lugares en los que conocí gente nueva.

Tienes más cuidado con lo que gastas.

Viajar es caro. Cuando solía viajar con mi familia, mis padres cubrían todos los gastos, así que nunca pensaba dos veces en los costos.

Cuando viajas con amigos, es fácil sucumbir a la presión de tus compañeros y simplemente gastas dinero en lo que tus compañeros de viaje están gastando dinero. Pero cuando estás sola y estás pagando los gastos del viaje de tu propio bolsillo, te vuelves mucho más consciente de cuánto gastas y en dónde lo gastas. Esa es la razón por la que me alojé en albergues (limpias, pero todavía albergues) durante todo mi viaje.

Te hace darte cuenta de que hacer cosas sola está bien.

Sí, cenar sola o visitar lugares de interés por ti misma puede sentirse extraño o incómodo al principio; pero cuanto más lo haces, más te das cuenta de que no es para tanto. De hecho, puede ser realmente agradable porque a veces simplemente no tienes ganas de hablar con otras personas.

Y si estás realmente nervioso por la idea de estar solo, ¿qué mejor lugar para probarlo que en alguna parte en la que no es probable que te encuentres con gente que conoces?

Tomas más posesión del viaje, y te sientes más logrado después de tomarlo.

Para el momento en el que volví a Freiburg después de 10 días de viaje en solitario, estaba más que lista para un tiempo de calidad con la gente que conocía y que hablaba mi idioma. Pero también sentí un fuerte sentimiento de orgullo por haber viajado sola, haber planeando múltiples actividades culturales, y haber vuelto en una sola pieza.

Cuando viajas solo, tu viaje está 100% en tus manos, lo que puede ser estresante de vez en cuando. Pero cuando resulta ser un viaje exitoso, puedes darte las gracias por él.

Algunos cambios parecen negativos en la superficie, pero cuando miras hacia atrás verás que tu dolor más profundo te bendijo con muchas lecciones. De la misma manera que el carbón sólo se transforma en diamantes debido a la intensa presión, sólo a través de nuestros desafíos cambiaremos.

La verdad sea dicha: la vida no siempre es fácil; pero si puedes encontrar oportunidades en tus oposiciones pasarás menos tiempo deseando que las cosas no fueran tan difíciles y más tiempo agradeciendo que lo sean.

Ten la seguridad de que las personas felices no son inmunes a los días difíciles, las angustias, o el sentirse como un tonto! La diferencia es que ellos convierten las frustraciones en combustible y se reconstruyen de los guijarros que descubren luego de golpear el fondo.

Si estás teniendo dificultades para ver la belleza de las cosas feas que la vida te ha dado últimamente, aquí tienes algunas verdades que las personas felices están enfrentando y que podrían ayudarte también:

1. Si deseas los beneficios de algo en la vida, también tienes que querer los costos

La mayoría de la gente quiere las recompensas sin el riesgo. El brillo sin la rutina.

Uno es elogiado en público por lo que practica en privado. No puedes tener el destino sin el viaje. En lugar de pensar en lo que quieres, primero considera: ¿Qué estás dispuesto a dar para obtenerlo?

2. Serás inspirado por tus sueños y también aterrorizado por ellos

No huyas de las cosas que te asustan, persíguelas. Haz trabajos que te mantengan hasta tarde y te despierten temprano. No te dejes convencer por la "estabilidad" de la practicidad; puedes fallar en algo que no amas demasiado, así que por qué no tomar la oportunidad de eso que amas. No hay ninguna promesa ni garantía de que esa pasión pague tus cuentas, pero nunca lograrás el éxito si no sales al campo de juego.

3. La zona de confort es un lugar hermoso, pero nada crece allí

Las cosas fáciles nunca te harán sentir orgulloso. Las mismas paredes que construyes para protegerte también te encarcelarán si las construyes demasiado alto. El mayor asesino de sueños no es la falta de oportunidades o talento, es la adicción que tenemos hacia nuestra zona de confort.

Los tontos creen que pueden vencer el miedo. Pero aquellos que llegan lejos en la vida entienden que la incertidumbre nunca desaparecerá cuando estés haciendo grandes cosas. Ellos están preparados para caminar junto a él todos los días por el tiempo que se tarde en llegar a donde quieren ir. No dejes que el miedo sea una señal de alto. En lugar de eso, úsalo como una hoja de ruta para una vida bien vivida.

4. Si quieres ver lo que te está deteniendo, mira en el espejo

Eres tú... y sólo TÚ 99% del tiempo.

Las batallas más difíciles que jamás pelearás comenzarán entre tus dos orejas. Antes de convencer al resto del mundo, tendrás que convencer al crítico más grande de todos: ¡TÚ! Hay un montón de cosas que vas a tener que enfrentar en tu camino en la vida, no dejes que tú seas una de ellas.

5. Ser "realista" es el camino más rápido a la mediocridad

Las personas pequeñas dudarán de los grandes sueños.

Es fácil para las personas de al lado dudar y juzgar cuando no están tomando riesgos por sí mismos. Así que no atenúes tu luz sólo porque le hará daño a los ojos de otra persona. No dejes que ni una gota de tu autoestima dependa de su aceptación de ti. Decide que lo harás con o sin ellos. Puede que te llamen loco cuando apenas estés comenzando, pero te etiquetarán como genio una vez que hayas tenido éxito.

6. Puedes aprender grandes cosas de tus errores cuando no estás ocupado negándolos

La vida es una "práctica", no una "perfección"... y sólo viene una vez. ¡Eso es todo!

Así que vive plenamente mientras estés aquí. Diviértete, sé loco, sé raro. Sal y comete errores. Son parte necesaria de una vida bien vivida. Cuando algo salga mal (y lo hará), no corras ni trates de esconderte. Velo como una oportunidad para aprender algo que no sabías sobre ti mismo. El objetivo no es la perfección; sólo sé un excelente ejemplo de un ser humano.

7. A la gente le encantarás, y a la gente no le agradarás

Y la mayoría de las veces, no tendrá nada que ver contigo. Cómo otros te traten son sus karmas, cómo respondes es la tuya. Ámalos de todos modos. Sé amable porque así es como eres, no porque tengan que ganárselo. Las personas más difíciles de amar a menudo son las que más lo necesitan.

8. No tienes que vivir tu vida de la manera que otras personas esperan que lo hagas

No estabas destinado a una vida mundana ni mediocre. Toma las oportunidades cuando seas joven; cuenta historias cuando seas viejo. El objetivo es no mirar atrás y decir, "Wow, me sentí seguro." El objetivo es decir, "Wow, si que fue una aventura."

Si tu vida es impresionante, es culpa tuya. Si tu vida es aburrida, es culpa tuya. Si no leerías la historia que estás viviendo ahora mismo, escribe una diferente.

9. Las personas que están haciendo una diferencia en el mundo no son como todos los demás

Así que no los mezcles. Siempre serás demasiado algo para alguien; demasiado grande, demasiado fuerte, demasiado suave, demasiado nervioso, y así sucesivamente. Si redondeas tus bordes, pierdes tus ventajas. Una vez que hayas aceptado verdaderamente quién eres (caprichos, defectos y todo) nadie podrá usarlos contra ti. Para aquellos que realmente te quieren, no hay defectos en ti más grande que su amor.

10. Cada relación equivocada lleva a la correcta

Si puedes amar tanto a la persona equivocada, imagina cuánto amarás a la correcta.

Cada corazón roto presenta una oportunidad para crecer en una versión mejorada de ti mismo. Un gran amor nos sacude, nos excita y nos aterra simultáneamente, mientras nos hace sentir tan desesperados y fuera de control que no tenemos otra opción que transformar nuestras vidas. Cuando nos abandona, podemos elegir amargarnos o ser mejores. ¿Te volverás más fuerte y más sabio con una mayor capacidad de amar? ¿O te perderás del regalo?

Un día alguien vendrá a tu vida y te hará entender por qué no funcionó con nadie más. Hasta entonces, usa cada oportunidad que tengas para crecer y convertirte en la clase de persona con la que no podrías imaginarte vivir sin ella.

Una cosa más

Está bien sentirte confundido, frustrado e incluso perdido; las personas felices experimentan todas estas emociones también. Es una señal de inteligencia. Sólo los tontos están totalmente seguros acerca de su camino y cada elección que toman.

Encuentra una manera de ser feliz, independientemente de lo que te de la vida. Puede que no seas capaz de controlarlo, pero puedes aprender y crecer gracias a ello.

Mientras estás respirando en este momento, otra persona está dando su último respiro. Ellos están rezando por todas las cosas que tú y yo estamos dando por sentado. Así que no te quejes. Se agradecido por cada experiencia, cada desafío, y cada sorpresa con la que fuiste bendecido.

Si aún no encontraste la lección de tu último problema, sigue buscando, está ahí. Y si todo falla, está agradecido de que te hayan dado más tiempo para resolverlo. No todo el mundo ha tenido tanta suerte.