En los días en los que estaba soltera y buscaba trabajo, mi estrategia para lidiar con las entrevistas y primeras citas fallidas era más o menos la misma.

Tan pronto como salía de la oficina o del bar, estallaba en lágrimas de frustración y en silencio me regañaba por mi incompetencia.

¿Cómo pude ser tan estúpida como para bacilar ante la pregunta "¿Por qué estás aquí?"? ¿Por qué mencioné esa historia sobre mi ex? Obviamente, nadie en su sano juicio querría contratarme o salir conmigo.

Pensé en esos días recientemente, mientras leía "The Happiness Track", el nuevo libro de Emma Seppala, directora científica del Centro de Compasión e Investigación sobre Altruismo y Educación de Stanford.

En el libro, Seppala dice que la felicidad es el inesperado camino hacia el éxito, y enfatiza los peligros de la autocrítica y los méritos de la autocompasión.

Seppala es la primera en admitir que el término "compasión" puede sonar suave y poco científico. Pero también cita un creciente cuerpo de investigación que sugiere que tu relación contigo mismo es tan importante como tus relaciones con los demás cuando se trata de salir adelante profesionalmente.

Si eres malo contigo mismo cuando tropiezas o fracasas, simplemente te preparas para fracasar nuevamente. Pero si eres amable contigo mismo, tienes la oportunidad de hacerlo mejor la próxima vez.

Seppala recomienda una estrategia simple para ejercitar la autocompasión: trátate como tratarías a un colega o amigo que ha fallado.

"En lugar de reprender y juzgar", escribe, "aumentando así la desesperación de tu amigo, tú los escuchas con comprensión. Alientas a tu amigo a recordar que los errores son normales".

Ella cita una investigación de la psicóloga Kristin Neff, quien descubrió que la autocompasión tiene tres componentes:

• Primero, se amable contigo mismo teniendo un diálogo interno positivo. Por ejemplo, podrías decirte: "Está bien haber fallado, no significa que seas una mala persona o malo en lo que haces".

• Segundo, entiende que todos cometen errores, y que lo que está pasando es normal.

• En tercer lugar, y tal vez lo más difícil, ten atención plena; se consciente de tus pensamientos y sentimientos sin sucumbir ante ellos. Puedes decirte a ti mismo: "Esto es realmente difícil en este momento" o "Siento que tengas estos problemas".

Al practicar consistentemente la autocompasión, Seppala dice que obtendrás una serie de beneficios biológicos y psicológicos, que incluyen un mayor bienestar y menos ansiedad y depresión. También te será más fácil recuperarte de las situaciones estresantes, un rasgo que los psicólogos llaman resiliencia.

Cuando hablé con Seppala, ella enfatizó que no siempre puedes cambiar tus circunstancias: no puedes retroceder en el tiempo y arreglar la entrevista o la cita. Pero ciertamente puedes cambiar la manera en que respondes, y específicamente, si aprendes de la situación.

"Cuando te derribas, aprendes poco", me dijo.

Pero si hablas contigo mismo de la misma forma en que le hablarías a un amigo o colega, identificando lo que hiciste mal y descubrir formas de mejorar, aprenderás y crecerás a partir de esa experiencia.

En el libro, ella describe cuatro estrategias claves para volverse más auto compasivo:

1. Reemplaza tus conversaciones internas negativas. En lugar de decir: "¿Cómo pude haber hecho esto? ¡Soy tan idiota!" Podrías decir: "Tuve un momento de distracción y está bien".

2. Escríbete una carta. Nuevamente, imagine que estás escribiéndole a un amigo que cometió el mismo error: Es probable que suenes mucho menos enojado y mucho más reconfortante.

3. Crea una frase de autocompasión. El mantra personal de Neff en situaciones desafiantes es: "Este es un momento de sufrimiento. El sufrimiento es parte de la vida. Puedo ser amable conmigo misma en este momento, puedo darme la compasión que necesito".

4. Haz una lista de gratitud diaria. Todos los días, escribe cinco cosas por las que te sientas agradecido. ¿Aun mejor? Agrega cinco logros personales de los que estés orgulloso.

¡Saludos a un nuevo comienzo y otra oportunidad para que hagamos lo mejor posible!

Sin lugar a dudas, los días, semanas y meses venideros estarán llenos de increíbles altas y estresantes bajas. Pero en cualquier caso, podemos entrenar nuestras mentes para aprovechar al máximo el momento presente a medida que se desarrolla.

La mente es como un músculo, y al igual que todos los músculos del cuerpo humano, debes ejercitarlo para que gane fuerza. Necesita ser entrenado diariamente para crecer y desarrollarse gradualmente con el tiempo. Si no empujas tu mente en miles de formas pequeñas y positivas a lo largo del tiempo, por supuesto que se derrumbará el día que las cosas se vuelvan abrumadoramente estresantes.

Las afirmaciones positivas son una de las herramientas más simples y poderosas para hacer esto. Una mente bien entrenada con afirmaciones positivas tiene los pensamientos correctos en cola y listos para recuperarlos en cualquier momento.

Una de nuestras primeras estudiantes, que se graduó con un doctorado el año pasado de una de las universidades más prestigiosas de nuestro país, es ahora ejecutiva de una de las compañías tecnológicas de más rápido crecimiento en el mundo.

A lo largo de la escuela primaria y secundaria, luchó desesperadamente con una forma de dislexia que hizo que la lectura y la escritura fueran un desafío monumental. Pasó el jardín de infantes a 12° grado en clases basadas en el idioma ESE. Y durante una conferencia de padres y maestros cuando estaba en el 10° grado, una de sus maestras de ESE les informó a sus padres que era muy poco probable que alguna vez recibiera un diploma de escuela secundaria.

Entonces, ¿cómo lo hizo? ¿Cómo se obligó a levantarse y superar las probabilidades?

"Afirmaciones", me confirmó cuando la entrevisté este fin de semana pasado para un nuevo proyecto en el que Angel y yo estamos trabajando. "¡Los rituales diarios de afirmación con los que tú y Ángel nos habían confeccionado, y vigilaste que hiciera, lo cambiaron todo!

Si bien puede sonar como un cliché para algunas personas, no lo es, ¡Las afirmaciones son herramientas poderosas! Yo literalmente me digo a mí mismo que los detractores estaban equivocados sobre mí. Me digo a mí mismo exactamente lo que necesito escuchar, todos los días, para avanzar en mi vida".

Si deseas comenzar (o mejorar) este ritual en tu propia vida, aquí tienes una selección cuidadosamente seleccionada de afirmaciones poderosas y positivas que a menudo le sugiero a nuestros estudiantes como punto de partida:

1. “El obstáculo más grande y más complejo que voy a tener que superar es mi mente. Si puedo superar eso, puedo superar cualquier cosa”.

2.“No puedo controlar lo que sucede en la vida, pero puedo controlar cómo respondo ante todo. En mi respuesta está mi mayor poder”.

3. “Tengo que aceptar lo que venga en mi camino, y lo único importante es que me encuentro con lo mejor que tengo para dar.”

4. “Voy a dejar de enfocarme en lo estresado que estoy y recordar lo bendecido que soy. Quejarme no cambiará mi realidad, pero una actitud positiva sí".

5. “Ser positivo no significa ignorar lo negativo. Ser positivo significa superar lo negativo. Hay una gran diferencia entre los dos.”

6. “No voy a quedar atrapado en lo que podría haber sido o debería haber sido. Veré en cambio el poder y la posibilidad de lo que es, en este momento”.

7. “No soy producto de mis circunstancias. Soy producto de mis decisiones. Se trata de no dejar que mi miedo decida mi futuro".

8. “Me voy a levantar. Una y otra vez. Cuanto más rápido me recupere de los reveses, más rápido llegaré a donde voy en la vida”.

9. “Mi siguiente paso en la dirección correcta no tiene que ser grande.”

10. “La paciencia es una expresión genuina de confianza, aceptación, serenidad y fe en mi propia capacidad. Es un signo de fortaleza. Lo practicaré”.

11. “Cuando me encuentro con que no tengo tiempo para lo que importa, voy a dejar de hacer cosas que no importan”.

12. “Siempre puedo sentir el poder real y positivo que fluye de mi decisión de elevarme por encima de los pequeños dramas y distracciones que en realidad no importa de todos modos.”

13. “En lugar de enojarme, voy a descubrir la lección. En lugar de envidiar, sentiré admiración. En lugar de preocuparme, tomaré una acción positiva. En lugar de dudar, tendré fe”.

14. “Cuanto más tiempo permanezco tranquilo, más fuerte me vuelvo. La paz en el interior conduce a un progreso real y significativo en el exterior”.

15. “No hay nada egoísta en cuidar de uno mismo y amarse a uno mismo. No puedo dar lo que no tengo. Cuando enriquezca mi propia vida, también daré vida a los demás”.

16. “Si la hierba parece más verde en el otro lado, es sólo la vida recordándome que riegue el césped en el que estoy parado.”

17. “De ahora en adelante voy a estar demasiado ocupado regando mi césped como para ver si el tuyo es más verde”.

18. “Me enfocaré en hacerme a mí mismo mejor, y no en pensar que soy mejor.”

19. “Voy a practicar la gratitud, incluso en medio de la frustración y la desesperación, para poder ver mejor las posibilidades positivas que hay a mi alrededor.”

20. “La felicidad no se inicia cuando 'esto, aquello o la otra' cosa se resuelva. La felicidad es lo que sucede ahora, cuando hago lo mejor con lo que tengo".

Desafíate a abrazar cada experiencia este año

Con demasiada frecuencia anhelamos una gama muy pequeña y selectiva de experiencias de vida: Los momentos agradables, las situaciones felices, las cosas que nos hacen sentir cómodos. Y, sin embargo, el rango completo de nuestra realidad a menudo es bastante diferente.

La vida nos brinda una amplia gama de experiencias que evocan sentimientos que van desde la tristeza hasta el arrepentimiento, el orgullo, la ira, el amor, la soledad, la felicidad y más. Estos sentimientos son parte de ser un ser humano vivo.

Así que podemos rebelarnos contra la injusticia de la vida: La injusticia de tener que lidiar con una pérdida, tener que pasar por la adversidad, tener que sentirnos solos, incómodos y enojados. O podemos abrazar cada experiencia que la vida nos da, incluyendo todos nuestros altibajos, todos los momentos dichosos y dolorosos, y todo lo que está en el medio. La vida no es solo felicidad y comodidad 24/7. Es Amplia y es real.

Abrazar la gama completa de experiencias de la vida este año significa abrazar cada momento con nuestra presencia completa, ser abiertos y vulnerables a la realidad, ser amables con nosotros mismos cuando los tiempos sean difíciles y practicar la gratitud sincera sin importar lo que suceda.

Significa aceptar la vida tal como es y aceptarnos tal como somos.

Significa no esperar que siempre suceda lo mejor, sino aceptar lo que pase siempre, y sacar lo mejor de ello.

Esto no es fácil, por supuesto, pero vale la pena trabajar en ello.

TÚ eres algo en lo que vale la pena trabajar.

Hay cuatro tipos de habladores en el mundo de los negocios:

1. Los incoherentes, que serpentean, utilizan toneladas de jergas y hablan de cosas que son interesantes para ellos mismos.

2. Los coherentes, que pueden comunicar verbalmente hechos y opiniones, pero rara vez dicen algo memorable.

3. Los articulados, que hablan de manera concisa y clara, pero cuyas palabras rara vez son persuasiva.

4. Los elocuentes, que utilizan el lenguaje y el lenguaje corporal para ganar los corazones y las mentes de los oyentes.

Las personas elocuentes suenan inteligentes, independientemente de cuán inteligentes sean. Lo opuesto también es verdad. Las personas inteligentes que son incoherentes - como algunos ingenieros que conocí - a menudo salen como si tuvieran inteligencia limitada.

Afortunadamente, la elocuencia es una habilidad que se puede aprender, practicar y dominar. Aquí tienes nueve técnicas fáciles de dominar para hacerte más elocuente e inteligente rápidamente.

1. Párate o siéntate con la columna derecha pero relajada

Elocuencia es más que solo cómo usas el lenguaje. También es la forma en que usas tu lenguaje corporal. La posición de tu espalda es la base de tu lenguaje corporal y, por lo tanto, la raíz de tu elocuencia.

Encorvada comunica falta de confianza en ti y en tus palabras. El otro extremo, una baqueta recta hacia atrás, dice "luchar o huir". Una columna vertebral recta pero relajada te pone en un estado mental y físico en el cual las palabras fluyen suave y fácilmente.

2. Mantén tu barbilla arriba

La posición de tu cabeza es tan importante como la posición de tu columna vertebral, un hecho que se refleja en muchas expresiones comunes."Mantener la cabeza en alto", por ejemplo, es mostrar orgullo y determinación. "Mirar para abajo" significa que ya estás derrotado.

Una cabeza erguida es esencial para la elocuencia por razones fisiológicas también. Un cuello tenso (inevitable si tu cabeza está boca abajo) tiende a estrangular tus palabras, impidiéndote hablar con claridad.

3. Enfócate en tus oyentes

La elocuencia solo tiene sentido si la gente te está escuchando, y no te escucharán si estás pensando en otra cosa o si tus ojos están vagando por toda la habitación. La elocuencia sin atención es meramente discursiva.

Dos casos especiales: evita mirar hacia los lados; te hace parecer deshonesto, es decir, con ojos furtivos. Si debes revisar tus notas, usa tus ojos para mirar hacia abajo sin asentir con la cabeza.

4. Habla lo suficientemente fuerte como para ser escuchado

Para una elocuencia máxima, habla lo suficientemente alto para que las personas más alejadas te puedan oír pero no tan fuerte como para que sea incómodo para los que están en frente.

Si no estás seguro de tu volumen, pregúntale a alguien en la parte de atrás si pueden escucharte con claridad. Si responden que sí, di "¿Qué tal esto?" con una voz un poco menos fuerte. Si responden que no, sube el volumen de tu voz.

Pero nunca levantes tu voz a grito. Gritar te hace sonar como un loco en lugar de elocuente. Si te encuentras en esa posición, solicita un micrófono o pídele a las personas que se acerquen.

5. Apoya las palabras con gestos apropiados

Usa tus manos para enfatizar los puntos clave. La forma más fácil de aprender esta habilidad es observar cómo las celebridades y los oradores públicos populares usan gestos mientras hablan. Observa cómo los movimientos de sus manos parecen "emerger" de sus palabras.

Si no estás usando activamente un gesto, mantén las manos quietas. Jugar con tus lentes, hacer sonar tus papeles, rascarte, etc. distraerá a la audiencia de tu mensaje y "cancelará" tu elocuencia.

6. Posiciona estratégicamente tu cuerpo

Agrega potencia a tus palabras moviendo tu cuerpo apropiadamente. Por ejemplo, si le estás hablando a un grupo desde un escenario, puedes pasar de un punto a otro para indicar que estás presentando una nueva idea.

Similarmente, cuando estés sentado en la mesa de conferencias, inclínate ligeramente hacia adelante cuando desees enfatizar un punto. Reorienta tu posición de sentado cuando te muevas de un tema o concepto a otro.

7. Usa palabras vívidas que todo el mundo entienda

Los clichés son lo opuesto a la elocuencia. Usa palabras o frases inesperadas pero comunes que ilustren los puntos de manera memorable.

También evita palabras que tu audiencia no pueda entender. Usar palabras finas te hace sonar snob, no inteligente. Si debes introducir un término desconocido para la audiencia, defínelo en un lenguaje sencillo.

8. Habla a diferentes velocidades

Hablar a una velocidad constante convierte rápidamente lo que dices en algo monótono. En cambio, desacelera y acelera según la importancia de lo que estés comunicando en ese momento.

Si estás resumiendo o revisando antecedentes, habla más rápido que cuando estás proporcionando información nueva. Cuando describas la introducción de un concepto importante, reduce la velocidad para que los oyentes tengan tiempo para asimilarlo.

9. Usa pausas para crear énfasis

El silencio no solo es dorado, también es la gloria de la elocuencia. Por ejemplo, una pequeña pausa antes de decir algo importante crea suspenso. Lleva a tu público a "aferrarse a cada palabra".

De manera similar, una pausa después de haber dicho algo importante enfatiza su importancia y les da a los oyentes un momento para reflexionar sobre su importancia. Un ejemplo perfecto de la elocuencia que viene de pausar es el discurso de Martin Luther King "Tengo un sueño".

De acuerdo, hemos diseñado la felicidad y la organización. Pero, ¿qué tiene que decir la ciencia de la computación acerca de apagar el cerebro cuando estás desperdiciando demasiados ciclos en preocuparte?

Cómo dejar de sobre-pensar las cosas

Te estás preocupando por algo. Debes tomar una decisión. Pero quieres considerar más posibilidades. Sientes que con suficiente tiempo podrás descifrar esto.

En modelado computacional, se refieren a este problema como "sobre-ajuste". Al tratar de crear el modelo perfecto, consideran demasiados factores y terminan haciendo algo que proporciona predicciones que son peores, no mejores.

De "Algorithms to Live By: The Computer Science of Human Decisions":

"Entonces, una de las verdades más profundas del aprendizaje automático es que, de hecho, no siempre es mejor usar un modelo más complejo, que tenga en cuenta una mayor cantidad de factores.

Y el problema no es solo que los factores adicionales podrían ofrecer rendimientos decrecientes; rendimiento mejor que un modelo más simple, pero no lo suficiente como para justificar la complejidad añadida. Más bien, podrían empeorar nuestras predicciones dramáticamente".

Más tiempo pensando no significa necesariamente mejores resultados. A veces piensas demasiado las cosas y te confundes más. Entonces, ¿cuál es la solución?

Como sub-pensar y sobre-pensar ambos pueden producir resultados pésimos, los límites son esenciales. Cuando la buena información es escasa y tienes un alto grado de incertidumbre, usa la "detención temprana".

Establece un límite de tiempo sobre cuánto vas a pensar sobre un problema y, cuando este expire, aprieta el gatillo. Simplemente toma la mejor decisión que puedas.

De "Algorithms to Live By: The Computer Science of Human Decisions":

"Si tienes mucha incertidumbre y datos limitados, entonces detente tempranamente por todos tus medios. Si no tienes una clara lectura de cómo será evaluado tu trabajo, y por quién, entonces no vale la pena el tiempo extra para hacerlo perfecto con respecto a tu propia (o la de los demás) suposición de lo que perfección podría ser.

Cuanto mayor sea la incertidumbre, cuanto mayor sea la brecha entre lo que puedes medir y lo que importa, más debes cuidarte de un sobre-ajuste, es decir, cuanto más deberías preferir la simplicidad, y antes detenerte tempranamente. Cuando estás realmente en la oscuridad, los mejores planes serán los más simples".

Así que tienes la solución de ingeniería para el sobre-pensamiento. Pero la vida no está toda en tu cabeza. ¿De qué manera pensar como programador puede llevarte a encontrar un lugar increíble para vivir?

Cómo encontrar la casa de tus sueños

Tú quieres lo mejor. Pero no puedes buscar por siempre. Este problema aparece en muchas, muchas áreas de la vida. Así que ¿Cuántas opciones deberías considerar antes de elegir una?

El problema es que lo "mejor" no suele tener una etiqueta en la que puedas confiar. Pero los informáticos pensaron en esto también: se llama un "problema de detención óptima".

Entonces, si estás buscando el apartamento perfecto, pregúntate por cuánto tiempo estás dispuesto a buscar. Ahora toma el 37% de ese tiempo para mirar las opciones (aproximadamente un tercio – te dije que haría que las matemáticas fueran fáciles). Y olvida todos los lugares que visitaste; excepto el mejor.

Entonces sigue buscando. El primer apartamento que supere al "mejor" que encontraste en tu exploración inicial, tómalo. La ciencia dice que esto te ofrecerá los mejores resultados, dada la duración de tu búsqueda.

De "Algorithms to Live By: The Computer Science of Human Decisions":

"Si quiere las mejores probabilidades para obtener el mejor apartamento, gasta el 37% de la cacería de tu apartamento (once días, si te fijaste un mes para la búsqueda), explora las opciones sin compromiso. Deja el talonario de cheques en tu casa; sólo estás calibrando.

Pero después de ese punto, está dispuesto a comprometerte de inmediato (depósito y todo) con el primer lugar que se vea mejor que el que ya viste. Este no es meramente un compromiso intuitivamente satisfactorio entre mirar y saltar. Es probablemente la solución más optima."

OK, vamos a resumir todo esto y aprender cómo lo que dice la ciencia de la computación es la forma óptima de encontrar tu alma gemela...

Resumiendo

Así es cómo la ciencia de la computación puede resolver los problemas más humanos:

 Minimizar la pena y maximizar la felicidad: ¿Cuanto tiempo tienes que "explotar"?Si es mucho, pasa más tiempo "explorando". Si el tiempo es corto, enfatice el "explotar".

• Organizar tu oficina: Errar del lado del desorden. Buscar a menudo supera la clasificación. Pero "cachéa" las cosas que utilizas con frecuencia en pilas. (Disculpas a Martha Stewart)

Evita sobre-pensar las cosas: Usa la "detención temprana". Establece un límite de tiempo para decidir y apretar el gatillo.

Encontrar la casa de tus sueños: Mira sin comprometerte el 37% del tiempo de tu búsqueda. Recuerda lo mejor y toma el primer lugar que supere este. (También funciona para encontrar lugares de estacionamiento).

Entonces, ¿cómo encontrar tu alma gemela? Una vez más, ese es un problema de detención óptima...

¿Con cuántas personas (más o menos) estás dispuesto a salir? ¿Cuál es el 37% de ese número? Ten todas esas citas y dile amablemente a esa gente: "No, gracias". Pero recuerda lo mejor del grupo. Entonces sigue teniendo citas hasta que conozcas a alguien mejor que ese "mejor". Y esa es la persona en la que querrás enfocarte. Pero…

Ay.

Suena un poco frío, insensible y terriblemente no-romántico, ¿verdad? Probablemente tengas razón. La informática no puede resolver todos nuestros problemas humanos, y tampoco deberíamos esperarlo. Ciertamente no.

Mi novia de la universidad no lo sabía, pero probablemente estaba usando el algoritmo de "detención óptima". Fui uno de los primeros chicos que conoció en el campus. Y déjame decirte, no es divertido estar en el 37% inicial que obtiene el "No, gracias".

Pero supongo que fui el "mejor" de su 37%. Y es seguro decir que sus subsecuentes citas no revelaron un mejor candidato...

Entonces ella regresó cerrando el círculo. Y eso fue lo mejor para nosotros dos. El algoritmo verdaderamente "óptimo".

Las ciencias de la computación tienen algunas soluciones bastante buenas de las que podemos aprender. Pero a veces las matemáticas no funcionan. A veces necesitas ir con tu instinto. O con tu corazón.

Debes aceptar cierto nivel de incomodidad

Comenzar un nuevo ritual diario nos obliga a cambiar nuestra rutina de alguna manera, y este cambio, por su naturaleza, es algo incómodo.

Pero la mayoría de nosotros no queremos sentirnos incómodos, entonces huimos de la posibilidad de incomodidad constante. El problema obvio con esto es que, huyendo de la incomodidad, nos vemos obligados a participar solo en las actividades y oportunidades dentro de nuestras zonas de confort. Y dado que nuestras zonas de confort son relatividades pequeñas, nos perdemos de la mayor parte de las experiencias más geniales y saludables de la vida, y nos quedamos atascados en un ciclo debilitante con nuestros objetivos.

Seguimos haciendo lo que siempre hicimos, y así seguimos obteniendo los resultados que siempre obtuvimos. Y nuestro verdadero potencial se queda en el camino.

Los pequeños rituales son más fáciles de comenzar y mantener

Hacer un gran cambio a la vez no solo requiere mucho valor y determinación, sino también mucho tiempo y energía. Y si ya tienes un horario razonablemente ocupado, te resultará difícil encajar un nuevo ritual diario a la mezcla.

Puedes hacerlo una o dos veces, por ejemplo, hacer ejercicio durante una hora, pero luego el nuevo ritual queda en suspenso porque sientes que no tienes suficiente tiempo. Es por eso que un cambio pequeño, quizás un pequeño ritual que consista en solo 10 abdominales cada mañana cuando te levantas de la cama, es mucho más fácil de comenzar y mantener.

El punto es que el entusiasmo siempre desaparece un par de días después de comenzar un nuevo ritual, pero es 100% más fácil mantenerlo cuando el ritual es pequeño. Y mantenerlo es lo que importa.

En última instancia, deseas expandir tu idea de "normal"

Como seres humanos nos sentimos cómodos con un cierto conjunto de condiciones, y si nos desviamos de estas condiciones demasiado rápido, tendemos a sentirnos abrumadoramente incómodos.

Renunciar a tu trabajo diario y construir un negocio requiere que te ocupes de tus finanzas, diseñes y pruebes productos y servicios, escribas material de marketing, establezcas un sitio web, diseñes canales de ventas, etc.... todo esto puede ser muy desalentador al principio. Pero si la construcción de este negocio es un objetivo que realmente quieres lograr, tienes que hacer estas cosas, y tienes que comenzar antes de que te sientas "listo". La clave, una vez más, es aprovechar los rituales diarios para adaptarte a estos incómodos requisitos.

Comienza con revisar tus finanzas: saldar deudas, ahorrar el equivalente a un año de gastos de subsistencia, etc. Luego, una vez que te sientas cómodo en esa área, decide sobre una idea de producto o servicio (estudio de mercado diario), luego crea tu sitio web (en pequeños pasos diarios), escribe una copia de marketing (de nuevo, en pequeños pasos diarios), aprende sobre marketing en Facebook, publica algunos anuncios en Facebook para probar la comerciabilidad de tu producto o servicio, etc.

Acostúmbrate a cada parte de tu nuevo negocio y todos sus requisitos gradualmente se convertirán en partes de las condiciones con las que ya estás familiarizado: tu nueva y expandida "normalidad".

Es imperativo renovar tu confianza en ti mismo

De lo que Angel y yo carecíamos antes de aprender a construir rituales diarios para lograr objetivos era de la confianza de que fuéramos realmente capaces de lograr nuestros objetivos.

Habíamos fallado tantas veces en el pasado, y nos habíamos desalentado tanto con nosotros mismos, que comenzamos a elegir la postergación por sobre los futuros intentos de cumplir las promesas orientadas-a-objetivos que nos hicimos a nosotros mismos. En esencia, perdimos confianza en nuestras habilidades y en nosotros mismos.

Es como cuando otra persona te miente constantemente, y finalmente dejas de confiar en él. Lo mismo es cierto con las promesas que te haces a ti mismo que siempre terminan en decepción, eventualmente dejas de confiar en ti mismo. Y la solución en la mayoría de los casos es la misma: tienes que renovar tu confianza gradualmente, con pequeñas promesas, pequeños pasos (tus rituales diarios) y pequeñas victorias.

Esto lleva tiempo, pero sucede bastante rápido si te apegas a él. Y podría decirse que es una de las cosas más importantes que puedes hacer por ti mismo.

Pequeños, e incrementales cambios se suman en grandes cambios con bastante rapidez

El concepto de dar un paso a la vez puede parecer ridículamente obvio, pero en algún momento todos quedamos atrapados en el momento y nos encontramos anhelando la gratificación instantánea. ¡Queremos lo que queremos, y lo queremos ahora! Y este anhelo a menudo nos engaña para morder más de lo que podemos masticar.

Angel y yo vimos esto pasar cientos de veces a lo largo de los años; un estudiante de coaching/curso quiere alcanzar un gran objetivo (o diez) a la vez, y no puede elegir uno o dos rituales diarios en los cuales enfocarse, de modo que no puede hacer nada que valga la pena.

Deja que este sea tu recordatorio. Recuérdate que no puedes levantar mil kilos de una sola vez, pero puedes levantar un kilo mil veces. Pequeños, repetidos e incrementales esfuerzos te llevarán hasta allí. No sucede en un instante, pero sucede mucho más rápido que si no lo hubieras intentado en absoluto.

Hay muchas cosas que nos pueden estresar, especialmente cuando queremos crear nuestras propias historias de éxito.

Desafortunadamente, la mayoría de nosotros terminamos tolerando algunos de nuestros propios malos hábitos, a pesar de que causan gran parte del estrés que experimentamos.

Entonces, ¿cuáles son los hábitos estresantes que debemos dejar de tolerar?

Aquí están los peores:

1. Relaciones tóxicas.

Deja de pasar tiempo con las personas equivocadas.

La vida es demasiado corta para perder el tiempo con personas que son tóxicas. Las personas en tu vida deberían apoyarte, ayudarte y levantarte. De lo contrario, es probable que te causen ansiedad que no necesitas y no deberías tolerar. Para tener éxito, necesitas relaciones que te hagan sentir bien contigo mismo.

2. Mentirte a ti mismo.

Todo el mundo miente, eso es un hecho, pero mentirte a ti mismo puede causarte preocupaciones innecesarias. Si quieres tener éxito, debes correr riesgos y, sobre todo, debes ser honesto contigo mismo.

3. No separarte del pasado.

Te sentirás menos frustrado si puedes olvidar el pasado. No puedes comenzar el siguiente capítulo de tu vida si sigues leyendo el anterior.

4. Conformarte con menos.

Una manera infalible de causar estrés en tu vida es comenzar a poner tus necesidades al final y mantenerlas en segundo plano.

5. Creer en el perfeccionismo.

Tratar de ser prefecto solo provoca ansiedad. El mundo real no recompensa a los perfeccionistas; recompensa a las personas que terminan cosas y hacen que las cosas sucedan.

6. Aferrarte a tus miedos.

Si tienes miedo de cometer un error, nunca tendrás éxito. Hacer algo y equivocarse es 100 veces más productivo que no hacer nada en absoluto, así que no permitas que tus miedos se interpongan entre lo que debes ser y lo que debes lograr. Cada historia de éxito tiene una estela de fracasos; cada error puede conducir al éxito.

7. Herirte.

Deja de hablar mal contigo mismo, créeme, hay suficientes personas que pueden hacer ese trabajo que nunca tendrás que hacerlo tú mismo. Cambia tus pensamientos mediocres por metas amplias y constrúyete en lugar de herirte. Niégate a rebajarte a ti o a tus estándares; más bien, levántate tú mismo constantemente.

8. Aceptar tus propias excusas.

Tarde o temprano te darás cuenta de que las excusas no te darán lo que quieres. Y si quieres tener éxito, tendrás que tomar cartas en el asunto y hacerlo realidad. Las excusas causan tensión, mientras que el poder crea determinación.

9. Estar celoso.

No te preocupes por quién puede ser más exitoso que tú. Más bien, enfócate en superar tus propios récords y sobrepasar tus propias metas. El éxito es una batalla entre tú y tú, nadie más. Haz que valga la pena; hazlo por ti

Al final del día, no toleres las cosas que te estresen y se interpongan entre tú y tu grandeza.