Nuestros 20s pasan volando antes de darnos cuenta, y queremos asegurarnos de haberle hecho justicia a esa década.

¿Nos preocupamos por las cosas correctas? ¿Estamos donde deberíamos estar?

La mejor manera de prepararnos para esas preguntas y responderlas con lo mejor de nuestras habilidades, es asegurándonos de pasar tiempo en lo que realmente importa y que nos pueda ayudar en el futuro.

Quora tiene un hilo del que sacamos grandes consejos para las personas en sus 20s que se estén preguntando en qué deberían invertir su tiempo. Esto es lo que encontramos.

Crea una red.

Si formas una sólida base de gente, estarás expuesto a más oportunidades y posibilidades de éxito tanto en tu carrera como en tu vida personal.

Construye puentes, porque nunca sabes cuándo puedes necesitar cruzarlos.

Como Karan Jaiswani puso, "los 20s se tratan de usar tu hoy y estructurar tu futuro."

Lee. Mucho.

No hay nada más productivo que tomarse un tiempo para leer. Lee lo que sea que caiga en tus manos; noticias, ficción, no-ficción, orientación profesional, libros de autoayuda; lo que sea!

Cuanto más sepas y entiendas a las personas a tu alrededor, a ti mismo y al mundo, más fácil y exitosamente podrás navegar esas cosas.

"Esto mantendrá tu mente estimulada y abierta a las ideas. Recibirás una serie de ideas de cada autor que podrás implementar en tu vida. También conocerás las opiniones de todo el mundo," dice Rizwan Aseem.

Cuida tu cuerpo.

Hacerte un tiempo en la noche para lavarte la cara, ejercitar, y recordar aplicar (y volver a aplicar) protector solar puede que no esté en la parte superior de tu lista de prioridades, pero debería.

Cuidar de tu salud en general es algo que, más tarde en la vida, te alegrará haber considerado en tus 20s.

Como Aseem señala: "No importa lo que hagas en tu vida, se lo harás a tu cuerpo. No puedes reemplazarlo, conseguir uno nuevo, ni cambiarlo. Es tu cuerpo y vivirás siempre en él."

Usa tu tiempo y dinero en educación.

La educación es un recurso muy valioso que es poco probable lamentes haber tenido jamás.

El dinero es bien empleado cuando lo usas para ampliar tu mente y conocimientos, especialmente cuando perfeccionar las habilidades que aplicas en tu trayectoria profesional.

Anuj Kumar te aconseja “probar cosas diferentes y averiguar dónde se encuentra tu pasión... Y luego busca maneras de hacer una carrera haciendo eso”, añadiendo que “si necesita más educación, obtenla.”

Presta atención a tu salud mental y bienestar.

Si bien tu salud física es extremadamente importante, invertir tiempo en cuidar tu mente es algo que no deberías olvidar.

Estimúlala, desafíala, se consciente de a qué te estás exponiendo a diario, y cuídate.

Aseem apunta que, "La mente, como todo lo demás, tiene las características de un músculo. La usas, o la pierdes. Y mientras la estés usando, se mantendrá en forma y saludable. En los minutos que dejas de usarla, se desintegrará y atrofiará." Así que úsala!

Aprender nuevas habilidades (y domínalas).

Mientras que el consejo de "seguir tu pasión" puede ser bueno en sentido general, John. J. Bowman insta a los que están en sus 20s a dominar y controlar un conjunto de habilidades que puedan ser utilizados para beneficiarte dentro del campo que te apasiona.

Crea y mantén buenos hábitos.

La parte más difícil de crear buenos hábitos es empezar, pero una vez que eres capaz de dominarlos, tendrán un impacto innegablemente positivo en tu día a día, así como en tu futuro, ya que, como señala Rizwan, "una vez que un hábito es establecido, dura toda la vida."

Construye relaciones significativas.

Ahora es el momento de dejar a los amigos de los-buenos-tiempos y hacer tiempo sólo para aquellos que realmente se quedarán contigo y serán fuerzas positivas en tu vida.

A medida que madures, también lo deberían hacer tus relaciones, así que no tienes tiempo para perder con personas que son perjudiciales y pasa más tiempo con las que te ayuden a perseguir tus metas.

Come bien.

Pasa tiempo planificando comidas, aprendiendo recetas saludables, y sobre todo teniendo en consideración lo que estás comiendo regularmente.

Los días en los que las donas, papas fritas y gaseosas eran comidas completas del día pasaron.

Incluso si te toma un poco más de tiempo y esfuerzo, tu futuro te lo agradecerá cuando puedas mantener tu energía y un cuerpo sano a medida que envejezcas.

Establece un sistema para el manejo de tus finanzas.

Siéntate y averigua cómo estás gastando tu dinero, en qué lo estás gastando, y cuáles son tus gastos actuales.

"Si te ocupas de tus finanzas a partir de hoy, ellas se ocuparán de ti cuando más las necesites. Cuando seas viejo, o estés enfermo, o envíes a tus hijos a la escuela, o ayudes a tu padre a atravesar una enfermedad. Tus finanzas te ayudarán," dice Aseem.

Grandes escollos que debes evitar: Las malas oportunidades de negocio (si parece demasiado bueno para ser verdad, lo es), usar excesivamente las tarjetas de crédito, y no ahorrar o apartar dinero para un día lluvioso.

Viajar.

A los 20 años, estás lleno de entusiasmo y energía y, por lo general, tienes la movilidad como para disfrutar un poco de la pasión por los viajes. Así que satisfácela.

Experimenta nuevas culturas, países y desafíos. Aprenderás cosas que podrás llevar contigo y aplicar a tu vida cuando vuelvas a casa.

Comunícate con tus seres queridos.

Haz un esfuerzo para recordar los cumpleaños, fiestas y eventos importantes. Tus familiares y amigos cercanos pueden actuar como tu sistema de apoyo cuando más lo necesites, pero debes dedicarles tiempo y devolver el favor.

Los pequeños gestos que muestran que estás pensando en las personas que te quieren duran un buen tiempo, así que tómate unos minutos para escribirles una bonita tarjeta y mandársela por correo, o programa una llamada rápida por Skype, no te arrepentirás.

Examina qué es lo que realmente quieres en la vida.

Es fácil quedar atrapado en el todo lo que sucede a lo largo de tus 20s, y las personas suelen olvidar sentarse y contemplar qué es lo que realmente quieren.

Tonya Turpin aconseja que "de forma activa, y con intención, te des cuenta del mundo y de todo lo que contiene. No sólo del mundo exterior, sino también del que hay en tu cabeza. Pasa tiempo a solas, ya que es el único camino verdadero para llegar a conocerte a ti mismo. Se curioso y cuestiónalo todo."

Haz tiempo para averiguar qué amas, y traza un plan para conseguirlo.

En Quora, más de 100 personas respondieron la pregunta "¿Cuáles son los rasgos comunes de las personas altamente inteligentes?"

Algunos usuarios afirmaron saberlo por experiencia personal; otros simplemente dan una educada conjetura.

Como resultado, muchos usuarios dieron respuestas con las que los investigadores estarían de acuerdo.

Sacamos ocho de las respuestas más intrigantes y explicadas por la ciencia - y sólo vamos a decir que nos sentimos mucho más inteligentes ahora.

Esto es lo que aprendimos:

Son altamente adaptables

Varios usuarios Quora notaron que las personas inteligentes son flexibles y capaces de prosperar en diferentes escenarios.

Como escribe Donna M Hammett, las personas inteligentes se adaptan "mostrando lo que se puede hacer independientemente de las complicaciones o restricciones que les hayan impuesto."

Las recientes investigaciones psicológicas apoyan esta idea. La inteligencia depende de la capacidad de cambiar tus propios comportamientos para poder hacerle frente más eficazmente a tu ambiente, o realizar cambios a los ambientes en los que te encuentras.

Entienden lo mucho que no saben

Las personas más inteligentes son capaces de admitir que no están familiarizados con un concepto en particular. Como escribe Jim Winer, las personas inteligentes "no tienen miedo de decir: ‘No sé.’ Si realmente no lo saben, lo aprenden."

La observación de Winer está respaldada por un famoso estudio de Justin Kruger y David Dunning, que descubrió que entre menos inteligentes seas, más sobreestimas tus capacidades cognitivas.

En un experimento, por ejemplo, los estudiantes que había sacado menos puntaje en una prueba de la LSAT sobreestimaron su número de preguntas correctas en casi un 50%. Mientras que aquellos que habían sacado los mejores resultados subestimaron su número de preguntas correctas.

Tienen una curiosidad insaciable

Albert Einstein dijo, "No tengo talentos especiales, sólo soy apasionadamente curioso."

O, como Keyzurbur Alas lo pone, "las personas inteligentes se dejan fascinar por cosas que otros dan por sentado."

Una investigación publicada en 2016 sugiere que hay una relación entre la inteligencia infantil y la apertura a las experiencias (que abarcan la curiosidad intelectual) en la edad adulta.

Los científicos siguieron a miles de personas nacidas en Reino Unido durante 50 años y descubrieron que los niños de 11 años que habían sacado los más altos puntajes en un test de inteligencia resultaron ser más abiertos a experiencias a los 50s.

Son de mente abierta

Las personas inteligentes no se encierran en sí mismos de las nuevas ideas y oportunidades. Hammett escribe que las personas inteligentes están "dispuestas a aceptar y considerar otros puntos de vista con valor y una mente abierta" y que están "abiertos a soluciones alternativas."

Los psicólogos dicen que las personas de mente abierta (aquellos que buscan puntos de vista alternativos y valoran las evidencias justamente) tienden a obtener mejores resultados en el SAT y en las pruebas de inteligencia.

Al mismo tiempo, las personas inteligentes son cuidadosas con las ideas y perspectivas que adoptan.

"Una mente inteligente tiene una fuerte aversión a aceptar las cosas por su valor nominal y, por lo tanto, se resisten a creer hasta que se les presente una amplia evidencia," dice Alas.

Les gusta su propia compañía

Richard señala que las personas altamente inteligentes tienden a ser "muy individualistas."

Curiosamente, una investigación reciente sugiere que las personas más inteligentes tienden a tener menos satisfacción que la mayoría de las personas con sociabilizar con amigos.

Tienen un alto auto-control

Zoher Ali escribe que las personas inteligentes son capaces de superar los impulsos por "planificar, clarificar metas, explorar estrategias alternativas y considerar las consecuencias antes de que comiencen."

Los científicos descubrieron una relación entre el auto-control y la inteligencia. En un estudio de 2009, los participantes tuvieron que elegir entre dos recompensas financieras: un pago pequeño pero inmediato o un pago más grande pero en una fecha posterior.

Los resultados mostraron que los participantes que optaron por el pago más grande en una fecha posterior (es decir, los que tenían más autocontrol) por lo general lograron mejores resultados en las pruebas de inteligencia.

Los investigadores del estudio dijeron que un área del cerebro (la corteza prefrontal anterior) podría desempeñar un papel importante en ayudar a la gente a resolver problemas difíciles y demostrar auto-control mientras trabajan para lograr sus metas.

Son muy divertidos

Advita Bihani señala que las personas altamente inteligentes tienden a tener un gran sentido del humor.

Los científicos están de acuerdo. Un estudio encontró que las personas que escribieron dibujos animados más divertidos lograron mejores resultados en las pruebas de inteligencia verbal. Otro estudio encontró que los cómicos profesionales puntuaron más alto que el promedio también en las pruebas de inteligencia verbal.

Son sensibles a las experiencias de otras personas

Las personas inteligentes pueden "casi sentir lo que alguien está pensando/sintiendo," dice.

Algunos psicólogos sostienen que la empatía, estar en sintonía con las necesidades y los sentimientos de los demás y actuar de manera sensible a esas necesidades, es un componente esencial de la inteligencia emocional.

Los individuos emocionalmente inteligentes están típicamente muy interesados en hablar con gente nueva y aprender sobre ellos.

De la Parte I

En el artículo de hoy, quiero recordarte algunas potentes (pero fáciles de olvidar) verdades que te ayudarán a elegir sabiamente y crecer más fuerte incluso en los momentos más difíciles...

Parte II

6. El presente es lo único que tienes que enfrentar.

La vida no se vive en un lugar distante, imaginando que llegará el día en el que todo sea perfecto. Se vive aquí y ahora, con la realidad tal como es.

Sí, puedes trabajar para lograr un futuro idealizado. Pero, para hacerlo, debes lidiar con éxito con el mundo tal y como es hoy.

A veces evitamos experimentar donde exactamente estamos porque desarrollamos la creencia, basada en nuestras experiencias pasadas, de que no es donde deberíamos ni queremos estar. Pero la verdad es que, donde estás ahora es exactamente donde tienes que estar para llegar a donde quieres ir mañana. Así que aprecia dónde estás.

Tus amigos y familiares son demasiado hermosos como para ignorarlos. Toma un momento para recordar lo afortunado que eres por estar respirando. Echa un vistazo a tu alrededor, con los ojos bien abiertos a las posibilidades ante ti. Mucho de lo que temes no existe. Mucho de lo que amas está más cerca de lo que crees. Estás a un breve pensamiento de comprender la bendición que es tu vida.

La felicidad es un estado mental que sólo puede ser diseñado en el presente. No es un momento en el futuro o un momento del pasado; sin embargo, por desgracia, este concepto erróneo lastima a muchos.

Muchos jóvenes parecen creer que la felicidad los espera en los próximos años, mientras que muchas personas mayores creen que sus mejores momentos quedaron detrás de ellos. No seas ninguno de ellos. No dejes que el pasado ni el futuro se roben tu presente.

7. Siempre, siempre, siempre hay algo por lo que estar agradecido.

La vida es mejor cuando estás sonriendo. Ser positivo en una situación negativa no es ingenuo; es una señal de liderazgo y fuerza. Lo estás haciendo bien cuando tienes mucho por que llorar y quejarte, pero prefieres sonreír y apreciar tu vida en su lugar.

¿Qué pasaría si despertaras mañana con sólo las cosas por las que estabas agradecido hoy?

Piensa en toda la belleza que hay a tu alrededor, velo y sonríe. Siéntete agradecido por todas las pequeñas cosas en su vida, porque cuando las pones todas juntas, te das cuenta lo importantes que son. Al final, no es la felicidad lo que nos hace agradecidos, es el ser agradecido lo que nos hace felices.

8. Las grandes cosas llevan tiempo.

Los resultados instantáneos rara vez son los mejores resultados. Con paciencia, puedes ampliar en gran medida tu potencial. Si tus deseos siempre se cumplieran de inmediato, no tendrías nada por que luchar. Podrías perderte las alegrías de la anticipación y el progreso.

Recuerda, paciencia no se trata de esperar; es la capacidad de mantener una buena actitud mientras trabajas duro por lo que crees. Es la voluntad para mantener enfocado, dando con confianza un pequeño paso a la vez, sabiendo que la única forma de mover una montaña, es moviéndola una piedra a la vez. Cada piedra que muevas, no importa cuán pequeña sea, es un avance.

En pocas palabras: Merece más que una mera gratificación instantánea. Lo valioso que llega en un instante, a menudo se va en un instante. Lo valioso que toma tiempo y compromiso crear, a menudo sobrevive a su creador, a TI.

9. Las demás personas no pueden validarte.

Cuando estamos luchando para lograr algo importante, a veces miramos a los demás para que validen nuestro progreso. Pero la verdad es que ellos no pueden hacerlo...

No estás en este mundo para vivir según las expectativas de los demás, ni debes sentir que los demás deben vivir según las tuyas. Allana tu propio y único camino. Lo que significa el éxito para cada uno de nosotros es totalmente diferente. El éxito es en última instancia sobre vivir tu vida felizmente, a tu manera.

No tienes que ser brillante para ser impresionante. No tienes que ser famoso para ser alguien importante. No tienes que ser una celebridad para tener éxito. No necesitas que te valide nadie más. Ya eres valioso. Sólo tienes que creer en ti mismo y en lo que deseas lograr.

Puedes mantener un humilde silencio y aún así ser sorprendentemente eficaz. Sólo porque las personas no caigan a tus pies y te adoren, no significa que seas un fracaso. Un éxito silencioso es tan dulce como uno ruidoso y extravagante, y por lo general es mucho más real. El éxito es según cómo lo defines, no como los demás te dicen que debe ser para ti.

10. No estás solo.

En medio de los tiempos difíciles, es fácil mirar alrededor y ver a un montón de personas a los que parece que les esta yendo muy bien.

Pero no les va tan bien. Todos tenemos problemas. Y si pudiéramos tener el valor suficiente para abrirnos, y hablar los unos con los otros, nos daríamos cuenta de que no estamos solos con esta sensación de estar perdidos y solos.

Muchos de nosotros estamos luchando la misma batalla a tu lado. Estamos todos juntos en esto. Así que no importa qué tan patético o avergonzado te sientas por tu situación actual, ten en mente que habemos otros por ahí experimentando las mismas emociones.

Cuando te oigas a ti mismo decir, "Estoy solo," entiende que es sólo tu cabeza tratando de hacer que creas una mentira. Siempre hay alguien que pueda relacionarse contigo. Tal vez no puedas hablar de inmediato con ellos, pero están ahí fuera.

Si estás desesperado en este momento, escúchame: A menudo yo siento, pienso y lucho tanto como tú. Me preocupo por muchas de las cosas que también te preocupan, sólo que en mi manera. Y si bien hay algunas personas que no nos entenderán, nosotros nos entendemos. ¡No estás solo!

Las personas te definen en cuestión de segundos, pero ¿qué es lo que evalúan?

La profesora de Harvard Amy Cuddy ha estado estudiando las primeras impresiones junto a sus compañeros psicólogos Susan Fiske y Peter Glick desde hace más de 15 años, y descubrieron patrones en estas interacciones.

En su nuevo libro, "Presence", Cuddy dice que las personas se responden rápidamente dos preguntas cuando te ven por primera vez:

• ¿Puedo confiar en esta persona?
• ¿Puedo respetar a esta persona?

Los psicólogos se refieren a estas dimensiones como calidez y competencia, respectivamente, e idealmente quieres que perciban que tienes ambas.

Curiosamente, Cuddy dice que la mayoría de las personas, especialmente en un contexto profesional, creen que la competencia es el factor más importante. Después de todo, quieren demostrar que son inteligentes y con el talento suficiente como para manejar tu negocio.

Pero, de hecho, la calidez, o la fiabilidad, es el factor más importante cuando las personas te evalúan.

"Desde una perspectiva evolutiva," dice Cuddy, "es más crucial para nuestra supervivencia saber si una persona merece nuestra confianza."

Tiene sentido si tienes en cuenta que en los días de las cavernas era más importante saber si tu compañero te iba a matar y robar todas tus posesiones que si era lo suficientemente competente como para prender un buen fuego.

Pero si bien la competencia es muy valorada, Cuddy dice que sólo se la evalúa después de que se establece la confianza. Y enfocarte demasiado en mostrar tus fortalezas puede ser contraproducente.

Ella dice que los pasantes de MBA a menudo están tan preocupados por aparentar ser inteligentes y competentes que puede hacerlos omitir eventos sociales, no pedir ayuda, y en general parecer inaccesibles.

Estos sobre-logradores tienen un duro despertar cuando no consiguen ofertas de trabajo porque nadie nunca llegó a conocerlos ni confiar en ellos como personas.

Cuddy dice:

Si alguien en quien estás tratando de influir no confía en ti, no vas a llegar muy lejos; De hecho, incluso podrías provocar sospechas porque aparecerías como un manipulador. Una persona calida, digna de confianza que también es fuerte, provoca admiración, pero sólo después de establecer confianza es que tu fuerza se convierte en un regalo, y no una amenaza.

¿Qué quieres ser cuando seas grande?

Espera, no respondas eso. Es una pregunta con trampa. De hecho, podría ser la pregunta más tramposa que exista, al menos si quieres ser feliz. (Sin embargo, los adultos les preguntamos eso a los niños todo el tiempo.)

Más bien, resulta que hay otra y mucha mejor pregunta; y una mucho más inteligente para enseñarles a los niños a hacerse a sí mismos.

No preguntes: "¿Qué quieres ser?"

Pregunta: "¿Qué quieres hacer?"

Sutil, ¿verdad? Pero cambiar esas palabras hace la gran diferencia.

Magia que cambia la vida

He estado leyendo el libro de Marie Kondo, "The Life-Changing Magic of Tidying Up," que básicamente te enseña a descartar cualquier cosa en tu vida que no traiga alegría. (Hasta ahora, estoy en seis bolsas grandes de basura de su implementación en mi casa, y más para cuando leas este artículo).

Por ahora, enfoquémonos en un pasaje muy exquisito cerca del final:

"Piensa en tus días escolares y las cosas que disfrutabas hacer. Tal vez eras el responsable de alimentar a las mascotas o tal vez te gustaba dibujar.

Fuera lo que fuera, lo más probable es que esté relacionado de alguna manera a algo que estás haciendo ahora, como parte natural de tu vida, incluso si no lo estás haciendo de la misma manera. En su esencia, las cosas que realmente nos gustan no cambian con el tiempo."

Por lo tanto, la felicidad proviene de las cosas que hacemos, no de los estatus que queremos alcanzar.

Así que aquí tienes lo que significa para tus hijos... o incluso para ti.

Se conocerán mejor a sí mismos.

Preguntar "¿Qué es lo que quiere hacer...?" requiere averiguar quién realmente eres.

Enfocarse en lo que quieres ser, por el contrario (un maestro, o un médico, o un jugador de fútbol, por ejemplo) te dice mucho menos. En realidad hace que sea mucho más fácil confundir lo que quieres hacer con lo que otras personas quieren que hagas.

Controlarán sus etiquetas.

Es fácil responder a la pregunta "ser" con un puesto de trabajo u ocupación, sin realmente entender cómo esas personas pasan realmente su tiempo. Responder la pregunta de "hacer" requiere que abandones las etiquetas, y te enfoques en las actividades principales.

Pregúntale a la asociación de abogados del estado quien soy, por ejemplo, y te dirán que soy un abogado; incluso a pesar de que en realidad no he practicado la abogacía en una década. Pregúntales qué es lo que hago con mis días, y no tendrán ni idea.

Encontrarán verdades obvias, pero ocultas.

En su libro, Kondo se describe a sí misma como haber sido una obsesionada con la organización y la limpieza, incluso cuando era una niña muy pequeña. Sin embargo, si le hubieras preguntado qué es lo que quería ser cuando creciera, sólo hubiera dicho que quería casarse algún día.

Nunca se le ocurrió que podía lograr una carrera haciendo lo que más amaba hacer (ordenar) hasta después de tener una lista de espera de clientes e incluso un par de libros bestsellers en su haber.

Prosperarán en un mundo tan cambiante.

¿Quién crees que resultó ser más feliz y más exitoso; el joven que hace 20 años decidió que absolutamente quería ser reportero de un periódico, o la joven que decidió que quería escribir?

Enfocarse en la manera en que quería pasar sus días, en lugar de un título o incluso una industria, hizo que sea más probable que ella fuera capaz de adaptarse, y por lo tanto ser exitosa y feliz.

"Lo que no nos mata nos hace más fuertes." - Friedrich Nietzsche

Los personas más sabias, más cariñosas y más seductoras que conozco, son las que han conocido la miseria, la derrota, la angustia de perder algo o a alguien que amaban, y encontraron la forma de salir de las profundidades de su desesperación.

Estas personas experimentaron muchos altibajos, y ganaron una apreciación, una sensibilidad y una comprensión de la vida que los llena de compasión, comprensión y una profunda sabiduría amorosa. Las personas no nacen así; se desarrollan lentamente con el transcurso del tiempo.

Angel y yo trabajamos con miles de estas personas increíbles durante la última década. En muchos casos vinieron sintiéndose atrapados y perdidos, sin darse cuenta de su propio brillo, cegados ante el hecho de que sus problemas los han fortalecido y les han dado una ventaja en este loco mundo.

La verdad sea dicha, cuando los tiempos difíciles llegan, y los desafíos que enfrentas son grandes, puedes dejar que tu situación te define, te destruya o te fortalezca. La decisión es tuya.

En el artículo de hoy, quiero recordarte algunas potentes (pero fáciles de olvidar) verdades que te ayudarán a elegir sabiamente y crecer más fuerte incluso en los momentos más difíciles...

1. El dolor es parte de la vida y el amor, y te ayuda a crecer.

Muchos de nosotros tenemos miedo de nosotros mismos, de nuestra propia verdad, y sobre todo de la mayoría de nuestros sentimientos.

Hablamos de lo grande que son los conceptos de la vida y el amor, pero luego nos escondemos de ambos todos los días. Nos escondemos de nuestros sentimientos más verdaderos. Porque la verdad es que la vida y el amor a veces duelen, y los sentimientos que estos traen nos perturban.

Nos enseñaron desde muy chicos que todo dolor es malo y dañino. Sin embargo, ¿cómo podemos lidiar con la vida real y verdadero amor si estamos tan asustados de sentir lo que realmente sentimos?

Necesitamos sentir el dolor, al igual que necesitamos sentirnos vivos y amados. El propósito del dolor es despertarnos. Y sin embargo, tratamos de ocultar nuestro dolor. Entiende esto. El dolor es algo que tienes que soportar de buen grado, igual que el buen sentido. Porque sólo puedes descubrir lo fuerte que eres, cuando ser fuerte es la única opción que tienes.

Se trata de cómo llevas las cosas que no salen a tu manera. Eso es lo que importa al final. El dolor es un sentimiento. Tus sentimientos son una parte de ti, tu realidad. Si te sientes avergonzado de ellos, y los escondes, estás dejando que las mentiras de la inseguridad destruyan tu realidad. Debes defender tu derecho a sentir dolor; a soportarlo; a poseer tus cicatrices, a enfrentar las realidades de la vida y el amor, a medida que creces más fuerte, más sabio y más verdadero.

2. La mentalidad es la mitad de la batalla.

Está bien tener días malos y tiempos difíciles.

Esperar que la vida sea maravillosa todo el tiempo es querer nadar en un océano en el que las olas sólo suben y nunca bajan. Sin embargo, cuando reconoces que las olas subiendo y bajando son parte del mismo océano, eres capaz de dejar ir y estar en paz con la realidad de estos altibajos. Se hace evidente que las subidas de la vida requieren bajadas.

En otras palabras, la vida no es perfecta, pero seguro que es buena. Nuestra meta no debe ser crear una vida perfecta, sino vivir una vida imperfecta radicalmente asombrosa. Levántate cada mañana y mira las cosas a tu alrededor y no des nada por sentado. Todo es extraordinario. Cada día es un regalo. Nunca trates la vida de modo casual. Ser espiritual de cualquier manera es estar sorprendido de todas maneras.

No dejes que el dolor de una situación desesperada te haga perder la esperanza. No dejes que la negatividad te envuelva. No dejes que la amargura se robe tu dulzura. Incluso si los demás están en desacuerdo contigo, siéntete orgulloso por el hecho de que todavía sabes que el mundo sea un lugar hermoso. Cambia tus pensamientos y cambiarás tu realidad.

Y la mentalidad es especialmente eficaz cuando se trata de aceptar que...

3. Tus miedos más grandes no existen realmente.

Cuando los tiempos son difíciles, puede ser difícil seguir tu corazón y dar un paso más, pero es una tragedia que las mentiras del miedo te detengan.

Si bien el miedo puede ser abrumador, y derrota a más personas que cualquier otra fuerza en el mundo, no es tan poderosa como parece. El miedo es tan profundo como tu mente lo permita. Todavía tienes el control. Así que toma el control!

La clave es reconocer tu miedo y enfrentarlo directamente. Pelea duro para hacer brillar la luz de tus palabras por sobre él. Porque si no lo haces, si tu miedo se convierte en una tenebrosa oscuridad que evitas, y tal vez incluso te induce a olvidar brevemente, le abrirás la puerta a futuros ataques de miedo cuando menos te los esperes. Debido a que nunca te enfrentaste realmente al oponente que te venció.

Tú PUEDES vencer al miedo si te enfrentas a él. ¡Se valiente! Y recuerda que coraje no significa que no tienes miedo; Coraje significa que no dejas que el miedo te impida seguir adelante con su vida.

4. Estás creciendo a través de la experiencia.

Con el tiempo te darás cuenta de que la vida no es necesariamente más fácil o más difícil de lo que pensabas que iba a ser; que lo fácil y lo difícil no son exactamente como los anticipabas, y no siempre ocurren cuando esperas que lo hagan.

Esto no es algo malo; hace que la vida sea interesante. Con una actitud positiva siempre serás gratamente sorprendido.

Cuando dejas de esperar que las cosas sean de cierta manera, puedes apreciarlas como son. Y eventualmente, te darás cuenta de que los mayores regalos de la vida rara vez envuelven de la forma en que esperabas.

La experiencia es lo que obtienes cuando tus planes no salen como estaban planeados, y la experiencia es el activo más valioso que puedes tener ya que construye tus fortalezas.

Tienes el poder de convertir tus heridas y preocupaciones en sabiduría; sólo tienes que hacer algo al respecto. Tienes que aceptar lo sucedido y utilizar lo que has aprendido para dar un paso adelante. Todo lo que has experimentado te da una ventaja para hacerle frente a todo lo que estás aún por experimentar. Entiende esto y libérate.

5. No puedes cambiar las situaciones por las que no tomas la responsabilidad.

Sigmund Freud dijo una vez: "La mayoría de las personas realmente no quieren libertad, porque la libertad implica responsabilidad, y la mayoría de las personas le tienen miedo a la responsabilidad." No dejes que este seas tú.

Cuando culpas a otros por lo que estás pasando, niegas responsabilidad; entregas poder sobre esa parte de tu vida.

No te equivoques, al final, el precio de la felicidad ES la responsabilidad. En el momento que dejes de hacer que todos y todo lo demás sea responsable de tu felicidad, serás más feliz. Si no eres feliz ahora, no es culpa de otra persona.

En última instancia, tu felicidad depende de tu auto-confianza; tu inquebrantable voluntad para tomar la responsabilidad de tu vida a partir de este momento en adelante, independientemente de quien fue hizo que sea como es ahora.

Se trata de tomar el control de tus circunstancias actuales, pensar por ti mismo, y tomar la firme decisión de elegir de manera diferente. Se trata de ser el héroe de tu vida, no la víctima.